Print

Cómo el presidente de Perú fue “removido” por “fuerzas externas”. Klaus Schwab en su mejor momento
By
Global Research, marzo 07, 2023

Url of this article:
https://www.globalizacion.ca/como-el-presidente-de-peru-fue-removido-por-fuerzas-externas-klaus-schwab-en-su-mejor-momento/

La entrevista fue publicada por primera vez en español por “El Salto Diario”. Fue organizado por Julioa Zamarrón en Lima, Perú, con la colaboración de Irene Zugasti He Zugasti Hervás y Pablo Elorduy en Madrid. La traducción al alemán fue realizada por Klaus E. Lehmann und Vilma Guzmán y publicada por el noticiero en línea alemán “nacheenkseiten“ – ver esto . Para la versión original en español, vea esto.
——

Presidente Castillo“EEUU colabora con la Unión Europea para oprimirnos”

***

En el período previo a las elecciones generales y presidenciales de Perú de 2021, Pedro Castillo , exmaestro y agricultor, obtuvo un fuerte apoyo en las zonas rurales pobres para ganar las elecciones para uno de los partidos socialistas o de izquierda de Perú, “Perú Libre”. Ganó en segunda vuelta con un ínfimo margen del 50,13% frente al 49,87% de su contrincante de extrema derecha Keiko Fujimori , hija del expresidente Alberto Fujimori (1990 – 2000).

Alberto Fujimori cumple actualmente una condena de 25 años de prisión por malversación de caudales públicos, abuso de poder, de derechos humanos y corrupción durante la práctica totalidad de sus diez años en el poder.

Antes de su ascenso a la Presidencia peruana, Alberto Fujimori fue Rector de la Universidad Nacional Agraria “La Molina” , Lima Perú. Era bastante desconocido como político, pero recibió un fuerte apoyo de los Estados Unidos para postularse para presidente.

Este margen estrechísimo para Pedro Castillo hubiera más que justificado un “recuento”, pero a pesar de las protestas y los llamados a nivel nacional para la verificación de votos, “los poderes fácticos” no lo permitieron. Así, Pedro Castillo fue declarado Presidente electo de Perú el 6 de julio de 2021, asumiendo el cargo el 28 de julio de 2021.

Una vez en el cargo, sus índices de aprobación cayeron rápidamente y enfrentó la oposición constante de un Congreso fragmentado, además de acusaciones de “incapacidad moral”. Esta es una descripción vaga e “indefinida”, inventada por los grandes medios de comunicación peruanos, que -por cierto- son los mismos que en el resto del mundo occidental.

Recuerde, hay 5 corporaciones de medios gigantes que controlan más del 90% de las “noticias” occidentales, noticias que se presentan al unísono, las mismas palabras, las mismas frases, la misma ideología, en todo el mundo. Solo piense en la “plandemia de covid” que comenzó milagrosamente el mismo día en todo el mundo en 194 países, y avanzó al unísono durante los últimos tres años.

La gran mayoría de las personas en todo el mundo son manipuladas mentalmente por ingeniería social sofisticada. Y los medios están financiados por enormes finanzas corporativas. La gente cree en estos medios a pesar de que la lógica debería decirles implacablemente que algo anda mal. Véase esto,  Tavistock et al .
Los mismos métodos de ataque sin sentido aplicados a Rusia y China, también se aplican en una escala micro para desmoralizar a un político que está destinado desde el primer momento que su carácter sea asesinado, y él-mismo, Presidente Castillo, finalmente “retirado” de su cargo.

Se ha vuelto más claro día a día, que el poco ingenuo Castillo ha sido puesto en la Presidencia por “fuerzas externas”, para que pueda ser demolido y reemplazado por EL candidato elegido por el Culto Globalista, o más precisamente por Klaus Schwab , WEF.
En el caso de Castillo, como en otros casos alrededor del mundo, su elección fue un fraude, un disfraz para últimamente poner a uno de los Jóvenes Líderes Globales (JGL) de Klaus Schwab (WEF) a cargo de Perú, un país ultra rico. , posiblemente uno de los dos o tres países más ricos en América Latina, con recursos de petróleo, gas, litio, uranio, cobre, tierras raras, oro, otros metales preciosos y más. Todos los recursos que Occidente codicia por su estilo de vida lujoso y cada vez más digitalizado.

En ese sentido, Castillo, cuando dijo: “ Estados Unidos colabora con la Unión Europea para oprimirnos”, pudo haber agregado “… y usurparnos”.

