Gaza: Los forzadores del bloqueo

El buque humanitario “Spirit of Rachel Corrie” rompiendo el bloqueo israelí

Nota del editorjefe del Centro de investigación sobre mundialización

Este artículo de JulieLévesque constituye la primera parte de un reportaje sobre el buque humanitario solitario “Spirit of Rachel Corrie” con destinación Gaza. El buque alcanzó las aguas palestinas antes de que la marina israelí lo interceptara con brutalidad.

La misión la organizó Perdana Global Peace Foundation (PGPF) situada en Kuala Lumpur.

Desde hace ya varios años, Mondialisation.ca colabora de manera activa con PGPF con la gran iniciativa que tiende a criminalizar la guerra. Es en este contexto de colaboración constante que JulieLévesque, periodista para Mondialisation.ca, participó en este importante proyecto.

La planificación de la misión “Spirit of Rachel Corrie” no se hizo pública, a la inversa de la flotilla de la libertad que fue el objeto de debates y de polémica en los medias.

Las autoridades israelíes fueron asombradas. El Spirit of Rachel Corrie estuvo a menos de un kilómetro de la costa de Gaza. La marina israelí actuó de manera completamente imprevista, disparando sobre la tripulación y los pasajeros hasta que el Spirit of Rachel Corrie diese la vuelta hacia aguas egipcias.

Es con mucho valor que el Spirit of Rachel Corrie, con su jefeMatthias Chang de PGPF, desafió la legitimidad del gobierno israelí. Consiguió “atravesar” el bloqueo de Gaza y entregar por vía terrestre su carguero humanitario. 

La primera parte de este articulo pone de relieve el valor de los dos activistas irlandeses, Derek y Jenny, quienes desempeñaron un papel central en la organización de la misión “Rachel Corrie” del año pasado, y en la misión “Spirit of Rachel Corrie” de este año.

Michel Chossudovsky, Mondialisation.ca/Global Research, el 18 de julio de 2011

A finales de abril de 2011, me invitaron aparticipar en la misión Spirit of Rachel Corrie con destinación Gaza. La misión la organizaba Perdana Global Peace Foundation, una organización no gubernamental malasiana que obra promoviendo la paz en el mundo y que fue fundada por el antiguo Primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad.

 

Se trataba del primer intento para romper el sitio tras la agresión brutal de Mavi Marmara, en 2010, por comandos israelíes, los cuales mataron 9 activistas.

Hasta hoy, se trata de la única misión que pudo entrar en aguas palestinas este año. La marina israelí forzó el buque amenazando con armas para que éste dé marcha atrás. Más tarde, la misión fue bloqueada en las aguas territoriales egipcias a la altura del puerto de El-Arich durante 7 semanas. El buque de carga, que llevaba tuberías de PVC rígidas destinadas a la reparación del sistema de saneamiento destruido por la armada israelí, fue entregado a Gaza. La secunda parte de este artículo hará hincapié en la misión y sus implicaciones.

La misión Spirit of Rachel Corrie así como los recientes acontecimientos que circunden el intento fracasado de la Flotilla de la libertad II, destinada a levantar el sitio ilegal de Gaza, han hecho resaltar la importancia del activismo internacional dedicado a la causa Palestina.

Las Naciones Unidas, así como la mayoría de los gobiernos occidentales, han sostenido el gobierno israelí afirmando que los intentos de romper el sitio son “inútiles” y “provocadores”. La comunidad internacional cedió a las pedidas israelíes para disuadir tales intentos.

Esto levanta un problema crucial. El activismo internacional relativo a Palestina tiene hoy que oponerse a la supuesta comunidad internacional.

 

Los  forzadores de bloqueo

Parte I

Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir.”– Martín Luther King

Los hemos llamado los “boat people suicidas” y los “piratas pacíficos del Mediterráneo”. En 2008, Derek y Jenny Graham, marido y mujer, trocaron la comodidad y la calma de Irlanda por el alto mar mediterráneo y las cárceles israelíes. 

