México – Francisco Garduño debe ser enviado a Marte

Francisco Garduño, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), señaló que con la repatriación de 311 ciudadanos de India, se envía un aviso para toda la migración transcontinental, de que así sean de Marte, los vamos a mandar hasta la India, hasta Camerún, hasta África ( La Jornada, 22/10/19).

Nunca antes se había escuchado un comentario tan agresivo y violento en contra de los migrantes por parte de un funcionario, quien debería estar dedicado a la protección, cuidado y respeto de las personas que llegan al país en busca de asilo. Y ya es mucho decir, pues la mayoría de los que han sido designados para tan importante labor han dejado mucho que desear.

Es muy lamentable que una institución como el INM sólo haya tenido a un comisionado adecuado, el Dr. Tonatiuh Guillén López, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), que fue presidente de El Colegio de la Frontera Norte.

El Dr. Guillén es experto en cuestiones migratorias y, lo más importante, con perspectiva en derechos humanos, un cambio significativo. Por su parte, Garduño tiene un perfil alejado del tema migratorio. Fue secretario del Comité Técnico para la Reforma Penitenciaria en el Distrito Federal, para el cierre del penal de Lecumberri y el traslado de internos a los actuales reclusorios de la Ciudad de México y a la colonia Penal Islas Marías, según se puede consultar en la propia dependencia. Es decir, un personaje que no tiene ninguna experiencia para llevar a cabo la encomienda del presidente Andrés Manuel López Obrador que supone reconocer a los migrantes como sujetos de derecho y con pleno respeto a la dignidad humana.

El presidente López Obrador lo ha considerado buena gente, lo que es insuficiente para desempeñar el cargo asignado. Sus recientes comentarios demuestran que no tiene ni idea de lo que es un migrante, personas que requieren protección por su enorme vulnerabilidad, que llegan al país desesperadas después de larguísimas travesías. Lo peor es encontrarse con un funcionario que los discrimina utilizando un lenguaje totalmente inapropiado y racista al hablar de humanos de la raza negra, compañeros hombres africanos y sus conductas violentas. Posición que resulta además un pésimo ejemplo para todos aquellos que trabajan a sus órdenes, y para los propios ciudadanos que también están enfrentando condiciones extremas de convivencia y que requiere un alto grado de tolerancia y, sobre todo, de calma y tranquilidad, no de exasperación.

No se está actuando correctamente cuando se deporta a 311 ciudadanos de India por el hecho, según sus propias palabras, de no poder mantenerlos en México, y con el problema con Estados Unidos y ser indocumentados. Seguramente han tenido que utilizar a traficantes de personas, polleroscoyotes, que son verdaderos delincuentes y los engañan haciéndoles creer que los pueden llevar por una cantidad determinada, que es cada vez más alta, entre 2 mil y 6 mil dólares por persona, y algunos señalan que alcanza hasta los 10 mil dólares.

Las víctimas suelen transitar en condiciones peligrosas o degradantes y no siempre llegan a su destino. Este es uno de los delitos más rentables del crimen organizado trasnacional. La deportación debe aplicarse como el último recurso, pero además, y como señala la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, los migrantes que hayan sido objeto de tales delitos se les debe proteger y bajo ningún concepto serán sujetos a enjuiciamiento penal; por el contrario, serán sujetos a la protección de todos sus derechos. Y lo que está haciendo el comisionado es violar las normas del derecho internacional, posición totalmente contraria a la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si de por sí hay que enfrentar el grave problema del cierre virtual de la frontera como decisión de Estados Unidos, estrategia responsable del enorme caos en las comunidades del sur y norte del país, es inaceptable que el funcionario que debería dedicarse a buscar soluciones ante tan graves condiciones tenga esos desplantes; lo único que demuestra es que no es apropiado para el puesto. Hay que enviarlo a Marte.

Ana María Aragonés

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: publica[email protected]