En la entrevista, el presidente Castillo se enfoca mayormente en su preocupación por su familia, luego del Golpe de Estado, cuando fue detenido. Le preocupaba traer seguridad a su familia, especialmente a sus hijos y esposa. Dijo que nunca tuvo la intención de huir del país, pero se mantuvo firme en buscar refugio para su familia en una embajada segura, en este caso, la Embajada de México. Su familia ahora vive en México, en seguridad.

Castillo le contó al equipo entrevistador sobre la intensa e incesante campaña de desprestigio mediático en su contra y en contra de su familia, desde el primer día de su presidencia en adelante, o incluso antes de haber asumido la dirección del país. Él y su familia fueron presionados constantemente, insultados, denigrados y acusados ​​con mentiras y “falsas verdades”. Le preocupaba el impacto de un ambiente tan sucio en su familia, particularmente en sus hijos.

En cuanto al desempeño de sus deberes y tareas como presidente, dijo que la oposición y sus aliados en el Congreso no lo dejarían gobernar. Castillo mencionó la privatización impulsada por la corrupción de casi todo. Por ejemplo, alrededor del 70% de los derechos de pesca e infraestructura relacionados con el lago Titicaca pertenecían a una corporación. Al igual que las carreteras y los aeropuertos, grandes extensiones de tierras agrícolas son propiedad de transnacionales. El país fue gradualmente puesto en manos extranjeras, con la oligarquía peruana local recibiendo sus tajadas.

El gobierno de Castillo presentó al Congreso 76 propuestas de legislación para recuperar algunas de las propiedades gubernamentales privatizadas. Todos fueron rechazados. También quería crear una aerolínea independiente de bandera peruana, construyendo y ampliando tres aeropuertos, todos estaban bloqueados. Y así fueron muchas otras iniciativas que su Gobierno puso ante el Congreso para su debate y consideración. En resumen, después de un año y medio en el cargo, no había logrado prácticamente nada. El país estaba paralizado. Y fíjate, esto era parte del plan.

Por otra parte, de una larga lista de proyectos mineros, bloqueó más de 40 porque estaban dañando el medio ambiente y sobre todo contaminando los recursos hídricos, acuíferos en lo alto de los Andes, vitales para las poblaciones río abajo y para la agricultura.

Por supuesto, tales medidas no lo hicieron popular entre la oligarquía nacional e internacional, pero fue del agrado de los campesinos porque representaba sus intereses vitales y de supervivencia. Con sus orígenes en Cajamarca, una de las Provincias más minadas del Perú, sabe de primera mano de lo que habla.

Hasta principios de la década de 1990, la ciudad de Cajamarca disponía de abundante agua cristalina que apenas necesitaba tratamiento. Con la instalación de la mina de oro a cielo abierto Yanacocha de la corporación estadounidense Newmont, el acuífero a una altitud de más de 4000 metros sobre el nivel del mar se contaminó con metales pesados ​​y químicos tóxicos.

Además, la extracción de oro, el proceso de lavado, utiliza enormes cantidades de agua. El caudal abundante de agua potable se redujo a un goteo, garantizando el suministro de agua solo durante unas pocas horas al día en promedio en la ciudad capital de la provincia de Cajamarca.

Este es solo un ejemplo de cómo el medio ambiente y los recursos hídricos destruyen la minería en Perú. Hay literalmente cientos de proyectos mineros en curso en Perú que son perjudiciales para el medio ambiente, el agua y las personas, así como para los animales, reduciendo drásticamente la producción lechera.

La mayor parte de los beneficios -ganancias- de la minería fluyen hacia el exterior, dejando una miseria para los peruanos. Hay un dicho: Perú es uno de los países más ricos de América Latina, pero la población sigue siendo pobre. Desafortunadamente, eso es un hecho.

Los oligarcas corruptos locales negocian contratos de explotación de recursos con corporaciones internacionales igualmente corruptas, y el resultado es desastroso.

Pedro Castillo, viniendo de una zona rural y siendo agricultor, sabe que Perú sería el país perfecto para el desarrollo agrícola, pequeños propietarios altamente productivos, como lo demostraron varios proyectos de riego a pequeña escala, llevados a cabo por asociaciones de agricultores.

El desierto costero del Perú es milagrosamente fértil. En cuanto recibe agua casi todo crece. Hay agua disponible de ríos, fuentes de agua subterránea y manantiales tanto en los Andes como en los valles. Con tecnología de riego avanzada, Perú podría convertirse en una nación agrícola de gran éxito, con una industria agrícola moderna, agregando valor en el país, creando empleos sostenibles y exportando productos agrícolas procesados, en lugar de solo materias primas, como sigue siendo el caso hoy.

