En Guatemala, el 2019 es un año electoral que ya empezó a alborotar a las élites neoliberales, a la clase política corrupta, a los lacayunos y testaferros de la vieja política. Varios partidos tradicionales conformados por mafias de corruptos, están activando mecanismos y destinando recursos millonarios para dar impulso a la campaña electoral que arrancará el 19 de enero, fecha en que se hace oficial  la convocatoria a elecciones generales por parte del Tribunal Supremo Electoral TSE.

La novedad en la arena política, que provoca aprehensiones en la derecha conservadora y en quienes defienden el estado injusto y desigual, lo representan dos nuevos colectivos alternativos, el Movimiento Semilla fundado por Edelberto Torres-Rivas y el Movimiento para la Liberación de los Pueblos MLP, nacido por decisión y compromiso de organizaciones del pueblo y conformado por representantes de las comunidades indígenas y campesinas en resistencia de todo el país.

En esta ocasión, según el TSE participan no menos de 27 partidos políticos. Y por primera vez en la historia republicana del país, participará un partido político de clase, el MLP nacido desde las entrañas mismas de los desposeídos, olvidados, marginados, excluidos, discriminados y explotados.

El 29 de diciembre del año pasado, cuando se cumplieron 22 años de la firma del Acuerdo de Paz firme y duradera, participé como invitado en la Asamblea Nacional del MLP. La citada actividad política, se llevó a cabo en una comunidad campesina de Santo Domingo Suchitepéquez y al estar allí, compartiendo el techo de una rústica galera rural, colmada de delegados indígenas y campesinos de todo el país, evoqué las asambleas que realizábamos en los años 70 en las comunidades campesinas encabezadas por el líder nacional, Manuel Colom Argueta y el Frente Unido de la Revolución FUR. Lejos de los salones de lujosos hoteles y el derroche de dinero sucio destinado a comprar voluntades.

¿Qué propone el MLP? 1. Nacionalizar bienes y servicios privatizados. 2. Impulsar Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional. 3. Construir un Estado Plurinacional. 4. Recuperar tierra, territorios y agua a los pueblos, recuperar la dignidad y soberanía alimentaria. 5. Promover la organización social y conciencia política.

El MLP es un proyecto histórico conformado por indígenas y campesinos que, “…durante 197 años de vida republicana de Guatemala, jamás tuvieron la oportunidad de contar con una organización política propia.”

Ahora, los excluidos y despojados de Guatemala, tienen una organización política propia, para disputar en igualdad de condiciones el ejercicio del poder público e impulsar cambios estructurales a favor de los olvidados. Y tal como lo afirma uno de sus documentos fundacionales, “…el MLP es un instrumento político con alma y aroma de pueblos.”

En estas elecciones, sí hay proyectos políticos alternativos por los que vale la pena elegir.

Factor Méndez Doninelli

> > > > > > > >