Hay que desconectarse de “El Gran Reinicio” mundial y “El Estado Profundo”

Región:

Nota del Editor: Este artículo fue publicado por primera vez en Global Research el 17 de junio de 2020.

Imagina que estás viviendo en un mundo que te dicen, es una democracia, e incluso lo crees, pero tu vida y tu destino están en manos de unos cuantos oligarcas ultra ricos, ultra poderosos y ultra inhumanos. Pueden llamarse “Estado Profundo” (‘Deep State’), o simplemente “La Bestia” (‘The Beast’), o cualquier otra cosa oscura o imposible de rastrear, no importa. Son inferiores a un 0,0001%.

A falta de una mejor expresión, llamémosles por el momento “personajes oscuros”.

Estos “personajes oscuros” que pretenden dirigir nuestro mundo nunca han sido elegidos. No necesitamos mencionarlos por su nombre. Descubrirás quiénes son y por qué son famosos, algunos de ellos son invisibles. Han creado estructuras u organismos sin ningún sustento legal. Están fuera de toda legalidad internacional. Son la vanguardia de “La Bestia” (‘The Beast’). Tal vez haya varias Bestias en competencia. Pero todas persiguen el mismo objetivo: La conformación de un Nuevo Orden Mundial.

Estos “personajes oscuros” llevan a cabo, por ejemplo, el Foro Económico Mundial (que representa a la gran industria, las altas finanzas y la gran fama), el Grupo de los 7 – G-7, el Grupo de los 20 – G-20 (los líderes de las naciones económicamente “más fuertes”). También hay organizaciones de menor tamaño, por ejemplo, el Club Bilderberg, el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, por sus siglas en inglés), Chatham House y otras más.

Los miembros de todas estas agrupaciones se relacionan unos con otros. Representan menos de un 0.001%. Se han ungido por encima de gobiernos soberanos nacionales electos constitucionalmente, y por encima de EL organismo mundial multilateral por excelencia, la Organización de Naciones Unidas (ONU).

De hecho, han cooptado a la ONU. Los directores generales de la ONU, así como los directores generales de los múltiples organismos especializados de la ONU, son elegidos principalmente por Estados Unidos, con el consentimiento de sus vasallos europeos, de acuerdo con el perfil político y psicológico del candidato. Si su “desempeño” como jefe de la ONU o jefe de uno de los organismos especializados de la ONU falla, sus días están contados. Cooptados o creados por la (s) Bestia (s) también son la Unión Europea, los organismos de Bretton Woods, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como la Organización Mundial del Comercio (OMC) y, no se equivoquen, la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, que no tiene dientes, para garantizar que la ley siempre esté del lado de los que no tienen ley.

Además de las instituciones financieras internacionales, el Banco Mundial y el FMI, existen los llamados bancos regionales de desarrollo e instituciones financieras similares, que mantienen a raya a los países de sus regiones respectivas.

Al final, es la economía financiera o de la deuda la que controla todo. El bandolerismo neoliberal de Occidente ha creado un sistema en el que la desobediencia política puede ser castigada por la opresión económica o el robo de activos nacionales en territorio internacional. El denominador común del sistema es el (todavía) omnipresente dólar de Estados Unidos.

Las élites orquestaron en el Foro Económico Mundial el “Gran Confinamiento”

“Individuos que no fueron electos”

La supremacía de estos “personajes oscuros” no elegidos está cada vez más a la vista. Nosotros, el Pueblo, consideramos “normal” que tomen las decisiones, no lo que llamamos, o que una vez estuvimos orgullosos de llamar, nuestras naciones soberanas y gobiernos elegidos democráticamente. Se han convertido en un rebaño de ovejas obedientes.

“La Bestia” (‘The Beast’) ha tomado el control gradual y silenciosamente. No nos hemos dado cuenta. Es la táctica del salami: Cortas un trocito a otro y, cuando el salami se va, te das cuenta de que no te queda nada, que tu libertad, tus derechos civiles y humanos se han ido. Para entonces ya es demasiado tarde. El caso en cuestión es la Ley Patriota de Estados Unidos. Fue preparada mucho antes del 11 de septiembre. Una vez que “sucedió” el 11 de septiembre, la Ley Patriota fue aprobada por el Congreso en muy poco tiempo -para la protección de la gente-, la gente lo pidió por miedo y ¡Bingo!, la Ley Patriota eliminó aproximadamente un 90% de la libertad y los derechos civiles de la población estadounidense. “Para bien”.