Los conocimos a finales de abril en Kuala Lumpur (KL), en Malasia. Perdana Global Peace Foundation (PGPF) contrató allí a la pareja como consejera en el contexto de un proyecto para romper el sitio ilegal de Gaza. Consistía en coordinar la misión “Spirit of Rachel Corrie” (El espíritu de Rachel Corrie) (SRC conocido también con el nombre de MV Finch), que consistía en un buque de carga que llevaba tuberías de PVC rígido para la reparación del sistema de desagüe destruido por la armada israelí.

En su piso en KL, tomándonos la típica taza de té irlandés les pido: “¿Qué hacéis en la vida?”. Esta pregunta banal valió una respuesta de Jenny Graham atípica: “¡Eso hacemos!”.

Increíble. ¿Quién hace eso? ¿Dejarlo todo para luchar en la batalla de otro?

“Cuando la gente me pide lo que hago en la vida, le digo que soy un forzador del bloqueo”, contesta el antiguo electricista Derek Graham, con orgullo y sonrisa disimulada. “Para ello vivimos, es lo que nos motiva”, añade Jenny. “Estábamos muy cómodos en Irlanda, pero yo ni era feliz ni tenía buena salud. Una tarde le dije a Derek: “Me parece bien todo eso. Tenemos una casa, dos coches, dos comercios, pero me aburro muchísimo. Eso no es para mí”.” 

Derek Graham, Jenny Graham y Alan Lonergan de Sadaka, « The Ireland Palestine Alliance ».

Alan formaba parte del equipo terrestre de la misión Spirit of Rachel Corrie.

Cogieron un globo terráqueo, le dieron una vuelta y dejaron el dedo caer al azar en un país: Chipre. Vendieron sus comercios por pacotilla y se instalaron en la isla del Mediterráneo donde se hicieron repentinamente activistas pro palestinos a tiempo completo.

“Ya estábamos a favor de los Palestinos, pero es en el año 2008 en Chipre que oímos hablar de barcos con destino Gaza”. He navegado toda la vida y me dije que sí, tengo ganas de hacer este tipo de cosa”. Desde aquel entonces, Derek ha desafiado el sitio de Gaza seis veces. Tres se hicieron con éxito.

“Y aquí estamos, preparando barcos para Gaza. En todo la vida, jamás fui tan feliz y con tan buena salud”, añade la mujercita de los ojos azules vivos.

Durante su estancia de tres meses en Malasia, la pareja tuvo que justificarse varias veces sobre las causas de su devoción por la causa palestina. “Nos piden a menudo: “Ustedes no son musulmanes, entonces ¿por qué se implican en este asunto?” No es cuestión de religión sino que es humanitario. Este país ha sido devastado por la guerra. ¡Los Palestinos no tienen nada! La mayoría de los niños ni siquiera tiene zapatos”, revela ella.

Derek añade: “Las mujeres tienen que cortar pañales para fabricarse compresas, ¡qué humillación!”

Jenny sigue: “Allí, siempre hay aviones no tripulados que vuelan encima de ti. Si conseguimos ir, ya verás la desolación. Lo peor en esa historia es que no se trata de un desastre natural sino humano. Sin embargo, lo que resulta más extraordinario es la acogida de los Palestinos. ¡Son tan expresivos! Un montón de gente te viene a ver, a tocarte y los niños te quieren coger de la mano. Los habitantes de Gaza se alegran mucho que todavía hay gente en el mundo que se preocupa por ellos.”

El activismo propalestino: luchar y morir por la justicia

El Spirit of Rachel Corrie era el segundo intento de Jenny para romper el sitio. Ella estaba con su marido en el Rachel Corrie, el año pasado, a la vez que Matthias Chang, el jefe de la misión SRC, y entre otros muchos, Denis Halliday, el antiguo vicesecretario general de las Naciones Unidas (ONU), así comoMaireadMaguire, galardonada por el premio Nobel de la paz.

Jenny cuenta:

“Estábamos en aguas internacionales cuando la marina israelí nos pidió dar media vuelta. Rechazamos. Los israelíes abordaron el navío vociferando. No son capaces de hablar, sólo te gritan a la cara. Pusieron a Derek de rodillas y le apuntaron con un arma en la sien. En este momento, creí que no lo volvería a ver jamás.

