“Es claro que Evo Morales tiene respaldo popular y sectores institucionales incluso del Ejército, hasta ahora por lo menos. Washington tiene un plan amplio apoyándose en Brasil ahora que están renegociando la venta del petróleo, y parece que Bolsonaro está involucrado con Estados Unidos en la búsqueda de la forma de limitar la venta de petróleo de Bolivia. Y segundo, están movilizando a algunos sectores de la población, incluso sectores intelectuales de la derecha y del centro, que están acusando a Evo Morales de corrupción, de negar los valores indígenas, etc.

Están usando todas las armas legales e ilegales, pero Evo Morales tiene un amplio respaldo popular y ha tomado algunas medidas actualmente que podrían profundizar ese apoyo popular”, dijo el sociólogo norteamericano, profesor James Petras, en su columna de los lunes por CX36. Pero –advirtió- “hay que reconocer que ahora en América Latina el ambiente generalizado es desfavorable” y “hay gobiernos de la derecha dura que buscan encerrar a Bolivia y cortar a uno de los últimos baluartes progresistas. Es algo muy grave pero no ha recibido suficiente atención este cerco que se está formando contra Bolivia”, aseveró.  Transcribimos este análisis de la coyuntura internacional que puede volver a escuchar aquí:

https://www.ivoox.com/james-petras-10-12-audios-mp3_rf_30681084_1.html

Hernán Salina: Estaos recibiendo con mucho gusto en el arranque de semana a nuestro compañero en Estados Unidos James Petras.

James, bienvenido

James Petras: Gracias por la invitación

HS: Bueno, James, comencemos analizando por Francia, ese país al que el mundo está mirando por las movilizaciones multitudinarias, ya hemos venido hablando con usted de lo que está pasando pero hay mucho por analizar. ¿Cuánto de este movimiento que se dice espontáneo, que se dice que tiene presencia de sectores de la ultra derecha y de la izquierda, hasta dónde puede llegar un movimiento de estas características y qué puede pasar con el gobierno de Macron a esta altura, James?

JP: Obviamente no es simplemente una lucha sobre el gas, el petróleo, el precio, han superado estas marcas y avanzado hacia un programa de todos niveles de gobierno desde la sociedad. Los participantes actuales incluyen pensionistas, incluye personas que han perdido el trabajo, hemos visto muchos desocupados de cuello blanco, es una lucha generalizada en la sociedad francesa. Con el respaldo de más del 80% de la población que incluye a un gran sector de la clase media hacia abajo.

Y más allá de eso han extendido a otros países como Bruselas, País Vasco y parece que está extendiéndose a otros lugares con potencialidad de tumbar al gobierno de Macron, porque ha caído a 25% el apoyo popular y sigue cayendo todavía. No se atreve a presentarse frente a las grandes masas populares. Pide discusiones con algunos sectores de la población, particularmente algunos sectores que están involucrados en las manifestaciones.

Podríamos decir que los chalecos amarillos han establecido una base generalizada y presionando al gobierno hasta que Trump está metido desde la ultra derecha tratando de derrocar a Macron, diciendo que por cumplir con metas ambientales está causando el problema. Pero nadie cree en Trump, Trump habla sobre sus propios intereses y no tiene nada que ver con lo que estamos hablando.

Para terminar, es uno de las más importantes manifestaciones en los últimos 40 o 50 años

HS: ¿Qué futuro puede tener de control político, si cae Macron, este movimiento tiene condiciones como para lograr un gobierno que dé respuesta a los reclamos de la gente?

JP: Es muy dudoso, es una situación más en contra que a favor. Es decir, las fuerzas que quieren derrocar o limitar a Macron no tienen alternativas claras. Parece que hay dos posibilidades, la parte izquierda del socialismo, no digo el Partido Socialista. Y otro es los nacionales, la derecha nacionalista.

Entonces hay dos opciones que podríamos decir uno de la izquierda más radical y otro que va por la derecha nacionalista. Pero hasta ahora no tenemos nada claro, una opción que podría encabezar un nuevo gobierno. En este sentido está más la oposición que la alternativa sobre la mesa

Diego Martínez: Bien.

Cambiando de país dentro de Europa, ¿qué pasa con el gobierno de Theresa May, tiene futuro, es incierta la situación o ya hay algo categórico?

JP: Es muy confuso, porque hay sectores que quieren salir del Brexit, quieren quedarse en la Unión Europea y otro sector que está luchando para salir pero no tiene claro cómo hacerlo. Es decir, el acuerdo con la Unión Europea actual de May no es aceptable, dicen que han dado demasiadas concesiones a los de Bruselas. Entonces, es otra situación confusa, particularmente en el mismo partido conservador que no están en acuerdo. Algunos dicen que las concesiones de May han creado grandes problemas, es mejor salir sin acuerdo que quedarse en el acuerdo de May. Y May parece que no tiene mayoría entre los conservadores, si van por otra elección es casi seguro que los laboristas pueden ganar porque han crecido mucho con Corbyn. Corbyn es un izquierdista que va más allá de la política tradicional de los laboristas social-demócratas. Quiere nacionalizar empresas, quiere aumentar los impuestos sobre los ricos, quiere invertir en programas de salud y educación.

Entonces, es una situación con posibilidades aquí de que caiga May y hayan nuevas elecciones y ganen los laboristas. Es la mejor opción.

El otro lado es que hay un recambio en el gobierno y consiguen una mayoría los conciliadores y seguimos igual con una salida mal hecha.

HS: Bien, James, queremos tener su opinión sobre un episodio puntual pero que está teniendo dimensiones comerciales, políticas que es la detención en Canadá de la hija del principal de la empresa Huawei de telefonía celular de China. La amenaza de vuelta de China sobre Canadá y Estados Unidos luego de la reunión que habían tenido con Trump en el G20 que parecía un poco recomponer el relacionamiento.

¿Hasta dónde puede llegar este diferendo?

JP: Está en una situación muy precaria, porque el rapto de la hija de Huawei, es una gran ejecutiva en la empresa, es totalmente arbitrario lo que hicieron los canadienses en asociación con Washington. Ya lo sabían antes, es una planificación, una provocación planificada.

Los chinos hasta ahora están divididos, los liberales quieren seguir con las negociaciones simplemente con algunas críticas diplomáticas y los sectores más nacionalistas que están creciendo dicen que no. Si siguen con el proceso contra los Huawei, que es la segunda compañía más grande tecnológica en el mundo, van a romper las negociaciones y tomar represalias contra los Estados Unidos.

Pero es muy grave porque esta situación tiene muchas repercusiones, va a terminar las negociaciones, van a volver a la guerra comercial y podría profundizar el caos mundial de las economías.

Es una situación que no ha recibido suficiente atención pero China es el segundo poder mundial y es capaz de dar mucha presión sobre la economía norteamericana. No debemos olvidar que China tiene vínculos con toda Asia, Europa y todas partes, incluso en América Latina donde los gobiernos más derechistas como Bolsonaro y los brasileños dependen de la venta a China.

Entonces, es una situación que podría ir muy lejos de lo que existe ahora y tener efecto sobre la economía propia norteamericana. Solamente citar un hecho, el momento que la provocación contra China empezó, la bolsa cayó 1.200 puntos en una semana y esto es una indicación de que los mercados están muy preocupados por la conducta de Trump, y Canadá sigue siempre como vasallo de Estados Unidos. No hay que olvidar que los canadienses apoyan todas las guerras norteamericanas, todas las provocaciones norteamericanas, desde la guerra de Afganistán, Irak, Siria, etc.

Entonces, no hay que esperar mucho de Canadá. Es más que probable que se van a entregar la ejecutiva y cuando caigan en las manos norteamericanas, eso va a crear una enorme crisis interna entre Wall Street y Trump.

HS: Un apunte más de este tema nomás, James, esto muestra también que China no tiene en cuenta, no acompaña a Estados Unidos además en las políticas de sanciones a Irán cuando China quiere…

JP: Sí, es el pretexto, que la Huawei vendió alguna tecnología a Irán, pero eso es un doble pretexto, hay que decir muchas cosas sobre las agresiones norteamericanas, han provocado problemas en Siria, han provocado con Irán, han provocado con China, Rusia, han provocado problemas en el Medio Oriente y más allá. Entonces, no hay ninguna parte del mundo donde Washington no esté metida en situaciones conflictivas.