Nos hemos convertido en esclavos de “La Bestia” (‘The Beast’). “La Bestia” (‘The Beast’) llama la atención sobre el auge o la caída de nuestras economías, sobre quién debe ser encadenado por la deuda, cuándo y dónde debe estallar una pandemia, y sobre las condiciones para sobrevivir frente la pandemia, por ejemplo, el confinamiento social. Y para colmo: Los instrumentos que utiliza “La Bestia” (‘The Beast’), muy inteligentemente, son un enemigo invisible y diminuto, llamado virus, y un monstruo enorme pero también invisible, llamado MIEDO. Eso nos mantiene fuera de la calle, de las reuniones con nuestros amigos y de nuestro entretenimiento social, teatro, deportes o un día de campo en el parque.

Pronto “La Bestia” decidirá quién vivirá y quién morirá, literalmente, si lo permitimos. No está muy lejos de suceder. Otra ola de pandemia y las personas van a suplicar, gritar y gritar por una vacuna, por su sentencia de muerte y por una súper bonanza para ‘Big Pharma’, por los objetivos de los eugenistas que deambulan descaradamente por el mundo, véase. Todavía hay tiempo para decir colectivamente NO. De forma colectiva y solidaria.

Tomemos el último caso de impostura flagrante. Convenientemente, después de la primera ola de la covid-19, al menos en el Norte Global, donde se toman las principales decisiones mundiales, a principios de junio de 2020, el presidente no electo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, anunció “El Gran Reinicio”. Aprovechando el colapso económico y la crisis, como en “la Doctrina del Shock”, el señor Schwab, uno de los principales representantes de “La Bestia” (‘The Beast’), anuncia lo que el Foro discutirá y decidirá para el futuro en su próxima reunión de Davos en enero de 2021. Para más detalles véase aquí (texto en inglés).

¿Aceptaremos nosotros, el pueblo, la agenda del Foro Económico Mundial que nadie eligió?

La reunión se enfocará en la “protección” de lo que queda de la Madre Tierra; obviamente, en el centro estará el “calentamiento global” a base de CO2 provocado por el hombre. El instrumento para esa “protección” de la Naturaleza y la Humanidad será la Agenda 2030 de la ONU, que equivale a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se centrará en cómo reconstruir la economía mundial destruida de forma deliberada, respetando los principios (“verdes”) de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Eso sí, todo está conectado. No hay coincidencias. La infame Agenda 2021, que coincide y complementa la llamada Agenda 2030 de la ONU, será debidamente inaugurada por la declaración oficial del Foro Económico Mundial para “El Gran Reinicio”, en enero de 2021. De forma similar, la implementación de la agenda de “El Gran Reinicio” comenzó en enero de 2020, con el lanzamiento de la pandemia del coronavirus, planificada durante décadas, a través de eventos públicos como el Informe Rockefeller 2010 y su “Lock Step” , y el Evento 201, del 18 de octubre en Nueva York, que simuló por computadora una pandemia, dejando dentro 18 meses, 65 millones de muertes y una economía en ruinas, programada solo unas semanas antes del lanzamiento de la actual pandemia del coronavirus. Véase COVID-19, We Are Now Living the “Lock Step Scenario” y aquí y aquí (textos en inglés).

Los disturbios raciales

Los disturbios raciales, iniciados por el movimiento “Las vidas negran importan” (‘Black Lives Matter’) (financiado por la Fundación Ford y la Fundación ‘Open Society’ de Soros), luego del brutal asesinato del afroamericano George Floyd por una pandilla de policías de Minneapolis y propagándose como fuego por el matorral en más de 160 ciudades, primero en Estados Unidos, luego en Europa, no conectadas a la agenda de “La Bestia” (‘The Beast’), sino que fueron una conveniente desviación de atención de la catástrofe humanitaria que dejó la COVID-19. Véase aquí (texto en inglés).

El nefasto plan de “La Bestia” (‘The Beast’) para implementar lo que realmente está detrás de la Agenda 2030 de la ONU es la poco conocida Agenda ID2020. Véase The Coronavirus COVID-19 Pandemic: The Real Danger is “Agenda ID2020” (texto en inglés). Ha sido creado y financiado por el gurú de la vacunación, Bill Gates, y la Alianza Global para Vacunas e Inmunizaciones (GAVI, por sus siglas en inglés), ‘Big Pharma’, involucrada en la creación de vacunas contra coronavirus, y que financia junto con la Fundación Bill y Melinda Gates parte importante del presupuesto de la OMS.