Me han cacheado desnuda. Querían que me escondieradetrás de una especie de sábana pero me negué: “No. Quiero que todo el mundo vea el sufrimiento que me hacéis”. Y entonces quité mi ropa delante de todo el mundo. Los soldados quedaron estupefactos.

De esta manera, se encontraron en un centro de detención en Ashdod, en Israel, y les prohibieron el acceso al territorio por un periodo de diez años por haber entrado de forma ilegal en Israel.

La verdad es que nunca entraron en Israel de forma ilegal: son los israelíes quienes lo llevaron por la fuerza. No obstante, eso demostró una vez más que cuando se trata del conflicto con Israel y Palestina, a la justicia no le importa ni los hechos ni la lógica.

“La detención arbitraria es costumbre en las cárceles israelíes. ¡Mucha gente está en ellas desde hace varios años sin saber por qué!”, señala Derek.

El buque Rachel Corrie llevaba ayuda humanitaria tal como hormigón, material escolar y material médico. Fue llevado al puerto de Ashdod y fue asaltado por los israelíes. Hoy, todavía no han distribuido el suministro. El cemento, al igual que el acero, el hormigón, además de otros materiales, están permitidos en Gaza únicamente “con arreglo a proyectos autorizados por las autoridades palestinas y establecidos por la comunidad internacional”. (Ministerio israelí de asuntos extranjeros, Gaza: Lists of Controlled Entry Items, el 4 de julio de 2010).

Matthias Chang, un abogado malasiano, es uno de los arquitectos de la Flotilla de la libertad I y jefe de la misión de PGPF, que ha dedicado más de 40 años de su vida en la defensa de la paz y de la justicia. Él explica las razones por las cuales los dos buques financiados por PGPF fueron nombrados en honor del activismo estadounidense:

“Rachel Corrie simboliza lo que motiva a la gente además de la religión. Se han incautado del primer buque pero su espíritu se perpetúa.Su coraje y su determinación inspiran más allá de las cuestiones religiosas.” (Remítase al informe de la misión Rachel Corrie del 2010, redactado en inglés por Matthias Chang, “Merging with Rachel Corrie – A Dedication to Non-violence”).



Matthias Chang

 

“Cuando se dirigían al capitán, antes de arrestarnos, los oficiales de la marina israelí no se atrevían a decir el nombre del buque. Lo llamaban siempre por su antiguo nombre, MV Linda. Nunca lo llamaban Rachel Corrie”, afirma Jenny.

En el 2003, con 23 años, la activista estadounidense Rachel Corrie ha sido aplastada hasta la muerte por un buldócer mientras ella se oponía pacíficamente a la destrucción de una casa palestina.  

La cualificaron de manera injusta e diabólica como una “activista estadounidense de extrema izquierda” (Jacob Shrybman, Debunking the Gaza Siege Myth, Huffington Post, 3 de mayo de 2010) que “intervino en una operación militar cuya meta era la destrucción legal de una casa vacía, utilizada para disimular [un túnel] que tomaban los terroristas palestinos para pasar clandestinamente en Gaza armas de Egipto” (Mitchell G. Bard, Myths and Facts Online. Onlines Exclusives, Jewish Virtual Library). Sus padres han demandado al estado de Israel y esperan el juicio previsto para abril de 2012.

Rachel Corrie



Rachel Corrie después de ser aplastada por un buldócer de la armada israelí.


 

Presentan a los activistas propalestinos como terroristas

Con frecuencia, presentan a los propalestinos como terroristas, partidarios del terrorismo, simpatizante del Hamas, antisemitas, etc.

Un diputado británico, Georges Galloway, entregó ayuda humanitaria con Viva Palestina, en 2009 y le prohibieron el acceso al territorio canadiense este mismo año. Jason Kenney, el ministro de la Ciudadanía de la Inmigración y del Multiculturalismo, dijo que M. Galloway había “entregado, públicamente y francamente, decenas de millares de dólares al jefe de una organización terrorista antisemita prohibida que se llama Hamas”. (Cathryn Atkinson, National security claim rejected by judge in bid to redact Galloway emails, rabble.ca, el 20 de abril de 2010).

