La trampa de Tucidides

Región:

Más allá de las motivaciones electorales del presidente Trump, metido en un proceso de impeachment, con el bombardeo y asesinato sin aviso de dos altos oficiales extranjeros en un país extranjero, Estados Unidos ha subido un nuevo peldaño en sus antiguas prácticas imperialistas pero también se ha acercado a la “trampa de Tucídides” sin que nadie lo empujara.

Lo novedoso es que este patrón histórico, descubierto por el historiador griego hace más de dos mil años, requiere que un imperio en descenso se cruce con otro en ascenso. En este caso, la novedad es que el primero se va metiendo en la trampa solo, como si el imperio en ascenso no fuese China sino el resto del mundo.

Más allá de las motivaciones electorales del presidente Trump, metido en un proceso de impeachment, con el bombardeo y asesinato sin aviso de dos altos oficiales extranjeros en un país extranjero, Estados Unidos ha subido un nuevo peldaño en sus antiguas prácticas imperialistas pero también se ha acercado a la “trampa de Tucídides” sin que nadie lo empujara.

Lo novedoso es que este patrón histórico, descubierto por el historiador griego hace más de dos mil años, requiere que un imperio en descenso se cruce con otro en ascenso. En este caso, la novedad es que el primero se va metiendo en la trampa solo, como si el imperio en ascenso no fuese China sino el resto del mundo.

Claro que no podía faltar la justificación, como otro clásico. El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha declarado que el asesinato previno un ataque en marcha. La credibilidad de estos voceros vale tanto como la del presidente Trump o la del ex presidente George Bush, cuando intentó justificar la invasión a Iraq.

O como tantas otras acciones. Basta con mencionar la reciente investigación del USA Today que revela los hechos acontecidos en Afganistán el 22 de agosto de 2008. Luego del bombardeo de Azizabad, los oficiales del ejército estadounidense (incluido Oliver North, convicto y perdonado por mentir en el escandalo Iran-Contras en los ochenta) informaron que todo había salido a la perfección, que la aldea los había recibido con aplausos, que se había matado a un líder talibán y que los daños colaterales habían sido mínimos.

No se informó que habían muerto decenas de personas, entre ellos 60 niños.

Jorge Majfud

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: publicati[email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]