Pero esa no es la idea de la poderosa oligarquía que gobierna el país desde la independencia hace 200 años, a través de un Congreso de cinco años, donde los congresistas no pueden ser reelegidos, llenándose los bolsillos durante su “gran vida” política de un período de 5 años.

El presidente Castillo puede haber tenido la intención de traer cambios a estas estructuras corruptas. Sin embargo, no se dio cuenta de que Perú, como muchos otros países ricos en recursos en el Sur Global, está bajo control de corporaciones extranjeras, políticos extranjeros y, a menudo, especialmente en las últimas dos décadas, controlado por el Foro Económico Mundial (WEF). ) que actúa como la rama ejecutora del gigante financiero, en gran parte invisible, Culto de Muerte y de los multimillonarios familiares.

El 7 de diciembre de 2022, cuando el presidente Castillo pretendía disolver el Congreso, porque no le permitía gobernar, el “golpe interno” fue bien preparado por fuerzas externas.

Castillo dijo en la entrevista que antes de las elecciones de 2021 no conocía a su vicepresidenta, Dina Boluarte. Ella se le impuso durante la campaña electoral de segunda vuelta. Fue nombrada miembro del partido de izquierda “Perú Libre”, y una vez que Castillo fue elegido con este margen tan estrecho, se convirtió en su vicepresidenta. Adivina, ¿quién puede haber tenido algo que ver con esto?

Durante la entrevista, Castillo no mencionó que todo esto estaba planeado antes de las elecciones, ni que Dina Boluarte era becaria de la Academy for Young Global Leaders (YGL) de Klaus Schwab, o sea porque no sabía, o porque no quiero admitir que fue traidoramente atrapado por el capital local e internacional queriendo apoderarse de las riquezas del Perú.

Antes del “golpe”, la Embajadora de los Estados Unidos en Perú, la Sra. Lisa Kenna, ex veterana de la CIA durante 9 años, fue a ver al Ministro de Defensa peruano diciéndole que no interfiriera con la “remoción” de Castillo. Normalmente, los militares se ponen del lado del presidente en funciones. El Ministerio cumplió. Ellos no intervinieron.

Poco después del golpe, con el presidente interino Boluarte ya en el cargo, la misma embajadora fue a verla y le dijo que podía contar con el apoyo de Estados Unidos, incluso para las medidas enérgicas que deba tomar para reprimir las protestas en todo el país.

Esta fue una carta blanca para que Boluarte aplicara mano dura a todos los manifestantes y manifestantes, la mayoría de los cuales apoyaban a su partido adoptivo, “Perú Libre”. El resultado fueron disparos de la policía desde helicópteros y otras atrocidades opresivas, que hasta ahora han provocado más de 50 muertes. Véase también esto .

Unos días más tarde, la misma Embajadora de los Estados Unidos, la Sra. Lisa Kenna, fue a ver al Ministro de Energía y Minería de Perú para hablar sobre futuras inversiones. No es necesario dar más detalles sobre quién estaba detrás de este “circo electoral de 2021”. En perjuicio, nuevamente, del pueblo peruano.

Inmediatamente después de que Castillo intentara resolver el Congreso, presumiblemente para convocar a nuevas elecciones, porque el Congreso hacía imposible su gobierno, un movimiento legal en estas circunstancias y dentro de las leyes de la Constitución peruana, Pedro Castillo fue arrestado y la Sra. Boluarte se convirtió en presidente “interino”. . Afirmó que ocuparía la presidencia hasta las próximas elecciones generales y presidenciales en 2026. ¡Buen intento!

Luego de su arresto, Castillo fue puesto inmediatamente en prisión “preventiva”, “de guardia”, en un penal de alta seguridad, por 18 meses, SIN JUICIO, SIN DEBIDO PROCESO.

Tanto por su entendimiento de derechos humanos, querido Sr. Schwab

Según la Constitución peruana, en tales circunstancias se deben convocar nuevas elecciones dentro de los 6 meses. La Corte Constitucional finalmente decidió un compromiso: celebrar nuevas elecciones en abril de 2024. Bajo las protestas de la gente en las calles, querían que Boluarte se fuera y nuevas elecciones de inmediato, ella propuso nuevas elecciones en octubre de 2023. Eso no fue aceptado por el Congreso. Querían mantener sus “privilegios” el mayor tiempo posible. Eso la Sra. Boluarte ya lo sospechaba, cuando “ofreció” la nueva fecha.

