Print

Trump no cree en el cambio climático
By
Global Research, abril 14, 2019
Prensa Latina 13 abril, 2019
Url of this article:
https://www.globalizacion.ca/trump-no-cree-en-el-cambio-climatico/

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se aferra a su negativa sobre la existencia del cambio climático pese a ejemplos palpables de que es real y afecta a su país.

Según medios de prensa estadounidenses, por ejemplo, el clima en Alaska, el más alejado estado del país, en el noroeste, el clima fue sofocante esta primavera y se establecieron records de temperatura.

Al respecto el diario The New York Times señala que incluso en Kotzebue, pegado al Ártico, el termómetro alcanzó los 42 grados Fahrenheit el último día de marzo, 30 grados más que lo normal.

El martes de esta semana, el inusual calor en todo el estado fue confirmado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, que publicó datos que muestran que, en general, las temperaturas de marzo fueron de hasta 20 grados por encima de los promedios históricos.

El calor es un ejemplo extremo de la tendencia general del cambio climático en el estado, que muestra que el Ártico se está calentando aproximadamente el doble de rápido que otras partes del mundo, algo que Trump ignora o no quiere admitir.

Esto es solo una pincelada para bajar hacia el sur, a Centroamérica, donde millones de personas buscan desesperadamente una mejor manera de sobrevivir, abandonan fincas de café y otros cultivos.

En una aproximación al tema que hoy asusta a la Casa Blanca, el diario The New York Times señala que los agricultores, los científicos agrícolas y los funcionarios de la industria del café dicen que una nueva amenaza arruina las cosechas, alterara vidas y aumenta el número de familias que migran a Estados Unidos: el cambio climático.

En la región centroamericana las temperaturas aumentan gradualmente y el clima es cada vez más severo e impredecible, lo que lleva a una reducción de la producción de cultivos o elimina cosechas enteras, dejando a muchos en la pobreza.

Según los científicos, América Central se encuentra entre las regiones más vulnerables al cambio climático, lo que puso en peligro los medios de vida de millones de personas, esas a la que Trump le cierra las puertas.

Fuentes de organismos internacionales aseguran que el cambio climático y la variabilidad climática podrían hacer que al menos 1,4 millones de personas huyan de sus hogares en México y América Central y emigren durante las próximas tres décadas a la nación norteña.

Pero en vez de buscar alternativas, la Casa Blanca anunció cortar toda la ayuda externa a Honduras, Guatemala y El Salvador debido a lo que Trump llama incapacidad para frenar el flujo de migrantes hacia el norte.

Un comentario que publica el diario neoyorquino asegura que el fenómeno climático rara vez es el único factor en la decisión de migrar. La violencia y la pobreza son los principales impulsores, pero el cambio climático puede ser un punto de inflexión, algo que no considera Washington a la hora de establecer políticas.

Luego de que grandes caravanas de inmigrantes llegaron el otoño pasado a Tijuana, México, una encuesta de las Naciones Unidas encontró que el 72 por ciento de los consultados eran de Honduras, y el 28 por ciento de los encuestados trabajó en el sector agrícola, algo que pudiera aumentar en el tiempo si Washington le da la espalda a países que tradicionalmente son sus aliados políticos.

‘El clima está loco’, dijo Carlos Peña Orellana, de 58 años, un agricultor y miembro de una cooperativa local de café en Honduras. ‘Todo está fuera de control’, afirmó, tal vez con la esperanza de que Trump no corte la ayuda, crea en el cambio climático y su hijo menor de 12 años no tenga que ser el próximo miembro de la familia en migrar hacia el norte.

Luis Beatón

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article.