M. Galloway llevó al gobierno canadiense ante los tribunales y ganó el juicio. El juez sacó la conclusión de que el gobierno conservador le había prohibido acceso al territorio “por estar en desacuerdo con su visión política, y no por representar un peligro para los canadienses”. (John Bonnar, George Galloway returns to Canada this weekend, rabble.ca, el 30 de septiembre de 2010).

Al igual que Rachel Corrie y otros cuantos, Derek y Jenny distan mucho de ser defensores del terrorismo y dedican su vida a las víctimas de la ocupación ilegal israelí arriesgándose por llevar ayuda humanitaria y bienes de primera necesidad.

Con las amenazas de muerte y las muertes de amigos, la vida de un activista propalestino no tiene nada de fácil.

“Oh, nos han amenazado de muerte, pero nos da igual”, admite Jenny encogiéndose de hombros con indiferencia. “Nos pueden amenazar pero eso no nos parará”.

¿No teméis por vuestra vida? “¡Claro que sí! Pero la causa palestina es lo que nos anima. Si muriese Derek, yo sobreviviría y seguiría con el combate. Me dolería, pero sobreviviría. Es igual para él.”

Este comportamiento humanitario temerario y esta devoción les han costado la vida a numerosas personas. Además de que murieron numerosos periodistas y activistas palestinos en su propio combate, varios activistas extranjeros fueron matados por la armada israelí, por el Mosad, o por asesinos a sueldo.

A Thomas Hurndall, un estudiante británico de fotografía, le dispararon en la cabeza en 2003 mientras intentaba salvar a niños de tiradores de primera israelíes. Murió en enero de 2004, a los 22 años, después de haber estado nueve meses en el coma. Al igual que Rachel Corrie, era miembro del International SolidarityMovement (ISM), una organización que reúne a pacifistas palestinos y extranjeros. 

Thomas Hurndall



Thomas Hurndall cuando le alcanzó la bala de un tirador de primera israelí.

 

A Vittorio (Víctor) Arrigoni, el amigo italiano de Derek y Jenny, lo torturaron y lo mataron en circunstancias extrañas. Derek describea su amigo: “Era un gigante tierno. Tenía los brazos más gordos que jamás vi, pero no hubiera matado ni una mosca. Y toda la gente lo quería, ¡sobre todo las mujeres! ¡Oh, cuanto lo querían!”

 

Vittorio Arrigoni  acompañado por una niña palestina.

Vittorio Arrigoni torturado e estrangulado, cuando estuvo detenido como rehén.

 

El asesinato fue atribuido a un grupo salafista que negó ser responsable de su muerte.

Y la historia atroz sigue: “Antes de que lo mataran, los israelíes raptaron a Vittorio mientras él se ponía como escudo humano en un barco de pescadores palestinos. Lo enceraron durante meses en un servicio que no habían limpiado durante años. Cuando lo sacaron, estaba comido por los gusanos y tenía ampollas por todo el cuerpo.”

(VIDEO) Vídeo realizado por Vittorio Arrigoni que nos enseña la vida cotidiana de los Palestinos bajo los tiros israelíes.

Con 36 años, Víctor habría sido matado por un grupo salafista oscuro, supuestamente como respuesta al rapto de uno de sus jefes por el Hamas. Algunas personas que lo conocieron así como dirigentes del Hamas creen más bien que se trata de la obra del Mosad, que es el servicio de información israelí, cuya meta era “intimidar a los activistas extranjeros que esperaban llegar a Gaza por el mar con la siguiente flotilla”. (Associated Press y Haaretz Service, Hamas official hints Israel killed Italian activist to intimidate future Gaza flotilla members, Haaretz.com, el 15 de abril de 2011).

Por lo que se refiere al Mosad, Jenny admite: “Oh, sabemos que nos vigilan. Han sacado fotos de nosotros en Irlanda. Cuando me interrogaron en la cárcel, he visto las fotos y les dije: “¡Estas fotos las habéis sacado en Irlanda!” Me dijeron que no. Y añadí: “El jersey que llevo en esta foto, nunca lo he llevado conmigo, lo dejé en casa.” ”

Ella agrega: “Recuerdo una vez cuando Víctor y yo estábamos en una terraza y que uno de ellos estaba en su coche al otro lado de la calle. Víctor lo miró y levantó la taza como para decir: “¿Quieres un café?” Pero los que vemos no son una amenaza. Los que no vemos lo son.”

