“Los socialdemócratas aliados con sectores ecologistas (Partido Verde) y algú sector de izquierda socialdemócrata (Partido de Izquierdas), los tres juntos consiguieron el 40,6%”, comentó el sociólogo norteamericano, profesor James Petras, al referirse a las elecciones del domingo en Suecia, en su habitual espacio de los lunes por CX36 (Radio Centenario).

En ese marco afirmó que la caída del apoyo a los socialdemócratas es porque “han participado en la privatización del sistema educativo, han privatizado muchas empresas y la economía; han fomentado las exoneraciones para los exportadores. Son un gobierno capitalista y muy poco socialdemócratas”, indicó. “Los socialdemócratas –en toda Europa- han caído verticalmente una vez que abrazaron el neoliberalismo”, subrayó. Además Petras analizó la política interna estadounidense, habló de las relaciones comerciales y políticas de Corea del Norte y de la campaña electoral brasileña.

Hernán Salina: James Petras, bienvenido una semana más a Radio Centenario de Montevideo.

James Petras: Buenos días, aquí con mucha lluvia.

Hernán Salina: Queríamos comenzar hoy con esta carta anónima que habría publicado un jerarca de la Casa Blanca en el New York Times, para ir a la política interna estadounidense, donde se afirma que habría un grupo que trata de atenuar o redirigir decisiones de Donald Trump. ¿Hay algo para anotar sobre esto?

James Petras: Es muy controversial el supuesto artículo en el New York Times, hay algunas personas que creen que es genuino, que es auténtico que algún alto oficial del gobierno está en desacuerdo y hay una posición que sostiene que cada vez más Trump está actuando como loco y debemos reemplazarlo. Es la idea de algunos comentaristas que están en apoyo a ese documento. Pero hay otros que creen que es una fabricación del New York Times, que inventó esa nota, para fomentar divisiones internas y deslegitimar al gobierno. Nadie sabe cuál es la verdad porque es una fuente anónima y no se sabe qué veracidad tiene ese documento, de un cargo con esa incidencia y no aparece ningún nombre. Algunos incluso hablan de provocación.

Entonces nadie sabe si es cierto, pero los medios de comunicación están apoyándolo, confirmándolo, y Trump está cayendo en la trampa diciendo que es parte de un complot organizado por el New York Times para fomentar divisiones entre sus asesores y él.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump

Yo no sé cuál es la verdad porque en toda esta trifulca cada cual inventa sus denuncias, algunos están investigando y hablando de Rusia, otros de prostitutas, otros de problemas familiares de Trump, los Trump dicen que ellos están acumulando éxitos en la política. Entonces, es una situación donde hay intrigas constantemente, denuncias que no tienen fundamentos de ambos lados; por lo que uno puede decir más que nada que es un circo, un curco con dos payasos: un republicano y un demócrata; uno a favor de Trump y otro en contra.

No hay que darle mucha incidencia a esto, lo importante son las agresiones en Siria, las amenazas de una confrontación entre los norteamericanos y los rusos; otro problema es la derrota y cada vez peor situación de Estados Unidos en Afganistán y actualmente en otros países como Siria, Somalia, y otros lugares. En esto es en lo que nos debemos concentrar.

Finalmente para cerrar este tema, mientras hablan de un documento anónimo en el New York Times, nos debemos concentrar en la guerra comercial que se está profundizando entre China y Estados Unidos. Cada vez hay más tarifas, más bloqueo, más proteccionismo, y los chinos no están comprometidos a entregarse. Están defendiendo su autonomía, su comercio y lo demás.

Hernán Salina: Una más vinculada a lo interno de Estados Unidos, se dice que el gobierno de Donald Trump se ha reunido con militares golpistas venezolanos; donde se dice que no hubo una declaración de apoyo para que llevaran adelante un golpe, que sólo se limitó a escucharlos. ¿Qué puede leerse de esta noticia?

