Guerra de Estados Unidos contra Rusia “por otros medios”

Región: ,

Estados Unidos bajo las dos alas de su partido de guerra representa una amenaza global sin igual.

Por primera vez en la historia mundial, una nación amenaza a todos en todas partes, tanto en casa como en el extranjero. Se arriesga a la destrucción del planeta tierra para pasar a poseerlo, junto con todas sus formas de vida.

Las naciones que no subordinan sus derechos soberanos a los intereses (estadounidenses) son considerados enemigos y amenazas a su seguridad nacional.

En el apogeo de su poder e influencia después de la Segunda Guerra Mundial, la influencia de Estados Unidos ha venido disminuyendo durante décadas, especialmente después del 11 de septiembre. Se trata de la misma dinámica que ha derribado a otros imperios y que ahora condena el sistema de dominación de Estados Unidos.

China, Rusia y otras naciones están aumentando su influencia, mientras Estados Unidos la está disminuyendo debido a su arrogancia imperial, guerras interminables contra enemigos inventados, la explotación de la gente de a pie en su propio territorio y en el extranjero, así como la falta de voluntad para cambiar.

La nación en la que crecí ya no existe desde hace mucho tiempo. Nunca hermoso, hoy se le teme en escala mundial, no se respeta, explota a su clase trabajadora, el país se transformó en una sociedad de gobernantes títeres, en un país inseguro donde resulta imposible vivir.

En cambio, Rusia no beligerante no amenaza a nadie. Es el principal defensor mundial de la paz y la estabilidad entre las principales potencias.

Sin embargo, Estados Unidos considera que Moscú constituye una amenaza para su seguridad nacional: se trata de una concepción inventada, sin sustento real.

Las relaciones de cooperación para mutuo beneficio de ambas partes son inalcanzables porque la clase dominante de “línea dura” de Washington rechaza el acercamiento con una nación que está en su lista de objetivos para un “cambio de régimen”.

Estados Unidos sanciona la guerra contra Rusia. La llamada Ley de Responsabilidad del Estado de Derecho Magnitsky de 2012 es una de las numerosas acciones inaceptables de la Guerra Fría 2.0 en contra de Moscú.

Los legisladores estadounidenses responsabilizan a sus autoridades por la muerte del ciudadano ruso Sergey Magnitsky bajo custodia policial.

Una investigación ordenada por el entonces presidente Medvedev atribuyó su muerte al abandono médico.

La legislación de la Ley Magnitsky impone prohibiciones de visa, congelamiento de activos y otras sanciones a los ciudadanos rusos acusados ​​de cometer abusos en contra de los derechos humanos.

Sergey Lavrov calificó la Ley Magnitsky de ” antirrusa”. El viceministro de Relaciones Exteriores, Ryabkov, advirtió sobre contramedidas duras y calificó la medida de legislación extraterritorial “escandalosa…inadmisible”.

Se trató y se trata de golpear a Rusia, uno de los muchos ejemplos de acciones inaceptables de Estados Unidos, mientras que el principal abusador de derechos humanos en el mundo y en el extranjero es Estados Unidos, que culpa a otras naciones por sus graves crímenes.

Tras el golpe de estado del régimen de Obama en Ucrania, que reemplazó al gobierno democrático por un gobierno golpista infestado por los nazis, Rusia fue acusada falsamente de “agresión” en Ucrania, especialidad estadounidense, sanciones inaceptables impuestas, incluso por permitir que los habitantes de Crimea corrigieran un error histórico reincorporándose a la Federación Rusa.

La Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés) de 2017 apuntó a Rusia para su “injerencia electoral” de 2016 en Estados Unidos, A pesar de que no existe evidencia que lo sugiera, lo mismo sobre su participación (inexistente) en la guerra de Kiev contra Donbass y su participación legítima para ayudar a Siria a combatir a los terroristas apoyados por Estados Unidos.

Bajo los gobiernos de Obama y Trump, decenas de diplomáticos rusos fueron expulsados de Estados Unidos de forma inaceptable, sus autoridades incautaron ilegalmente propiedades diplomáticas rusas.