Desgraciadamente, estos fallecimientos no llaman demasiado la atención de los medias. La mayoría de la gente no conoce ni a Rachel Corrie ni tampoco a Vittorio Arrigoni. Si la muerte de un palestino no merece una plaza en los periódicos, ¿por qué merecería una la muerte de un activista propalestino?

El ataque brutal del año pasado a bordo del Marvi Marmara ha sido una excepción. Aunque haya enfocado a Israel de manera poco halagadora, el asesinato de nueve activistas a bordo fue explotado con el fin de desalentar a los activistas que desafían el sitio ilegal de Gaza.

No obstante, el número de activistas que se ha juntado a la Flotilla de la libertad este año demuestra que el baño de sangre del año pasado no fue eficaz para desanimar a los activistas en su intento de romper el sitio.

La ironía amarga del destino hizo que Israel consiguiera convencer a las Naciones Unidas así como a los gobiernos occidentales para que se condenaran tales diligencias y para que disuadieran los ciudadanos que quieran desafiar la violación flagrante del derecho internacional por Israel. 

La función insidiosa del Secretario general de las Naciones Unidas

Gracias al apoyo de Ban Ki-moon, la violación del derecho internacional por Israel ha sido validada por la ONU. En una declaración totalmente absurda del último mes de mayo, el Secretario general de la ONU ha conseguido “poner la realidad en completo desorden” presentando al sitio ilegal de Gaza como legítimo. Según Ban Ki-moon, “la ayuda y los bienes destinados a Gaza tendrían que ser traídos por vías establecidas y legítimas.”

Conviene destacar que varios enviados de la ONU, como Desmond Tutu, NaviPillay y Richard Falk, condenaron explícitamente el bloqueo israelí subrayando el hecho de que viola la Carta de la ONU y la doctrina fundamental del derecho humano.

Este miércoles, el delegado de la ONU, arzobispo Desmond Tutu, dijo del bloqueo israelí ilegal de la banda de Gaza que era un “sitio” de “violación flagrante de los derechos humanos”, recordando a los grupos de defensa que acusan a Israel por infligir un castigo colectivo. (U.N. envoy Tutu calls Gaza blockade illegal, Reuters, el 28 de mayo de 2008. Es la autora la que subraya.)

La Señora Pillay declaró que el bloqueo era ilegal conforme a los derechos de la persona y a los derechos humanitarios internacionales, y que “tiene que acabar ya”. (UN rights chief urges Israel to end ‘illegal’ Gaza blockade, Ma’an News Agency, el 18 de noviembre de 2008. Es la autora la que subraya.)

Richard Falk, enviado especial de la ONU en los territorios palestinos ocupados […] afirmó que el bloqueo constituía “una política deliberada de castigo colectivo la cual no se puede defender legalmente y es moralmente reprensible”. (UN Expert Prof. Em. Richard Falk calls for immediate lifting of Israeli blockade of Gaza, UN News Center, el 23 de junio de 2011. Es la autora la que subraya.)

Por otro lado, el Secretario general de la ONU, que traiciona su mandato, ha presentado la flotilla como “potencialmente violenta”:

El Secretario general ha recurrido a todos los gobiernos concernidos para que utilizaran su influencia con el fin de disuadir tales flotillas, las cuales pueden degenerar en conflictos violentos. (United Nations, Statement Attributable to the Spokesperson of the Secretary-General on Letters by the Secretary-General about Possible Flotillas to Gaza, el 27 de mayo de 2011).

Sin embargo, en septiembre del 2010, la misión de indagación establecida por Comisión de derechos del hombre de las Naciones Unidas concluyó que Israel había ejercido una violencia excesiva e inútil hacia civiles no armados.

–  Los militares israelíes manifestaron una “violencia totalmente inútil”.

– El comportamiento de los militares israelíes hacia los pasajeros de la flotilla fue “desproporcionado y excesivo”.

Ningún arma fue entrado a bordo de los buques de la flotilla a parte dealgunos tirachinas.

– “Seis de las personas muertas fueron víctimas de ejecuciones sumarias, dos fueron asesinadas después de haber sido heridas de gravedad sin defensa alguna”.

