Evo Morales por ahondar proceso de cambio tras posible reelección

Con la aspiración de afianzar el proceso de cambio el presidente boliviano, Evo Morales, impulsa hoy su campaña de cara a los comicios de octubre, triunfo que lo conduciría a su cuarto mandato consecutivo.

Con logros entre los que sobresale la estabilidad económica de la nación andina la cual consiguió prácticamente quintuplicar su Producto Interno Bruto en apenas 13 años y una acertada redistribución de la riqueza, el dirigente de ascendencia aymara fomentó dicho crecimiento gracias a políticas como la nacionalización de los recursos naturales.

Tales éxitos son reconocidos por organismos internacionales y tienen reflejo en la calidad de vida de sus coterráneos.

Evo está trabajando en el área rural para erradicar la injusticia social, llegando con agua, salud, escuelas, instalaciones deportivas, apoyo en general, declaró a Prensa Latina María Isabel Armata, ama de casa.

En opinión de la joven Rosario Pérez falta mucho por hacer en el país; el proceso de cambio comenzado hace más de una década está a la mitad, por eso respaldo al mandatario, lo necesitamos, debemos continuar la obra iniciada, dijo.

La construcción de viales, la edificación de viviendas a personas de escasos recursos económicos, la distribución de ayudas monetarias a manera de bonos a estudiantes y bolivianos de la tercera edad y la campaña masiva de alfabetización son algunos de los programas defendidos por el mandatario.

Destaca igualmente la implementación del Sistema Único de Salud encaminado a universalizar el acceso a ese servicio, sin olvidar la asistencia a embarazadas.

Tenemos un programa sencillo: en la parte política, la refundación; en la económica, la nacionalización; y en la social, la redistribución de la riqueza (…) Vamos a ganar con la verdad frente a la falsedad de la derecha, afirmó el gobernante la víspera durante un acto en el departamento de Pando.

Según la primera encuesta nacional sobre intención de voto realizada por CiesMori para la cadena multimedia El Deber, Morales (37 por ciento) supera al ocupante del segundo lugar y representante de la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa (26 puntos porcentuales), su más cercano adversario.

Y aunque no se vislumbra ningún rival a su altura, los tiempos no son para confiarse.

El departamento de Estado de Estados Unidos ha enviado agentes de inteligencia a reuniones con sectores opositores con miras a la campaña para los comicios generales de octubre próximo, alertó recientemente el propio Morales.

Estamos informados, están reuniéndose con algunos comités cívicos, insistió.

Tales imputaciones se suman a denuncias previas sobre una supuesta injerencia estadounidense para unificar el voto opositor.

En medio de la batalla preelectoral, el primer presidente indígena del país enarbola la llamada agenda del bicentenario de la independencia 2020-2025, cuando confía en que podría profundizar las transformaciones emprendidas desde que asumió el poder.

Con Evo como gobernante hasta ese año, Bolivia tiene la posibilidad de convertirse en la mayor potencia de América Latina, ya está a la cabeza de la región en cuanto a crecimiento económico, opinó el ministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana.

Uno de los propósitos -precisó- es desterrar el flagelo de la pobreza extrema, en cambio la derecha pretende reeditar su discurso y volver al neoliberalismo.

En las elecciones generales los pobladores podrán escoger al presidente y vicepresidente del Estado Plurinacional, 130 diputados y 36 senadores para el período gubernamental 2020-2025.

Morales llegó a la presidencia en 2006 con el 54 por ciento de los votos y salió reelegido en 2009 y 2014 con más del 60 por ciento.

La oposición ha rechazado su nueva postulación al exigir que se respeten los resultados del referéndum celebrado en 2016, contrarios a una nueva nominación del actual dignatario, pero un fallo del Tribunal Constitucional de Bolivia reconoció luego el derecho del exlíder cocalero a buscar otro mandato.

Adalys Pilar Mireles

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: publi[email protected]