La creciente escasez de agua es el principal desafío

La limitación del Obamacare, la restitución de una política contraria al aborto y la reanudación de dos polémicos oleoductos son algunas de las directivas aprobadas hasta hoy por el nuevo presidente norteamericano, Donald Trump.

Solo cinco días después de tomar posesión, el mandatario ya rubricó 10 órdenes ejecutivas y memorandos sobre algunos de los principales temas abordados durante su campaña electoral, según indicó la Casa Blanca en su cuenta de la red social Twitter.

Las órdenes ejecutivas son formas unilaterales de ejercer el poder sin necesidad de pasar por el proceso legislativo, y a través de ellas pueden promoverse cambios significativos en el Gobierno.

Por su parte, los memorandos se dirigen también a administrar las acciones, prácticas y políticas de los diversos departamentos y agencias, son muy similares a las órdenes ejecutivas y, como aquellas, tienen fuerza de ley, aunque carecen de un proceso establecido de emisión o publicación.

Tales poderes suelen utilizarse con mayor regularidad en administraciones con enfrentamiento entre el presidente y el Congreso, pero el actual gobernante republicano, cuyo partido posee mayoría en las dos cámaras del Capitolio, no ha dudado en emplearlos desde su primer día en el cargo.

En esa jornada Trump comenzó a responder a una de las grandes promesas de su campaña, la eliminación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, conocida popularmente como Obamacare, una prioridad del legislativo actual.

Mientras el desmontaje de la normativa sanitaria sigue su curso en el Congreso, el gobernante ordenó al Departamento de Salud y otras agencias federales que renuncien, aplacen o retrasen cualquier porción del Obamacare que suponga una carga financiera.

Si bien la medida técnicamente solo reconoce una prerrogativa que las entidades ya tenían, fue vista como una señal clara de que la nueva administración hará lo posible por desmontar cuanto antes la legislación aprobada durante el periodo de Barack Obama (2009-2017).

Tres días después restableció la política de la Ciudad de México, surgida durante el gobierno de Ronald Reagan (1981-1989) para bloquear el financiamiento federal a organizaciones benéficas internacionales que proveen abortos o brindan información sobre esa práctica.

Esa política ha aparecido y desaparecido en varios momentos desde su promulgación, pues todos los jefes de Estado demócratas la rescinden y los republicanos la restablecen una vez en el puesto.

También el lunes pasado Trump firmó un memorando sobre la retirada de Estados Unidos de las negociaciones del TPP, un acuerdo internacional que había criticado duramente en su etapa de candidato al argumentar que era malo para los trabajadores norteamericanos.

Esa decisión está en correspondencia con la retórica proteccionista reiterada durante su campaña y remarcada nuevamente en el discurso inaugural, pues Trump ganó el apoyo de estados del corazón industrial del país con el compromiso de revertir ese y otros pactos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Ayer, en tanto, el Presidente confirmó su apoyo a la industria de los hidrocarburos al autorizar que se retome la construcción de los controvertidos oleoductos Dakota Access y Keystone XL.

Las dos obras fueron suspendidas bajo la administración Obama tras multitudinarias protestas y críticas de grupos ecologistas que condenaron sus potenciales daños al medio ambiente y su contribución al cambio climático.

Sin embargo, Trump, quien se refirió al cambio climático como un engaño y se pronunció a favor de disminuir las regulaciones ambientales, dio luz verde a los oleoductos al considerarlos buenos para la economía y el empleo.

Mientras tanto, este miércoles los medios de difusión se hacen eco de que en las próximas horas el ocupante de la Casa Blanca rubricará directrices relacionadas con otro de sus temas más polémicos, la inmigración.

Gran día mañana sobre seguridad nacional. Entre muchas otras cosas, Âívamos a construir el muro!, escribió anoche en su cuenta personal de Twitter, en alusión a la posible construcción de un muro en la frontera con México.

Todavía falta bastante para llegar a los 100 primeros días de la administración Trump, un número que marca tradicionalmente el balance de cuánto ha hecho un nuevo Gobierno.

En las semanas venideras, cuando concluyan las confirmaciones en el Senado y el gabinete quede listo, seguramente las políticas y decisiones del mandatario estarán más influenciadas por los criterios de su equipo.

Pero hasta la fecha, y aunque aún quedan muchos asuntos pendientes de los que dijo que abordaría en sus primeros momentos en el cargo, el republicano ha mantenido sus posturas sobre cuestiones clave, muchas de ellas envueltas en controversia.

Silvia Martínez

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]