James Petras: Bueno, no tenemos ninguna confirmación oficial de Venezuela que hayan descubierto un complot o colaboración del ejército norteamericano; ni sabemos si hay alguna consulta, algún debate, todo está en la noticia sin mencionar qué oficial de Estados Unidos está reunido con qué militar venezolano. Dicen que todo es secreto, pero todo es secreto y los testigos son anónimos. Y entonces uno puede confiar. Como hemos mencionado en las intrigas dentro de Washington, tampoco hay razón para creer que los rumores del New York Times que salen sin definición de lugares, horas, agenda, funcionarios, etc. y por qué no cumplieron; ellos pintan el cuadro como que los militares están aptos para actuar y Washington eran los negociadores que no lo aceptaban. Eso no es creíble. Los instigadores, las fuerzas que están buscando el golpe como ha anunciado Trump son los norteamericanos que han tomado las iniciativas, las penetraciones, las coimas en el pasado. Entonces, es posible que haya algún nivel de conspiración en el ejército, pero no tiene el mismo peso como una cosa anunciada. Si los generales se han reunido con Embajadores o Consejeros norteamericanos, podríamos recibir la noticia; así es como que los venezolanos están durmiendo y no saben qué está pasando. Creo que debemos esperar alguna confirmación independiente de New York Times, que es mentiroso, ha fabricado información sobre toda una gama de cosas, desde Siria, desde Irán, desde Israel, desde cualquier otro lado.

Los diarios más prestigiosos en el exterior como el New York Times y el Washington Post, son los más mentirosos, como lo hemos visto en los últimos años.

Diego Martínez: Lo traemos para América Latina, la semana pasada Jair Bolsonaro, uno de los candidatos a la Presidencia de Brasil del 7 de octubre, habría recibido una agresión. ¿Cómo se puede analizar esto?

James Petras: Debemos analizar quién tenía motivos para un acto así.

Primero la noticia que tenemos es que fue un loco. Pero por qué un loco está actuando durante la campaña de Bolsonaro, que no tiene ningún antecedente ni vinculaciones y además cómo él está protegido por tantas personas y le ocurre una cosa así.

El candidato a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro

Los beneficiarios de esto son las fuerzas militares que van a decir que Bolsonaro no puede hacer campaña pero que el principal problema de violencia, de crímenes, de corrupción, necesita de mano dura. Entonces, primero, los principales beneficiarios del acto son los militares. Y segundo, es posible que también el gobierno que está muy lejos de las fuerzas que apoyan a Lula (Luiz Inácio da Silva), entonces trata de crear un incidente para fomentar la división entre las fuerzas opositoras y buscar la forma de conformar una alianza con las otras fuerzas de la derecha en la campaña-

En todo caso debemos decir que en Brasil en este momento, toda la clase política está en declive. Aparte de Lula, no hay ningún candidato que tenga una mayoría posible. El candidato de los derechistas, de los socialdemócratas, el partido de Fernando Henrique Cardoso (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB), tiene un 6% de adhesión. La ecologista (Partido Verde) tiene un 8%; Michel Temer, el golpista, (del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, PMDB) tiene un 19 o 20%.

O sea es toda una fragmentación y desprecio a la clase política.

Hasta el desastre del incendio de Río de Janeiro, también es ejemplo de la decadencia de Brasil. Nada está funcionando, la economía está en declive, no hay mayorías ni minorías capaces de atraer al público; están en una situación más que caótica, es una situación de declinación la de Brasil. Y es en todo sentido, no hay agenda política, no hay agenda social, no hay una forma de rectificar la economía y eliminar la corrupción.

¿Hasta dónde va esta situación? Yo creo que va en dos direcciones. Por un lado, que surjan movimientos sociales con una capacidad de proyectar una alternativa política. Y del otro lado, está la posibilidad del retorno de los militares con el respaldo de los sectores derechistas. Pero hay una tercera alternativa: que todo siga igual, con el declive, las crisis económicas y a falta de alternativas.

María de los Ángeles Balparda: Otro tema que queríamos conversar es lo que pasa en Suecia, donde ayer hubo elecciones y se temía por el avance de la derecha. Si bien el Partido Socialdemócrata ganó las elecciones pero con los peores resultados de su historia, apenas llegó al 28%.

James Petras: Si, los socialdemócratas aliados con sectores ecologistas (Partido Verde) y algún sector de izquierda socialdemócrata (Partido de Izquierdas), los tres juntos consiguieron el 40,6%. Y todos hablan de la inmigración, pero quiero señalar algunas otras cosas.

Los socialdemócratas han participado en la privatización del sistema educativo, han privatizado muchas empresas y la economía; han fomentado las exoneraciones para los exportadores. Son un gobierno capitalista y muy poco socialdemócratas.

La derecha, no simplemente está en contra de los inmigrantes, sino que también está por la reconstrucción del Estado de bienestar. Hay sectores populares que votan a la derecha porque están hartos de las deficiencias educativas; hay que decir que en las pruebas internacionales sobre Educación, Suecia ha caído al decimo lugar o más, uno de los peores resultados en Europa. En este sentido, hay descontento por la falta de vivienda, problemas con la Educación y problemas con el Estado de bienestar social. Y más allá de eso, está la incapacidad del Estado de defender a los ciudadanos, no es problema de inmigrantes, eso está tachado con la violencia. Pero la violencia es una parte de la decadencia social y económica en Suecia.