La gran industria farmacéutica interesada en comercializar la vacuna contra la COVID-19

“El Gran Reinicio”, como lo anunció Klaus Schwab del Foro Económico Mundial, supuestamente se implementa mediante la Agenda ID2020. Pero es más de lo que parece. La Agenda ID2020 incluso está anclada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que el objetivo 16.9 establece que “para 2030 habrá identidad legal [digital] para todos, incluido el registro gratuito de nacimientos”. Esto encaja perfectamente con el objetivo 16: ” Promover sociedades pacíficas e incluyentes para el desarrollo sostenible, proporcionar acceso a la justicia para todos y construir instituciones eficaces, responsables e incluyentes en todos los niveles”.

Siguiendo el camino oficial de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda ID2020 ‘implementadora’, que actualmente se está probando en estudiantes en Bangladesh, proporcionará identificaciones digitalizadas posiblemente en forma de nano-chips implantados junto con programas de vacunación obligatorios, promoverá la digitalización del dinero y la implementación del sistema 5G, lo que sería necesario para cargar y monitorear datos personales en los nano-chips y controlar la población.

La Agenda ID2020 probablemente incluirá también “programas”, ¿A través de la vacunación? para reducir significativamente a la población mundial. La eugenesia es un componente importante para el control de la población mundial bajo el Nuevo Orden Mundial; véase también Georgia Guidestones, misteriosamente construida en 1980.

La élite gobernante usó el confinamiento como instrumento para llevar adelante esta agenda. Evidentemente, su implementación iba a enfrentar protestas masivas y organizadas, como las protestas y manifestaciones financiadas “contra el racismo”. Es posible que no sean pacíficos, y que no se presenten como pacíficos. Porque para controlar a la población en Estados Unidos y en Europa, donde se esperaría la mayor parte de los disturbios civiles, se requiere una militarización total. Esto está en vías preparación.

En su ensayo “The Big Plantation”, John Steppling cita un artículo del NYT:

“Desde 2006 se han proporcionado un mínimo de 93,763 ametralladoras, 180,718 cartuchos de revistas, cientos de silenciadores y un número desconocido de lanzagranadas a los Departamentos de policía estatales y locales en Estados Unidos. Esto se suma a los al menos 533 aviones y helicópteros, y 432 MRAP: vehículos blindados protegidos contra emboscadas, resistentes a las minas, de 9 pies de altura y 30 toneladas con torretas y más de 44,900 piezas de equipo de visión nocturna, que se usan regularmente en redadas nocturnas en Afganistán e Irak”.

Agrega que esta militarización es parte de una tendencia más amplia. Desde finales de la década de 1990, aproximadamente un 89% de los Departamentos de policía en Estados Unidos que supervisaban a poblaciones de 50,000 personas o más tenían una UPP (Unidad Paramilitar de la Policía), casi el doble de lo que existía a mediados de la década de 1980. Y se refiere a estos policías militarizados como la nueva Gestapo.

Incluso antes de la covid-19, entre un 15% y un ​​20% de la población estaba por debajo del umbral de pobreza en Estados Unidos. La aniquilación económica del confinamiento post-covid duplicará ese porcentaje, y aumentará proporcionalmente el riesgo de disturbios civiles y enfrentamientos con las autoridades, lo que dará más elementos para justificar el despliegue de una fuerza policial militarizada.

El Renminbi digital de China

Por supuesto, ninguno de estos escenarios será presentado a la opinión pública por el Foro Económico Mundial en enero de 2021. Estas son decisiones tomadas a puerta cerrada por los actores clave de “La Bestia” (‘The Beast’). Sin embargo, este grandioso plan de “El Gran Reinicio” no necesariamente va a suceder.

Por lo menos la mitad de la población mundial y algunos de los países más poderosos, económica y militarmente, como China y Rusia, se oponen a ella. “Reiniciar” a lo mejor sí, pero no en los términos de Occidente. De hecho, China está a punto de lanzar una nueva criptomoneda basada en ‘Blockchain’ respaldada por el Banco Popular de China, el “cripto renminbi” o yuan. No es solo una moneda fuerte basada en una economía sólida, sino que también está respaldada en oro.