– “Agredieron a los pasajeros dándoles patadas y garrotazos. Sobre tres de las embarcaciones los pasajeros fueron también sometidos a una violencia innecesaria por parte de las fuerzas israelíes mientras tomaban el control”.

– Cuando desembarcaron a los pasajeros en el puerto de Ashdod, intentaron darles a firmar confesiones según las cuales habrían entrado ilegalmente en Israel. A los que rechazaron firmar o dar sus huellas dactilares les golpearon.

– “El trato en la tierra era un prolongamiento del trato a bordo de los buques después de que hayan tomado el control”, [y] al final de la prueba, los pasajeros tuvieron que aguantar más violencia aun, incluyendo los golpes antes de su deportación en el aeropuerto internacional Ben Gourion cerca de Tel Aviv.(UN rights probe into Gaza flotilla incident rebukes Israel for ‘unnecessary’ violence, UN News Center, el 27 de septiembre de 2010.Es la autora la que subraya).

El problema fundamental radica en la naturaleza antidemocrática del Consejo de seguridad de la ONU. Aunque la Junta general de la ONU que representa realmente la comunidad internacional, haya condenado a Israel, la decisión real la toma el Consejo de seguridad. Este último representa a los cinco miembros permanentes (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China), así como a diez miembros no permanentes, los cuales pueden poner su veto en cualquier resolución.

En lo que se refiere a las resoluciones que critican a Israel, el número de vetos por parte de Estados Unidos es sorprendente e impidió a la ONU entrar en su deber que consiste en :

preservardel problema de la guerra a generaciones futuras […]

proclamar de nuevo nuestra fe en los derechos fundamentales del individuo, en la dignidad y en el valor de la persona humana, en la igualdad de los derechos de los hombres y de las mujeres, así como de las naciones pequeñas y grandes

crear las condiciones necesarias al mantenimiento de la justicia y del respecto de las obligaciones que nacieron de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional (Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas. Es la autora la que subraya.).

La necesidad del activismo propalestino

Recientemente la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton declaró lo siguiente:

No creemos que la flotilla sea un esfuerzo necesario o útil para intentar ayudar al pueblo de Gaza […] No es útil que las flotillas intenten provocar acciones entrando en las aguas israelíes creando una situación en la cual los Israelíes tienen derecho de defenderse.(Remarks With Philippines Foreign Secretary Albert del Rosario After Their Meeting, U.S. Department of State, el 23 de junio de 2011. Es la autora la que subraya.)

En un amargo cambio total, presentan a Israel el opresor como si fuera la víctima: Israel está amenazado y tiene “derecho a defenderse”. Además, la Señora Clinton afirma que las flotillas “provoca[n] acciones entrando en las aguas palestinas”, mientras que en realidad, nunca lo han hecho y nunca lo harán. Estas aguas no pertenecen a Israel: se trata o bien de aguas internacionales o de palestinas. Estas últimas las contrala la armada israelí de forma ilegal.

En el terreno, sin embargo, los esfuerzos empleados para romper el sitio no los ven inútiles.

A pesar de las declaraciones según las cuales “la flotilla no es necesaria”, la realidad en el terreno demuestra que el único medio eficaz para dar un cambio en la vida palestina es la acción directa no violenta.

La presión impuesta por la flotilla llevó a tres cambios importantes en la política del sitio de Israel en Gaza; en la cobertura mediática y en el interés público para la escena de crimen en Gaza; y,frente al bloqueo, en la toma de posición por la cual los gobiernos y las instituciones fueron obligados. (Adam Shapiro, Gaza flotillas havemade a difference, Gulf News, el 6 de Julio de 2011. Es la autora la que subraya.)

Siempre y cuando la ONU contravendrá en su propia carta y no se opondrá a las violaciones israelíes del derecho internacional y de los derechos humanos fundamentales, los activistas que defienden a los palestinos persistirán en su búsqueda de justicia y de dignidad. A este propósito, la esperanza no sólo es útil sino también necesaria.

La versión inglesa de este artículo: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=25606

Traduzido por Stéphanie Dehorter para Mondialisation.ca.

Julie Lévesque es periodista e investigadora en el Centro de investigación sobre Mundialización.

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]