Informe sobre la pobreza en Estados Unidos (II)

Creo que, como los distintos gobiernos de los Estados Unidos, desde James Carter hasta acá, se han convertido en una especie de jueces mundiales sobre quien viola y quien no los derechos humanos en el mundo, es necesario darle otro vistazo al informe que hizo el relator especial de las Naciones Unidas, Philip Alston, al Consejo de Derechos Humanos de esa institución sobre la pobreza en este país.

No es muy común que se hable sobre este tema en los Estados Unidos, como dije en el comentario anterior, generalmente o se niega o se oculta la realidad existente de ese por ciento de la población que vive marginada del resto. Poco se habla también de los que sobreviven en la frontera norte de los desposeídos, esa clase media baja que vive con el agua al cuello y en cuyas familias tiene que trabajar hasta el gato para poderse mantener a flote, y que, como decía Lenin, se mantiene entre el terror y la esperanza. El exceso de consumo de esta sociedad es una de las razones para mantener a esa clase media baja en esa situación. Se dice que el consumismo está consumiendo hasta los mismos consumidores.

Pero volvamos al informe del relator especial sobre la pobreza en los Estados Unidos. Según el informe, “Sucesivas administraciones, entre ellas la actual, han rechazado con firmeza la idea de que los derechos económicos y sociales son derechos humanos auténticos, a pesar de aparecer reconocidos claramente en tratados esenciales ratificados por los Estados Unidos, como la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, así como en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que, según llevan insistiendo mucho tiempo los Estados Unidos, otros países deben respetar”. Es verdad que por muchos años los diferentes gobiernos de este país han negado que esos derechos económicos y sociales sean parte de los llamados Derechos Humanos, por lo menos los mandatarios republicanos siempre han dejado  entender que los ciudadanos y no el estado son los únicos responsables sobre su situación económica y que por lo tanto, el gobierno solo debe  tener la más mínima participación en el bienestar de los ciudadanos más desposeídos.

Afirma el informe que muchos políticos de este país consideran que “Los ricos son industriosos, emprendedores, patriotas e impulsores del éxito económico. Los pobres son manirrotos, fracasados y estafadores. En consecuencia, destinar dinero a servicios sociales es tirar dinero a la basura. Si los pobres quieren de verdad prosperar en los Estados Unidos, la tarea es fácil: para poder hacer realidad el sueño americano les basta con esforzarse lo suficiente”. En ninguna sociedad del mundo es fácil salir de la pobreza, incluso ni en esta que está llena de oportunidades, pero como vemos, muchos no piensan así en los círculos de poder de este país. Sin embargo, no dicen que muchos de esos “industriosos, emprendedores y patriotas” apenas pagan impuestos ya que las leyes vigentes le permiten la forma de burlar el fisco. Miles de millones de dólares de esos “patriotas” están escondidos en paraísos fiscales alrededor del mundo, además, “La reducción tributaria de diciembre de 2017, que ascendió a 1,5 billones de dólares, benefició abrumadoramente a los más acaudalados y agravó la desigualdad”.

Para nadie es un secreto que el actual gobierno de los Estados Unidos, presidido por Donald Trump, mantiene la filosofía de que mientras más se ayude a los ricos más prosperidad se crea en el país, cosa que es mentira, ya que, mientras más dinero acumulan, más quieren acumular. A los millonarios lo único que les interesa es ser más millonarios.

Refiriéndose a las nuevas políticas introducidas por la administración actual, el informe afirma que estas ofrecen más a los acaudalados y a las empresas más grandes, reducen las prestaciones sociales, aumentan el número de personas que carecen de seguro médico, aumentan de forma espectacular los gastos en la defensa y no combaten el racismo estructural que mantiene en la pobreza a un gran porcentaje de los que no son de la raza blanca.

Según  el informe, “La parte de la riqueza que está en manos del 1% más rico de la población de los Estados Unidos ha aumentado constantemente en los últimos años. En 2016 poseían el 38,6% del total de la riqueza”.

El informe cita otro informe del Fondo Monetario Internacional del 2017, el que entre otras cosas dice que “la renta de los hogares de gran parte de la población se está estancando, las oportunidades laborales se están deteriorando, las perspectivas de ascensión social se desvanecen y quienes son ya acaudalados están percibiendo ganancias económicas cada vez mayores”.

No creo que valga la pena seguir escribiendo sobre este informe aunque contiene mucha más información, información que la mayoría de las personas desconocen.

En Miami nadie me ha comentado sobre el mismo, por lo tanto, me imagino que los medios de esta ciudad no lo deben de haber comentado. Dudo que lo hayan hecho, ya que estos medios solo se dedican a criticar a los gobiernos progresistas de América Latina. Son como aquellos que mencionaba Jesucristo, aquellos que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga que tienen en el suyo.

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]