Cuesta abajo situación económica y financiera en El Líbano

Región:
Tema:

Cuesta abajo continúa hoy la situación económica y financiera en El Líbano sin merma en protestas antigubernamentales iniciadas el 17 de octubre último que incorporan cada día más elementos para condenar a la elite gobernante.

Las manifestaciones de desobediencia civil demandan un cambio radical en el sistema político que ha regido en el país desde su independencia en 1943, basado en un reparto de cargos entre cristianos y musulmanes.

Pero, en especial los mayores reclamos se dirigen a quienes se hicieron del poder al final de la guerra civil de 1975-1990.

La corrupción, el clientelismo político y el saqueo al erario condujeron a la crisis actual con una deuda pública superior a los 85 mil millones de dólares.

Sin embargo, los gobernantes no estimaron que las reglas de juego cambiaron cuando intentaron con medidas impositivas antipopulares evitar un inminente colapso.

Los pobres salieron a las calles para expresar su rechazo a los ricos, pero en la medida que pasaron los días la sublevación popular pasó a ser más radical y cada día suma más temas de protesta.

En un principio, estalló ante un plan del Gobierno de cobrar por el uso de aplicaciones gratuitas en Internet como parte de un paquete de emergencia destinado a disminuir el déficit presupuestario.

Con asombrosa espontaneidad y sin guía alguna, miles de personas asaltaron las plazas de esta capital y de otras ciudades en respuesta a esa medida y otras que golpeaban los bolsillos de los menos favorecidos.

Hasta ese momento, el Consejo de Ministros había aprobado reducir beneficios a militares, pensionados y eliminar otras prestaciones, pero de ninguna manera disminuyó los salarios de funcionarios y diputados o de los que una vez lo fueron.

Ahora hay un estancamiento que se profundizó después de esfumarse un acuerdo tentativo para designar un primer ministro, tras la renuncia el 29 de octubre último de Saad Hariri, quien al parecer figura otra vez como favorito a ese puesto.

En cualquier caso, la crisis genera preocupaciones de estabilidad con bancos que aplican controles de capital, hay escasez de dólares y la depreciación de la moneda nacional en casi 40 por ciento.

Los analistas ven pocas posibilidades de solución a un enfrentamiento entre los partidos Corriente Futura, de Hariri, Fuerzas Libanesas y Socialista Progresista contra Hizbulah, Movimiento Amal y Corriente Patriótica Libre, del presidente Michel Aoun.

El primer ministro saliente defiende un Ejecutivo integrado por tecnócratas y el otro grupo, uno mixto, es decir, de especialistas y políticos.

A juicio de Mohamad Hage Ali, investigador del Carnegie Middle Center, cada facción está tratando de ver quién puede gritar primero y es un juego demasiado peligroso.

‘Hay profundos errores de cálculo por todos los lados políticos sobre cómo se desarrollará esto. El viejo tipo de política no se aplica’, aseguró, en referencia a una Constitución que los manifestantes quieren que se vuele en pedazos.

Mientras se registra esa batalla en la cúpula gobernante, centenares de personas perdieron sus empleos o sus salarios se redujeron a la mitad.

Según un informe del Ministerio de Trabajo, más de 60 empresas presentaron solicitudes para despedir a toda su fuerza laboral.

Armando Reyes Calderín

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: publ[email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]