Print

México – El agandalle con las vacunas
By
Global Research, febrero 20, 2021
alainet.org 19 febrero, 2021
Url of this article:
https://www.globalizacion.ca/mexico-el-agandalle-con-las-vacunas/

Los datos duros por delante porque si una imagen dice más que mil palabras, las cifras son insustituibles. “Tres cuartas partes de las primeras dosis de vacunas administradas en el mundo se concentran en apenas 10 países que representan 60 por ciento del producto interno bruto global”. En tanto que en más de 100 países no se aplica todavía una sola dosis.

Lo anterior corresponde al planteamiento de Marcelo Ebrard ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

En contrapartida, Estados Unidos tiene firmados acuerdos que le garantizan –desde que el golpista y presunto delincuente Donald Trump lo presidía–, 3 160 millones de dosis, cantidad suficiente para que 41 por ciento de la población mundial reciba la inmunización o vacunar cuatro veces a los 328 millones de estadunidenses que radican allende el río Bravo. Cifra superior con mucho a las biológicos que recibirá Covax integrado por más de 170 países, mecanismo creado por la ONU para evitar la concentración monopólica de las vacunas, el agandalle con sello criminal por los que gobiernan los países que se presentan como libres, democráticos y hasta civilizados en su ensordecedora propaganda.

Todo se logró no a base de enarbolar, por lo menos discursivamente, la libertad y la democracia sino abundantes billetes verdes, igual que el gobierno de Canadá, al asumir obligaciones para pagar hasta seis veces más caro el precio de los inmunizadores respecto a los comprados por Covax, creado bajo el impulso del gobierno mexicano, encabezado por el presidente Andrés Manuel, quien según sus detractores ni entiende ni quiere entender las complejidades del orbe, pero incide en él muchísimo más que todos los intelectuales orgánicos, los comentócratas y los magnates “rebeldes” juntos y hasta revueltos, bajo la coordinación de Claudio X. González, el evasor fiscal (Raquel Buenrostro, dixit).

Mecanismo que, en palabras del canciller mexicano dichas ante la ONU, “es una herramienta fundamental, innovadora y extraordinaria, pero también debemos reconocer que ha resultado insuficiente hasta ahora, y que el escenario que queríamos evitar, desgraciadamente se está confirmando, al día de hoy no se han distribuido vacunas vía este instrumento multilateral”.

De persistir esta realidad que con el Covax intentaba la ONU evitar y ahora busca hacer reversible, la prospectiva para los países de menores recursos es que no tendrán acceso generalizado a los inmunológicos hasta junio de 2023. Lo cual resulta completamente inaceptable para países que, como México, bregan y suman esfuerzos con otros para que el multilateralismo, la cooperación pacífica para el desarrollo y el bienestar se abran paso en las relaciones internacionales.

Para António Guterres, el secretario general de la ONU, estamos ante “la mayor prueba moral que enfrenta la humanidad”, por lo que “debemos asegurarnos de que todo el mundo, en todas partes, pueda vacunarse lo antes posible”. Y desde hace un mes con mayor dramatismo lo anunció Tedros Adhanom Ghebreyesus, el número uno de la Organización Mundial de la Salud: “El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico en la distribución de vacunas”.

Alertas dramáticas pero basadas en razones científicas. Más allá de los valores y actitudes éticas involucrados, se encuentra el hecho de que en una aldea cada vez más interdependiente y con conectividad como nunca antes en la historia de la humanidad, nadie está a salvo del SARS-CoV-2 que genera la enfermedad covid-19 y la mutación que sufre en varias regiones del planeta, sino lo están todas las naciones.

Eduardo Ibarra Aguirre

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article.