Ahora, las nuevas elecciones están en el limbo, sin fechas establecidas. Eso es precisamente lo que quieren Boluarte y Schwab: ¿quizás ella pueda extender este limbo hasta 2026? – En los próximos tres años, podría hacer horrores al pueblo peruano y a la legislación del país, privatizando empresas estatales, licenciando indiscriminadamente toda la minería, concesiones a largo plazo a corporaciones extranjeras para explotar los recursos del Perú. No hay que olvidar tampoco, la próxima “tiranía de la salud” a través del posible (esperemos que no) “Tratado de Pandemia” de la OMS.

También podría colaborar tácitamente con aquellas potencias influenciadas por extranjeros, que quieren dividir Perú: el sur rico en recursos del norte más pobre, creando así un malestar interno con posiblemente protestas duraderas.

Este es un “plan” implícito emergente. Si se implementará, depende de la dinámica política interna del Perú y del estado de ánimo de la población: su amor por el país, y hasta qué punto los políticos renunciarán a sus intereses personales por los intereses del pueblo, defenderán los derechos de los peruanos. ciudadanos y los derechos de su presidente.

Los continuos escándalos de corrupción en Perú han convertido al país en una de las naciones más inestables al menos en América Latina. Aquí hay un resumen de la agitación política de Perú durante al menos los últimos 20 años, representada por siete (7) presidentes dudosos, ya sea en la cárcel, escapados al extranjero o investigados por fraude:

  • Pedro Castillo (2021-2022) – ex maestro y agricultor, ver arriba;
  • Manuel Marino (del 10 al 15 de noviembre de 2020): exjefe del Congreso que encabezó un proceso de juicio político contra su predecesor Martín Vizcarra; duró menos de una semana;
  • Martín Vizcarra (2018-2020), quien reemplazó al destituido Pedro Pablo Kuczynski. El propio Vizcarra fue destituido por los legisladores después de que los informes de los medios alegaran que había recibido el equivalente a unos 640.000 dólares estadounidenses en sobornos de dos empresas que ganaron una licitación de obras públicas cuando él era gobernador regional varios años antes;
  • Pedro Pablo Kuczinsky (2016-2018); Los fiscales investigaron a Kuczynski por favorecer contratos con la constructora brasileña Odebrecht, mientras era ministro del expresidente Alejandro Toledo. Kuczynski renunció a la presidencia en 2018 en medio de presiones del Congreso. Actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario. Le sucedió Martín Vizcarra (ver arriba);
  • Ollanta Humala (2011-2016): se enfrenta a un juicio por acusaciones de que recibió $ 3 millones de Odebrecht (empresa constructora brasileña) durante la campaña electoral presidencial de 2011. Los fiscales han pedido 20 años de prisión. Humala niega las acusaciones. Aparentemente, el caso todavía está bajo investigación. El dinero también compra retrasos en los procedimientos judiciales;
  • Alan García (1985-1990 y 2006-2011) – supuestamente se suicidó cuando se enfrentó a nuevas investigaciones de corrupción. Aparentemente fue incinerado, dentro de las 24 horas posteriores al presunto suicidio, sin ninguna investigación forense, algo muy inusual para la muerte de un ex presidente. Se supone ampliamente que organizó una escapada bien pagada, se sometió a varias cirugías estéticas y vive feliz con un nombre diferente en algún lugar del mundo, muchos sospechan en Suiza;
  • Alejandro Toledo (2001-2006) – está acusado de recibir un soborno de $20 millones de Odebrecht durante su mandato. Está libre bajo fianza en los Estados Unidos, pero enfrenta un proceso de extradición a Perú, proceso que ha estado en curso durante mucho tiempo.

 

Perú es solo un ejemplo más que demuestra el “Orgullo de infiltrar a los gobiernos de todo el mundo con nuestros Jóvenes Líderes Globales” de Klaus Schwab.

 

Gente, tomen nota y no permitan que suceda más, ni en el Perú ni en ningún otro lado.

*

Peter Koenig

Peter Koenig: Analista geopolítico y ex economista sénior del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde trabajó durante más de 30 años en todo el mundo. Da conferencias en universidades de Estados Unidos, Europa y América del Sur. Escribe regularmente para revistas en línea y es autor de  Implosion: un thriller económico sobre la guerra, la destrucción ambiental y la codicia corporativa; y   coautora del libro de Cynthia McKinney “When China Sneezes:  From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis” ( Clarity Press, 1 de noviembre de 2020).

Peter es investigador asociado del Centro de Investigación sobre Globalización. También es miembro principal no residente del Instituto Chongyang de la Universidad Renmin de Beijing.

Artículo original en inglés:

How the President of Peru Was “Removed” by “Outside Forces”. WEF’s Klaus Schwab at His Best, publicado el 3 de marzo de 2023.

Traducido y revisado en exclusiva para el Centro de Investigación Sobre Globalización (Global Research).

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article.