Yo no creo que los socialdemócratas hayan caído solamente por el racismo, creo que han fracasado en todo sentido para ofrecer seguridad, fomentar la integración con los inmigrantes, falta una vuelta hacia un Estado público fuerte y lo demás. Es una combinación de varias cosas que juntan y eso puede explicar la caída vertical de los socialdemócratas.

Hay que reconocer además que en Alemania los socialdemócratas han caído también verticalmente una vez que abrazaron el neoliberalismo, en Francia lo mismo, en Italia, podríamos decir que es un fenómeno, hay decadencia de los socialdemócratas que va más allá de simples derechistas explotando inmigrantes.

María de los Ángeles Balparda: La ultraderecha consiguió varios escaños.

James Petras: Si, según entiendo yo consiguieron un 18% de los votos, casi duplicaron lo que habían obtenido en la elección anterior. Pero hay que buscar las raíces sociales de esto, no sólo en el antipasado de los derechistas, sino también en la actualidad, porque hay problemas reales. Si uno se tiene que guardar la espalda si sale a hacer compras, etc.; es un problema que el Estado debe rectificar; no hay que decir que sólo son problemas sociales o de desplazados de un contexto social.

Si yo soy un trabajador y mi abuelo no puede conseguir tratamiento médico, tiene que esperar uno o dos meses en lista, es algo que falta desde el Estado.

No olvidemos que Suecia ha duplicado su presupuesto militar, participa con la OTAN y está haciendo ejercicios con los norteamericanos; en vez de gastar el dinero sobre los problemas imperialistas, colaboran con Washington. Ese es el problema.

Suecia, participante activo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)

Si hay financiamiento para los servicios sociales, si se vuelve al Estado de bienestar, yo creo que algunos problemas se pueden empezar a rectificar.

María de los Ángeles Balparda: ¿Hay algún tema que quieras mencionar?

James Petras: Sí, quiero mencionar una cosa en la que estoy trabajando.

Sobre el hecho que Estados Unidos tiene el Ejército mejor financiado, tiene más armas que cualquier otro país, pero está perdiendo todas las guerras.

Incluso una vez que termina la guerra no hace ninguna rectificación. Perdieron la guerra en Libia y ahora Libia está ocupada por divisiones no norteamericanas; Somalia hoy en día los islámicos atacaron Mogadiscio, la capital. Afganistán actualmente está en el 80% en manos de los insurgentes. Podemos decir entonces que los norteamericanos en cualquier parte del mundo ganan las batallas y pierden las guerras.

¿Y por qué Washington está perdiendo? Porque los pueblos oprimidos, los países ocupados quieren volver a tener su independencia. Si pierde el ejército ellos organizan milicias, la resistencia crece mientras las bombas caen.

En segundo lugar, Corea del Norte está mejorando sus relaciones con Corea del Sur, con China; y tienen una invitación para reunirse en Rusia. En otras palabras, la incapacidad de Washington de cumplir con sus acuerdos ha abierto la posibilidad de que corea del Norte rompa el boicot norteamericano y abre la posibilidad de una alianza o al menos una reconciliación con Corea del Sur, así como el mejoramiento de las relaciones comerciales con China.

Es algo que debemos entender porque siempre exageramos el poder norteamericano, citamos los misiles, los drones, los ataques, pero no analizamos en profundidad las derrotas de Estados Unidos. Muchas guerras y pocas victorias, los conflictos continúan en Medio Oriente; los golpes en Venezuela fracasaron en 2002, en 2014, los blogs, los drones, y el gobierno sigue.

Eso debemos tomarlo en cuenta, los norteamericanos tienen la base material para las agresiones pero no tienen el apoyo de los pueblos de esos países, los neocolianialistas, los títeres, están desgastados y desprestigiados y Washington no logra construir títeres que puedan tener legitimidad y apoyo. Ahí tenemos a (Mauricio) Macri (en Argentina), (Michel) Temer (en Brasil) y los demás, están totalmente desprestigiados y cada vez más buscan la forma de salir y evitar la cárcel.

María de los Ángeles Balparda: Muy bien Petras, muchas gracias. Nos reencontramos el próximo lunes.

James Petras: Gracias a vosotros y un gran abrazo.

James Petras

James Petras: Sociólogo estadounidense conocido por sus estudios sobre el imperialismo, la lucha de clases y los conflictos latinoamericanos.

> > > > > > > >