Después del envenenamiento de Sergey y Yulia Skripal en el Reino Unido, no exite evidencia que sugiera que Moscú haya tenido algo que ver, sin embargo, se impusieron más sanciones ilegales de Estados Unidos al país.

Luego, el incidente del Estrecho de Kerch en noviembre de 2018, una probable provocación de Estados Unidos, que involucró a tres buques ucranianos que ingresaron a aguas rusas sin solicitar permiso como corresponde.

No cumplieron con los requerimientos, con lo cual, Rusia se vio obligada a responder a la defensiva contra su acción hostil, los buques fueron interceptados y capturados.

Los miembros de su tripulación fueron arrestados por violar los artículos 19 y 21 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM). Rusia actuó legalmente.

En agosto, la orden ejecutiva de Trump autorizó más sanciones de Estados Unidos contra Moscú, imponiendo restricciones financieras internacionales en el país.

De conformidad con la orden ejecutiva 13685 (diciembre de 2014), el Departamento del Tesoro sancionó el jueves a una empresa rusa, cinco buques y tres personas por entregar combustible para aviones a las fuerzas rusas en Siria, involucradas en ayudar a Damasco a combatir a los yihadistas apoyados por Estados Unidos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia criticó la acción hostil, calificándola de “apoyo descarado (de Estados Unidos) al terrorismo”, y agregó:

Las sanciones estadounidenses recientemente impuestas a “los ciudadanos rusos, varios buques y una empresa (son) 75 desde 2011 cuando Washington abandonó su política de “restablecer “las relaciones bilaterales y comenzó a destruirlas”.

“Desde entonces, los incitadores estadounidenses de la política de sanciones contra Rusia no han logrado ningún resultado. Esta vez, probablemente exaltaron su propia imprudencia”.

“Estados Unidos ha demostrado su apoyo abierto al terrorismo … Las máscaras…se han caído mientras hablamos de planes directos (estadounidenses) para evitar la eliminación completa de los terroristas en territorio sirio”.

“La parte rusa ha notado con preocupación durante mucho tiempo que Washington está ‘supervisando’ (ISIS, al-Nusra y otros) terroristas… proporcionándoles todo lo necesario y tratando de protegerlos de los ataques, aunque (ellos) son reconocidos como organizaciones terroristas en todas partes”.

“Para Rusia, las sanciones no son nada nuevo. La lucha contra los terroristas en Siria continuará a pesar de que Estados Unidos los patrocine y ocupe ilegalmente una parte del territorio de este país soberano, lo que obstaculiza la solución del conflicto”.

“Condenamos el cinismo y la falta de escrúpulos de las políticas de Washington”.

No hay ambigüedad sobre el apoyo de Estados Unidos al ISI y al-Qaeda, sus brazos metidos en Siria, junto con yihadistas de ideas afines en la región y en otros lugares.

Utilizándolos como representantes imperiales, el Pentágono y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) arman, financian, capacitan y dirigen activamente estos elementos: los medios de comunicación se mantienen en silencio frente a la realidad que ocurre en los “teatros de guerra” de Estados Unidos.

¿Cómo responderá Moscú a la última acción hostil de Estados Unidos? ¿Reconocerá finalmente que extender el alcance diplomático a ambas alas de su partido de guerra es un ejercicio inútil?

No enfrentar sus acciones inaceptables es un signo de debilidad, lo que fomenta más de lo mismo.

¿El Kremlin responderá a la hostilidad de Estados Unidos? El reconocimiento de la realidad y actuar de manera apropiada lo ha hecho desde mucho tiempo atrás.

La dureza es el único lenguaje que entiende la clase dominante de Washington.

¿Las políticas del Kremlin hacia Estados Unidos serán un reflejo de la realidad por venir, reconociendo las relaciones adversas que no van a cambiar y abandonando la concepción de que ambas naciones son socios?

Stephen Lendman

Stephen Lendman: Investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research), es también corresponsal en Chicago.

*

 Artículo original en inglés:

US War on Russia by Other Means, publicado el 27 de septiembre de 2019.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: pub[email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]