Print

Confirma gobierno italiano deterioro de indicadores macroeconómicos
By
Global Research, abril 10, 2019
Prensa Latina 10 abril, 2019
Url of this article:
https://www.globalizacion.ca/confirma-gobierno-italiano-deterioro-de-indicadores-macroeconomicos/

El cuadro descrito en el Documento de Economía y Finanzas (DEF), recién aprobado por el Gobierno italiano, refuerza las crecientes preocupaciones sobre los desafíos que enfrenta hoy la economía de este país.

El texto refrendado la víspera es el principal instrumento de planificación económica del ejecutivo, en el cual se recogen los objetivos y lineamientos, junto con los pronósticos sobre el comportamiento de los principales indicadores macroeconómicos en el trienio.

El DEF se presenta al parlamento para su discusión y aprobación antes del 10 de abril de cada año y abarca el programa de estabilidad, análisis y tendencias de las finanzas públicas y las reformas.

En este caso incluyó la reducción de uno a 0,2 por ciento el pronóstico de crecimiento de la economía para este año, con una deuda pública cuyo monto ascenderá a 132,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), para descender a 131,7 en 2020, hasta arribar a 129,8 en 2022.

El documento previó, además, un déficit fiscal de 2,4 por ciento del PIB, comparado con el 2,04 contemplado inicialmente en el presupuesto, previo acuerdo con la Comisión Europea tras varias semanas de intensas negociaciones, con perspectivas de descender a 2,1 en 2020, 1,8 en 2021 y 1,5 en 2022.

A pesar del deterioro de los principales indicadores macroeconómicos, el gobierno confirmó la realización de los programas previstos en el plan, sin nuevos impuestos ni reducciones presupuestarias.

En ese sentido, a medidas como el ingreso mínimo garantizado, en el cual se incluye las pensiones, y la jubilación anticipada con 62 años de edad y 38 de contribución, se añadió ahora la aplicación gradual del impuesto plano con una tasa del 15 por ciento.

En una nota publicada tras la reunión del gabinete ministerial, el ejecutivo subrayó que a pesar del contexto económico cambiante y complejo, mantendrá sus objetivos de reducir progresivamente la brecha de crecimiento respecto a la media europea y al mismo tiempo la relación entre la deuda y el PIB.

Con ese propósito, indicó, la estrategia gubernamental reitera el papel de la inversión pública como factor fundamental de crecimiento, innovación, desarrollo de infraestructuras sociales y aumento de la competitividad del sistema productivo.

Asimismo se refirió a la reforma fiscal, en la cual el impuesto plano es considerado un componente importante ‘de un modelo de crecimiento más balanceado’, y el apoyo a las empresas comprometidas con la innovación tecnológica y ‘el reforzamiento contextual de la red de protección e inclusión social’.

El Gobierno, apuntó la nota, considera de cualquier manera necesario un cambio a nivel europeo del modelo de crecimiento que, sin perjudicar la competitividad de los países de la Unión, se base principalmente en la promoción de la demanda interna.

El reajuste de los pronósticos sobre el comportamiento de los principales indicadores macroeconómicos por parte del gobierno, se sumó a la revisión a la baja del estimado de crecimiento de la economía italiana efectuada unas horas antes por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la más reciente edición de su informe Perspectivas de la Economía Mundial correspondiente a abril, la institución financiera redujo de 0,6 a 0,1 por ciento su previsión de aumento del PIB italiano para 2019.

El FMI vaticinó un empeoramiento de las finanzas públicas, al considerar que el déficit fiscal ascenderá a 2,7 por ciento, un punto porcentual más que el previsto en octubre de 2018 y la deuda a 133,4 por ciento del PIB, mientras confirmó la perspectiva de crecimiento de 0,9 por ciento para 2020.

La economía italiana continuará así a la zaga en el contexto de la zona euro cuyo crecimiento promedio estimado por el FMI descenderá de 1,8 por ciento en 2018 a 1,3 este año, con inflexiones notables en Alemania, de 1,5 a 0,8; España, de 2,5 a 2,1; y Francia, de 1,5 a 1,3 por ciento, como principales economías del grupo.

En medio de los malos augurios, el Instituto Nacional de Estadísticas (Istat) informó hace una semana un aumento de 1,8 por ciento de la producción industrial comparado con el mes precedente, aunque sobre base trimestral se registró todavía un decrecimiento de 1,7 por ciento respecto a los tres meses anteriores.

Las exportaciones registraron aumentaron 2,5 por ciento en enero respecto a diciembre de 2018, los datos de febrero, confirmaron la relativa estabilidad del mercado laboral y el Índice General de Precios al Consumidor aumentó 1,0 por ciento en marzo de este año, comparado con el mismo mes de 2018.

Sin embargo, a pesar de esas señales positivas, el Istat consideró que el persistente deterioro del indicador líder confirma que las perspectivas de la economía italiana son aún inciertas.

Frank González

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article.