El envío de armas y municiones a Ucrania comenzó luego del golpe de febrero de 2014.

La maniobra fue orquestada por la administración de Obama, la gobernabilidad democrática fue reemplazada por los golpistas fascistas, un régimen ilegítimo bajo el mando del presidente Poroshenko, instalado por Estados Unidos.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, afirma que la decisión de la administración Trump de suministrar a Ucrania “capacidades defensivas mejoradas como parte de nuestro esfuerzo para ayudar a Ucrania a desarrollar su capacidad de defensa a largo plazo, defender su soberanía e integridad territorial y disuadir nuevas agresiones” hechos para ajustarse a su agenda.

Las armas pesadas y las municiones se han suministrado desde la primavera de 2014, solamente para librar una agresión abierta contra los que luchan por la libertad de Donbass, que desean un gobierno democrático y se niegan a aceptar el dominio fascista.

La Ley en Apoyo de la Libertad de Ucrania (UFSA, por sus siglas en inglés) de 2014 autorizó la asistencia letal y no letal, incluidos equipos de comunicaciones, armaduras corporales, lentes de visión nocturna, humvees, equipos de radar y unidades de detección contra-muros, junto con armas y municiones.

A los golpistas de Kiev se les han suministrado rifles de francotirador y de asalto, lanza-granadas, morteros y proyectiles, misiles de aguijón portátiles y misiles anti-tanque y anti-carro. Lo que se conoce bien pudiera ser apenas la punta del iceberg.

Los Gobiernos de Estados Unidos bajo Obama y Trump han estado directamente involucrados en la planificación y dirección de la agresión de Kiev contra Donbass, de manera encubierta desde abril de 2014, son responsables de miles de muertes, ignoradas en gran parte por los medios de comunicación occidentales.

Bajo la administración de Obama, el financiamiento de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) incluyó cientos de millones de dólares a Kiev para armas, municiones y otro tipo de material de apoyo, junto con el entrenamiento y la dirección de las fuerzas especiales de Estados Unidos.

Kiev incumplió inmediatamente los términos de alto al fuego de Minsk I y II, su anarquía fue apoyada y alentada por Washington.

Trump opera de la misma manera que Obama, ​​continúa suministrando a Kiev armas pesadas y municiones, quizás en cantidades mayores que antes.

La afirmación de Nauert de que Washington “sigue comprometido con los acuerdos de Minsk como la ruta a seguir en el Este de Ucrania” es una mentira descarada.

La administración de Trump está “comprometida” con continuar la agresión desnuda en Donbass, queriendo que se instale un Gobierno fascista y que se reemplace su Gobierno democrático.

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, arremetió contra la agenda de Washington en Ucrania, diciendo que el suministro constante de armas y municiones “incitará a los cañoneras (en Kiev con la intención) de tensar la situación en Donbass, una agenda absolutamente sin salida”.

Putin dijo anteriormente que el conflicto en Ucrania se verá impulsado por el suministro de armas a Kiev, “empeorar la situación, (garantiza) que las víctimas puedan aumentar”.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Ryabkov, arremetió contra la medida y llamó a Washington “cómplice de la guerra” contra Donbass, y añadió:

Es inútil apelar a los políticos estadounidenses “cegados por la rusofobia y aplaudiendo con entusiasmo a los batallones nacionalistas ucranianos”.

En octubre pasado, invocando la Ley Nacional de Emergencias, Trump firmó una orden ejecutiva, autorizando la reactivación de hasta 1,000 pilotos militares en retiro.

¿Tiene una o más guerras en mente?

Stephen Lendman

Stephen Lendman: Investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research), es también corresponsal en Chicago.

Artículo original en inglés:

Armas pesadas de EE. UU. A Ucrania. ¿Tiene Trump otra guerra en mente, en el umbral de Rusia?, publicado el 26 de diciembre de 2017.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

> > > > > > > >

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización