Print

El mundo post-COVID, el proyecto diabólico del Foro Económico Mundial: Después de “El Gran Reinicio” nos espera un futuro espantoso
By
Global Research, noviembre 22, 2020

Url of this article:
https://www.globalizacion.ca/el-mundo-post-covid-el-proyecto-diabolico-del-foro-economico-mundial-despues-de-el-gran-reinicio-nos-espera-un-futuro-espantoso/

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) acaba de publicar (octubre de 2020) un llamado Libro Blanco, titulado “Reiniciando el futuro de la agenda de trabajo – en un mundo post-COVID”.

Este documento de 31 páginas se lee como un plan sobre cómo “ejecutar”, porque una ejecución (o implementación) sería “COVID-19 – The Great Reset” (julio de 2020), por Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo (desde la fundación del Foro Económico Mundial en 1974) y su asociado Thierry Malleret.

Pusieron el título de “Reiniciando el futuro” a un Libro Blanco, lo que significa que no se trata de una versión final. Es una especie de borrador, un proyecto piloto, para medir las reacciones de la gente. De hecho, parece un cuento de verdugo. Es posible que muchas personas no lo lean y no tengan conciencia de su existencia. Si lo hicieran, se levantarían en armas y lucharían contra este último plan totalitario, ofrecido al mundo por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Se promete un futuro espantoso para un 80% de la población (que sobreviva). En este sentido, el libro “1984” de George Orwell aparece como una linda fantasía en comparación con el proyecto que el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) tiene en mente para la Humanidad.

El plazo es de 10 años, para 2030, la agenda de la Organización de Naciones Unidas (ONU) 2021-2030 debe ser implementada.

Medidas comerciales en respuesta a la COVID-19:

  • Una aceleración de los procesos de trabajo digitalizados, lo que lleva a que un 84% de todos los procesos de trabajo se realicen de esta forma, como conferencias digitales o virtuales / video.
  • Se prevé que un 83% de las personas trabajen de forma remota, es decir, no más interacción entre colegas, distanciamiento social absoluto, dejar a un lado el contacto humano.
  • Se planea automatizar aproximadamente un 50% de todas las tareas; en otras palabras, la participación humana se verá drásticamente disminuida, incluso mientras se trabaja a distancia.
  • Acelerar la mejora y reconversión de las competencias digitales (por ejemplo, proveedores de tecnología educativa): un 42% de la actualización de habilidades o la formación para nuevas habilidades serán digitales, en otras palabras, no habrá contacto humano, todo será a través de computadoras, inteligencia artificial y algoritmos.
  • Acelerar la mejora y reconversión de los programas de capacitación – un 35% de las habilidades están previstas a ser “re-fileteado” – es decir, se han previsto las habilidades existentes que ser abandonado – declaró extinta.
  • Acelerar las transformaciones organizativas en curso (por ejemplo, reestructuraciones): se planea “reestructurar” un 34% de las configuraciones organizativas actuales – o, en otras palabras, las estructuras organizativas existentes se declararán obsoletas – para dar espacio a nuevos conjuntos de marcos organizativos digitales que proporcionan el máximo control sobre todas las actividades.
  • Reasignación temporal de trabajadores a diferentes tareas; se espera que esto afecte a un 30% de la fuerza laboral. Eso también significa escalas de pago completamente diferentes, lo más probable es que salarios no habitables, lo que haría que el también planificado “salario básico universal” o “ingreso básico”, sea un salario que apenas permita sobrevivir, una necesidad obvia. – Pero te haría totalmente dependiente del sistema, un sistema digital, del cual no tienes control alguno.
  • Reducir la fuerza laboral temporalmente: se prevé que esto afectará a un 28% de la población. Es una cifra que aumentará el desempleo, está disfrazada, pues el empleo “temporal” no volverá a ser de tiempo completo.
  • Reducir permanentemente la fuerza laboral: un 13% de la fuerza laboral busca disminuirse permanentemente.
  • Aumentar temporalmente la fuerza laboral – un 5% – aunque no se hace referencia a qué tipo de fuerza laboral – probablemente mano de obra no calificada que tarde o temprano también será reemplazada por la automatización, por la inteligencia artificial, o por la robotización.
  • No se han implementado medidas específicas – un 4% – ¿Eso significa que solamente un 4% quedará intacto? ¿A partir de un algoritmo y nuevos espacios de trabajo dirigidos por la inteligencia artificial? – por pequeña e insignificante que sea la proyección, suena como una “ilusión”, que nunca se llevará a cabo.
  • Aumentar permanentemente la fuerza laboral: se proyecta un 1% como “fuerza laboral en aumento permanente”. Esto, por supuesto, no es ni cosmético. Es un chiste.

Esto es lo que se está planteando, es el proceso concreto de implementación del “Gran Reinicio” (‘Great Reset’).

El “Gran Reinicio” (‘Great Reset’) también prevé un plan de crédito mediante el cual toda la deuda personal sería “perdonada” – a cambio de la entrega de todos los activos personales a un organismo o agencia administrativa – posiblemente podría ser el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entonces, no tendrás nada y serás feliz. Todas tus necesidades estarán satisfechas.

Además, no se les debería ocurrir estar en desacuerdo con el sistema, porque, a estas alturas, cada uno de ustedes ha sido vacunado contra la covid y nano-chips, de modo que con 5G y pronto 6G, su mente puede ser leída e influenciada.

Por favor, no llame a esto “teoría de la conspiración”. Es un Libro Blanco, un “informe autorizado” del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

DARPA – Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, es parte del Pentágono – y hace años desarrolló la tecnología. Es solamente cuestión de tiempo para implementarlo. Y se implementará, si nosotros, el pueblo, no protestamos más temprano que tarde.

Cuanto más esperamos a entrar en acción, dormidos caminaremos hacia este desastre humano absoluto.

Las relaciones sociales y humanas se están destrozando.

Esto tiene varias ventajas para este nuevo enfoque “totalitario” de la Humanidad del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés): controlar a la Humanidad.

– Nosotros, el pueblo, no podemos rebelarnos, no tenemos cohesión entre nosotros,

– “Nosotros, la gente”, estaremos los unos contra los otros – bajo un control digital absoluto sobre la Humanidad – subordinados a una pequeña súper élite.

-No tenemos acceso a este control digital, que está mucho más allá de nuestro alcance. La idea es que poco a poco nos convertiremos en eso, aquellos que consigamos sobrevivir. Dentro de una generación más o menos, se espera que se convierta en la “nueva normalidad”.

El “ángulo de supervivencia” es un aspecto que no se menciona directamente ni en El “Gran Reinicio” (‘Great Reset’) ni en la “Guía de implementación”, es decir, en el Libro blanco “Reiniciando el futuro de la agenda de trabajo – en un mundo post-COVID”.

Bill Gates, los Rockefeller, Kissinger y otros, nunca han ocultado su visión de que el mundo está “sobrepoblado” y que la cantidad de personas tiene que reducirse (literalmente). Estamos tratando con eugenistas.

Un método perfecto para reducir la población mundial son los programas de vacunación iniciados por Bill Gates y apoyados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se registraron escándalos alrededor de programas de vacunación desastrosos que provocaron la muerte de niños en India (en la década de 1990), Kenia (2014 en adelante) y otras partes del mundo.

Véase también un Ted Talk muy revelador de Bill Gates de febrero de 2010, “Innovando hacia cero”, justo en el momento en que se emitió el “Informe Rockefeller 2010”, el mismo informe que nos ha proporcionado hasta ahora, el “El escenario Lock Step” – y que estamos viviendo ahora. El mundo entero – 193 países miembros de la ONU – ha sido cooptado o coaccionado para seguir este abyecto abuso de los derechos humanos en escala global.

Lo que ninguno de los informes, El gran reinicio y el “Reinicio del futuro del programa de trabajo” mencionan es quién va a hacer cumplir estas nuevas reglas draconianas. Aparentemente, son las mismas fuerzas que ahora están siendo entrenadas para la guerra urbana y para reprimir los disturbios sociales: la policía y el Ejército.

Parte de nuestra Organización Popular de Desobediencia Civil, será en cómo enfocar y hablar, educar e informar a la policía y al ejército de para qué serán utilizados por esta pequeña élite, y que al final también son solo seres humanos. , como el resto de nosotros, es mejor que se pongan de pie en defensa del pueblo, de la humanidad. Lo mismo debe hacerse con los maestros y el personal médico: información, la verdad sin restricciones.

Este es el desafío. Si lo logramos, el juego se acaba. Pero hay un largo camino por delante.

La desinformación por parte de los medios de comunicación es brutal, poderosa y difícil de contradecir por “nosotros”, sin un presupuesto considerable para impulsar una campaña de contrapropaganda, y como colectivo, cada vez más divididos por los mismos medios. El uso obligatorio de mascarillas y el distanciamiento social se han vuelto en enemigos para desempeñarnos como lo solíamos hacer: como colegas, amigos, incluso dentro de nuestra propia familia.

La imposición de estas medidas ha logrado generar rupturas, divisiones y discordia dentro de nuestras sociedades.

Sin miedo, pero destrozando literalmente en pedazos “Reiniciando el futuro de la agenda de trabajo” y el “Gran restablecimiento”, con una alternativa humana que acabaría con organizaciones como el FEM y agencias de la ONU cooptadas, como la OMS, UNICEF, OMC, Banco Mundial, FMI, y tal vez incluso todo el sistema de la ONU. Los líderes políticos y empresariales detrás de este proyecto deben ser confrontados. Deben aplicarse los principios fundamentales del derecho internacional, incluido Nuremberg.

Peter Koenig

Peter Koenig: Economista y analista geopolítico. También es especialista en recursos hídricos y medioambientales. Trabajó durante más de 30 años con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo, incluso en Palestina, en los ámbitos del medio ambiente y el agua. Da conferencias en universidades de los Estados Unidos, Europa y América del Sur. Escribe regularmente para Global Research; ICH; RT; Sputnik; PressTV; El siglo 21; Greanville Post; Defiende Democracy Press, TeleSUR; The Saker Blog, New Eastern Outlook (NEO); y otros sitios de internet. Es autor de Implosion, un thriller económico sobre guerra, destrucción medioambiental y avaricia corporativa, ficción basada en hechos y en 30 años de experiencia del Banco Mundial en todo el mundo. ¡También es coautor de The World Order and Revolution! – Ensayos de la resistencia. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre Globalización.

Artículo original en inglés:

The Post Covid World, The WEF’s Diabolical Project: “Resetting the Future of Work Agenda” – After “The Great Reset”. A Horrifying Future, publicado el 11 de noviembre de 2020.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación Sobre Globalización (Global Research).

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article.