Hoy recibimos un informe sobre África, los Estados Unidos dice que no está involucrado en África, pero el informe oficial del Pentágono dice que estados Unidos tiene 32 bases militares operativas en África. Es una indicación de la militarización del imperialismo que va más allá de las inversiones económicas y los métodos imperialistas económicos.

Están buscando un pretexto para un conflicto con China

DM: Bien, Petras, el otro tema que queríamos también pedirle su opinión es sobre la situación en Bolivia, esta autorización que recibió Evo Morales para presentarse nuevamente a las elecciones y algunas situaciones que se han dado a raíz de esto. Cuéntenos qué piensa usted.

JP: Sí, es claro que Evo Morales tiene respaldo popular y sectores institucionales, incluso el ejército hasta ahora por lo menos. Washington tiene un plan amplio apoyándose en Brasil ahora que están renegociando la venta del petróleo, y parece que Bolsonaro está involucrado con Estados Unidos en la búsqueda de la forma de limitar la venta de petróleo de Bolivia. Y segundo, están movilizando a algunos sectores de la población, incluso sectores intelectuales de la derecha y el centro, que están acusando a Evo Morales de corrupción, de negar los valores indígenas, etc. Están usando todas las armas legales e ilegales, pero Evo Morales tiene un amplio respaldo popular y ha tomado algunas medidas actualmente que podrían profundizar ese apoyo popular. Pero hay que reconocer que ahora en América Latina el ambiente generalizado es desfavorable, en Argentina, en Brasil, en Chile, en Perú, hay gobiernos de la derecha dura que buscan encerrar a Bolivia y cortar a uno de los últimos baluartes progresistas. Es algo muy grave pero no ha recibido suficiente atención este cerco que se está formando contra Bolivia, y desafortunadamente hay sectores intelectuales y algunas ONG’s que entran en el juego de criticar a Evo Morales desde la izquierda pero haciéndole el juego a la derecha.

DM: ¿Hay algún otro tema que quiera mencionar?

JP: Si.

Una cosa importante es el hecho que ahora con la elección de Bolsonaro, a pesar de que aún no ocupa el gobierno, asesinaron a dos líderes del Movimiento Sin Tierra, el movimiento campesino, y ambos fueron asesinados por escuadrones de la muerte, vinculados con los grandes terratenientes. Y esto no ha recibido ninguna respuesta positiva del gobierno. Incluso nombraron a un nuevo Ministro de Medioambiente, que es un abogado vinculado a los grandes terratenientes mineros que quieren cortar el bosque del Amazonas.

Entonces hay un doble ataque, uno político militar contra los activistas en el campo, y el otro es apoyo a los derechistas que quieren destruir el Amazonas. Es un gran peligro para la humanidad.

Lo otro, es que en Venezuela las elecciones municipales la derecha llama a la abstención, pero el hecho es que los opositores no se presentan como candidatos por razones claras: no quieren pruebas de fuerzas donde van a perder. A pesar de la grave situación económica, la alternativa de la derecha no es atractiva para muchos votantes.

Como no hay competencia política, sólo los concejales que se presentan por el Chavismo, la abstención podría alcanzar el 50% o el 60%, pero no es una indicación necesariamente de rechazo al gobierno, sino que se debe a que no hay competencia porque no hay opositores.

Finalmente, hay que discutir nuevamente la situación de Estados Unidos. Sigue el conflicto entre Trump y los Demócratas -que van a ocupar el Congreso, no el Senado- que dicen que van a empezar una investigación, un proceso contra Trump, para un impeachment. Es decir, dicen que lo van a acusar de que Trump mientió frente a los investigadores oficiales que indagaban el uso de fondos de campaña para comprar el silencio de dos prostitutas.

La decadencia de la política norteamericana es una vergüenza, lo único que pueden presentar contra Trump no es asociación con Rusia, es utilizar fondos electorales para comprar el silencio de prostitutas, lo Demócratas defendiendo a las prostitutas contra Trump y Trump defendiéndose con la idea de que pagar prostitutas no es parte de su campaña.

HS: Petras muchas gracias. Hasta el lunes. Un abrazo.

JP: Un abrazo.

James Petras

James Petras: Sociólogo estadounidense conocido por sus estudios sobre el imperialismo, la lucha de clases y los conflictos latinoamericanos.

> > > > > > > >