Las mentiras y el miedo se conjugan para caldear el ambiente que servirá de marco a las llamadas elecciones de medio término en Estados Unidos el 6 de noviembre, para muchos las más importantes en décadas.

En ese escenario marcha a la cabeza el presidente Donald Trump con un mensaje incendiario sobre el tema migratorio y otros asuntos que, descrito por él, le ‘ponen los pelos de punta’ a muchos estadounidenses.

El tema migratorio y la caravana que desde el sur marcha hacia territorio estadounidense le sirve de argumento al mandatario y a sus seguidores para ataques a los opositores demócratas sin importar las mentiras y el exacerbar los temores al terrorismo.

Un anuncio que relaciona a los demócratas y a inmigrantes con delitos violentos, y que, incluso, algunos republicanos describieron como ‘repugnante’ y la propaganda más divisiva en términos raciales en tres décadas, es apenas un botón de muestra.

Incluso, algunos miembros del partido que se identifica con el color rojo describieron esta propaganda como ‘repugnante’ y la más divisiva en términos raciales en los últimos tiempos.

El presidente Trump es el peor veneno social que afectó a Estados Unidos en las últimas décadas, opinó el exdirigente republicano de Florida, Al Cárdenas.

‘Eres un divisor despreciable; ‘El peor veneno social que aflige a nuestro país en décadas’, escribió Cárdenas en un twitter, lo que confirma criterios del fracaso del mandatario en unir al país y tratar de llevar a las urnas a 90 millones de personas que no votaron en las elecciones de 2016.

‘Este es un anuncio repugnante. Todos los republicanos deberían criticarlo’, opinó el senador Jeff Flake, uno de los críticos republicanos más destacados de Trump y considerado un heredero de la ideología más conservadora del país

Según el directivo del diario La Opinión, Gabriel Lerner, uno de los medios hispanos que más aborda la inmigración hispana, la campaña de Trump perdió cualquier resto de dignidad. ‘Cualquier mentira es justificada. Saben que no hay tiempo para rectificar el efecto de las mentiras’, indicó.

La propaganda electoral del Trumpismo plantea que los demócratas usarán la violencia, cuando la violencia asesina es ejercida por desaforados y neonazis fanáticos del presidente y energizados por su retórica, acentúa Lerner.

En el voto de la próxima semana, los estadounidenses decidirán si el país sigue por el camino de extremismo y división fomentado por la administración, y que tiene las minorías, los inmigrantes, afroamericanos, latinos, judíos, gays, entre sus blancos prioritarios.

En los métodos y argumentos para buscar la victoria, el actual ocupante de la Casa Blanca tiene un lugar prominente.

Sus aspavientos y continuas declaraciones también evidencian temores de que el resultado en las urnas no sólo pueda romper el equilibrio de poder en el Congreso, sino además frenar su plan de gobierno.

No es para menos. En las elecciones se renueva el total de las 435 butacas de la Cámara de Representantes, 35 senadores del total de 100 con los que cuenta la cámara alta, donde los rojos son mayoría, además de gobernadores en 36 estados y hay votaciones de autoridades locales.

Lo que está en juego en estos comicios, considerados históricamente como un referendo al trabajo del presidente, es importante.

Si la agrupación azul controla la Cámara de Representantes, pueden presionar para iniciar diversas investigaciones sobre Trump.

Hay varias comisiones en el Congreso que investigan, al igual que el fiscal especial del FBI, Robert Mueller, si el equipo de campaña de Trump mantuvo contactos secretos con Rusia en las elecciones de 2016. Estos resultados serían el camino de un proceso de destitución (impeachment), que puede ser aprobado con una mayoría simple en la cámara baja y además los azules también intentarían presionar al presidente para que dé a conocer sus declaraciones de impuestos.

Por eso, según describe el diario Los Angeles Times, a medida que se acerca el día de las elecciones, el ruido de la Casa Blanca sobre la inmigración es ensordecedor y crece un torrente de mentiras y afirmaciones diseñadas para reforzar la percepción errónea de que los inmigrantes, son un peligro, entre otros asuntos diseñados para inclinar la balanza a su favor.

Luis Beatón

> > > > > > > >