Mientras que el presidente Trump sigue instigando a China por un “comercio injusto”, por manejar de “manera inapropiada” la pandemia, por “robar derechos de propiedad intelectual” de los que China depende de Estados Unidos, o amenazando con cortar los lazos comerciales, China se está reorientando silenciosamente hacia los países de la ASEAN más Japón (¡sí, Japón!) y Corea del Sur, cuyo comercio ya representa alrededor de un 15% de todo el comercio de China y se espera que se duplique en los próximos cinco años.

China sigue impulsando su moneda, el yuan, en escala mundial

A pesar del confinamiento y la interrupción del comercio, las exportaciones generales de China se recuperaron con un aumento de un 3,2% en abril (en relación con abril de 2019). Sin embargo, este flujo de las exportaciones de China estuvo acompañado por una dramática disminución en el comercio entre Estados Unidos y China. Las exportaciones de China a Estados Unidos disminuyeron un 7,9% en abril (en relación con abril de 2019).

Está claro que la gran mayoría de las industrias estadounidenses no podrían sobrevivir sin las cadenas de suministro chinas. La dependencia occidental de los suministros médicos de China es muy alta. Sin mencionar la dependencia hacia China de los consumidores estadounidenses. En 2019, el consumo total de Estados Unidos, alrededor de un 70% del PIB, ascendió a 13.3 billones de dólares, de los cuales una cantidad justa se importa directamente de China o depende de insumos producidos en China.

Los mandamases del Foro Económico Mundial se enfrentan a un verdadero dilema. Su plan depende en gran medida de la supremacía del dólar, que permitiría aplicar sanciones y confiscar activos de aquellos países que se oponen al gobierno de Estados Unidos; una hegemonía dolarizada que permitiría imponer el esquema “El Gran Reinicio”, como se describió anteriormente.

En la actualidad, el dólar es dinero fiduciario, dinero sustentado en deuda creado de la nada. No tiene respaldo alguno. Por lo tanto, su valor como moneda de reserva se está deteriorando cada vez más, especialmente frente a la nueva criptomoneda de China. Para competir con el yuan chino, el gobierno estadounidense tendría que hacer a un lado su esquema monetario Ponzi, separándose de la Ley de la Reserva Federal de 1913 e imprimiendo su propio dinero (cripto) respaldado por la economía de Estados Unidos, ya no más dinero fiat de la FED, como ocurre hoy. Eso significaría cortar los lazos de más de 100 años de la FED propiedad del clan Rothschild y compañía, y crear un verdadero banco central propiedad de la gente. No es imposible, pero es altamente improbable. Aquí, dos “bestias” podrían colisionar, ya que el poder mundial está en juego.

Mientras tanto, China, con su filosofía de creación sin fin seguiría avanzando con su plan de desarrollo socioeconómico para el siglo XXI, la Iniciativa de la Franja y la Ruta, conectando el mundo a través de infraestructura para el transporte terrestre y marítimo, la investigación conjunta y proyectos industriales, intercambios culturales, y no menos importante, comercio multinacional con características “ganar-ganar”, igualdad para todos los socios, hacia un mundo multipolar, hacia un mundo con un futuro en común para la Humanidad.

Hoy en día, más de 120 países están asociados a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y la puerta está abierta para que otros se unan, para desafiar, desenmascarar y desconectarse de “El Gran Reinicio” impulsado por Occidente.

Peter Koenig

Peter Koenig: Economista y analista geopolítico. También es especialista en recursos hídricos y medioambientales. Trabajó durante más de 30 años con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo, incluso en Palestina, en los ámbitos del medio ambiente y el agua. Da conferencias en universidades de los Estados Unidos, Europa y América del Sur. Escribe regularmente para Global Research; ICH; RT; Sputnik; PressTV; El siglo 21; Greanville Post; Defiende Democracy Press, TeleSUR; The Saker Blog, New Eastern Outlook (NEO); y otros sitios de internet. Es autor de Implosion, un thriller económico sobre guerra, destrucción medioambiental y avaricia corporativa, ficción basada en hechos y en 30 años de experiencia del Banco Mundial en todo el mundo. ¡También es coautor de The World Order and Revolution! – Ensayos de la resistencia. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre Globalización.

Artículo original en inglés:

Conspiracy Theory

The Global Reset – Unplugged. “The Deep State”, publicado el 24 de julio de 2020.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación Sobre Globalización (Global Research).

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: publ[email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]