Inversiones chinas retornan al Sudeste Asiático

Tema:

Las inversiones chinas están de vuelta a los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) en virtud de la iniciativa la Franja y la Ruta y las tensiones comerciales con Estados Unidos.

Según el estudio de un banco local, Maybank Kim Eng, las inversiones y los contratos de construcción del gigante asiático en la Asean se han recuperado y alcanzaron los 11 mil millones de dólares en los primeros seis meses de 2019, el doble que en el semestre anterior.

En contraste, la colocación de capitales chinos en Estados Unidos ha ido decayendo y de enero al cierre de junio de este año solo llegó a tres mil millones de dólares.

Las inversiones chinas en aquel país alcanzaron un pico de 55 mil millones de dólares en 2016. Donald Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos el 20 de enero de 2017 y poco después las cosas comenzaron a cambiar hasta llegar a un punto que aún podría estar más abajo.

El ente recordó que en 2018, las inversiones de China en el Sudeste Asiático apenas rozaron los 22 mil 400 millones de dólares, muy por debajo de los 38 mil 200 millones del 2017.

En su retorno a la región, los capitales chinos muestran preferencia por Indonesia, Camboya, Singapur y Vietnam, precisó Maybank Kim Eng.

Señaló, además, un previsible incremento en Malasia de los proyectos asociados a la Franja y la Ruta, una iniciativa lanzada en 2013 por Beijing con el objetivo de armar un complejo de infraestructuras marítimas y terrestres inspirado en las vías comerciales que en la antigüedad la enlazaban con el resto de Asia, Europa y África.

De acuerdo con el banco singapurense, las inversiones chinas en la Asean relacionadas con ese megaproyecto representan más de la tercera parte del total mundial. Malasia carga con la mayor cuña al captar unos 27 mil 500 millones de dólares, el 7,2 por ciento del pastel.

Expertos de Maybank Kim Eng señalaron que según China se convierta en un mayor inversor en la región, Estados Unidos y Japón promoverán nuevas iniciativas en el Indo-Pacífico, como la Corporación Financiera de Desarrollo de Estados Unidos y la Asociación de Japón para Infraestructura de Calidad.

Una reciente encuesta reveló que, como resultado, casi el 25 por ciento de las empresas estadounidenses en China planean levantar en peso sus fábricas hacia el Sudeste Asiático.

Pero la historia no se limita a las inversiones: también en el comercio Washington ha cedido a Beijing un apreciable terreno en esta parte del mundo.

En julio, autoridades aduanales de la Asean notificaron que en el primer semestre de 2019 ese bloque (Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia y Vietnam) desplazó a Estados Unidos como segundo mayor socio comercial de China.

Y dijeron que esa era una palmaria consecuencia de las políticas de Trump hacia la segunda mayor economía del planeta.

Según el informe, en los primeros seis meses del 2019 los intercambios comerciales entre la Asean y Beijing crecieron cuatro por ciento al alcanzar los 291 mil 800 millones de dólares.

En cambio, Estados Unidos y China vieron caer sus transacciones a 258 mil 300 millones de dólares, 14 por ciento menos que igual lapso del 2018. Otra obvia consecuencia de la guerra arancelaria declarada por Trump bajo una consigna -América primero- que al menos en el sudeste asiático está convirtiendo en segundón a su país.

La propia fuente indicó que en el primer semestre del año las exportaciones de China a Estados Unidos totalizaron 199 mil 400 millones de dólares, una caída del ocho por ciento, mientras sus importaciones desde ese país apenas llegaron a 58 mil 900 millones, un bajón del 30 por ciento.

La situación, sencillamente, fue aprovechada por la Asean estimaron observadores. Y si se prolonga -auguraron-, otro tanto sucederá, por primera vez en el término de un año, cuando termine el 2019.

Alberto Salazar Gutiérrez

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]h.ca

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]