La falsa acusación de Obama contra Trump

Ante la acusación del ahora presidente Donald Trump, quien señala que la administración Obama no obtuvo prácticamente nada de los países aliados a cambio de la «defensa» que Estados Unidos les garantiza, el New York Times acaba de lanzarse al ruedo con la publicación, el 16 de enero de 2017, de una documentación basada en datos oficiales para demostrar lo que la administración Obama hizo para «defender los intereses de Estados Unidos en el extranjero».

La administración Obama concluyó con más de 30 países diferentes tratados que «contribuyen a aportar estabilidad en las regiones económica y políticamente más importantes para Estados Unidos». Para ello, desplegó de manera permanente más de 210 000 militares en el extranjero.

En Europa, Estados Unidos mantiene 80 000 militares –además de la Sexta Flota, con base en Italia– para «defender a los aliados miembros de la OTAN» y como «disuasión contra Rusia». A cambio de ello, Obama obtuvo de sus aliados de la OTAN el compromiso de «defender a Estados Unidos» y la posibilidad de mantener sus propias bases militares cerca de Rusia, del Medio Oriente y de África, bases cuyo costo cubren los aliados en un 30%., lo cual permite a Estados Unidos tener a la Unión Europea como principal socio comercial.

En el Medio Oriente, Estados Unidos mantiene 28 000 militares en las monarquías del Golfo –además de la Quinta Flota, con base en Bahréin– para «defender el libre flujo de petróleo y gas y, al mismo tiempo, defender a los aliados contra Irán». A cambio, obtuvo acceso a un 34% de las exportaciones mundiales de petróleo y a un 16% de las exportaciones mundiales de gas natural y la posibilidad de mantener sus propias bases militares contra Irán, bases cuyo costo asumen las monarquías del Golfo en un 60%.

En el este de Asia, Estados Unidos mantiene más de 28 000 militares en Corea del Sur y otros 45 000 en Japón –además de la Séptima Flota, con base en Yokosuka, Japón– para «contrarrestar la influencia de China y respaldar a los aliados contra Corea del Norte». A cambio obtuvo la posibilidad de mantener sus propias «bases militares cerca de China y de Corea del Norte», bases cuyo costo cubren los aliados en un 40% (en Corea del Sur) y en el 75% (en Japón). Eso permite a Estados Unidos mantener a Japón y Corea del Sur como importantes socios comerciales.

En el sudeste asiático, Estados Unidos mantiene una cantidad variable de militares, varios miles, para apoyar a Tailandia y Filipinas, con Australia en el Pacífico. Eso incluye «los ejercicios militares para la libertad de navegación en el Mar de China Meriodinal», por donde pasa un 30% del comercio marítimo mundial. Estados Unidos obtuvo a cambio la posibilidad de «proteger» un volumen de comercio marítimo cuyo valor asciende a más 5 000 millardos [1] de dólares anuales. Al mismo tiempo obtuvo «una región más amiga de Estados Unidos y más capaz de unirse contra China». Esta lista no menciona el hecho que, bajo la administración Obama, el Pentágono comenzó a desplegar contra China, a bordo de sus navíos de guerra, el sistema Aegis, análogo al ya desplegado en Europa contra Rusia. El sistema Aegis es capaz de lanzar no sólo misiles antimisiles sino también misiles de crucero que pueden llevar ojivas nucleares.

Así es de infundada la crítica de Trump a Obama, quien ha demostrado en la práctica lo que afirmó en su último discurso sobre el Estado de la Nación:

«América es la nación más fuerte de la Tierra. Gastamos en el sector militar más de lo que gastan juntas las 8 naciones siguientes. Nuestras tropas constituyen la mejor fuerza de combate en la historia mundial.»

Ahí tenemos el legado del presidente «bueno». ¿Qué hará ahora el presidente «malo»?

Manlio Dinucci

Manlio Dinucci: Geógrafo y politólogo.

Artículo original en italiano:

Obama vs Trump

La falsa accusa di Trump a Obama

Fuente: Il Manifesto

Traducido al Español por la Red Voltaire

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]