Visiten mi página web: http://stephenlendman.org/

Contacto: [email protected]

Se impusieron nuevas sanciones estadounidenses en contra de 21 ciudadanos rusos y ucranianos, y a nueve empresas rusas, entre ellas Power Machines, líder mundial en su ramo.

Compañías de energía y energía fueron sancionadas. En respuesta, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia emitió la siguiente declaración:

“Washington todavía no puede deshacerse de la ilusión de que va a intimidarnos negándonos visas estadounidenses e imponiendo restricciones comerciales, [piensa] que podemos ser obligados a abandonar nuestra postura independiente en el ámbito internacional en defensa de nuestros intereses nacionales”, añadiendo:

“Ha llegado el momento de que los estrategas en Washington se den cuenta de que al continuar su campaña de sanciones sin sentido, que no ha dado ni dará ningún resultado, y que solo generará pérdidas financieras para los negocios estadounidenses, terminarán demostrando a todo el mundo su propia impotencia”.

“Si las autoridades estadounidenses optan por romper los vínculos económicos y de otro tipo con Rusia, es su derecho, ya que nos reservamos nuestro derecho a responder”.

Anteriormente, Moscú prometió medidas de “ojo por ojo” en respuesta a las acciones hostiles de Estados Unidos. Es probable que se adopten contramedidas apropiadas luego de nuevas sanciones de Estados Unidos.

El 30 de junio de 2017, el presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto “sobre la extensión de varias medidas económicas especiales para garantizar la seguridad de la Federación rusa”.

Anteriormente, Moscú respondió de forma adecuada frente a la imposición de sanciones por parte de Washington, Bruselas y otros países. Siguen ahí, luego de extenderse hasta el 31 de diciembre de 2018.

Desde septiembre de 2016, la lista de productos bajo sanción se ha actualizado seis veces, se agregaron nuevos artículos prohibidos y algunos se eliminaron, lo que permitió su importación.

Las sanciones son contraproducentes e ineficaces. Se imponen por razones punitivas, pero no logran más que dañar a la gente de a pie en las naciones objetivo.

Las sanciones de Estados Unidos contra la economía de Rusia fallaron. La economía [rusa] se expandió en 2017, y se espera un mayor crecimiento este año.

Muchos años de sanciones en contra de Irán y Corea del Norte no consiguieron en absoluto cambiar sus políticas, todo lo contrario. Ambos países están decididos a defenderse contra la temida agresión estadounidense.

A pesar de la guerra económica y política impulsada por Estados Unidos en contra Venezuela, los candidatos gobernantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvieron 308 de las 335 alcaldías en disputas en las elecciones municipales diciembre pasado, es decir, un 92% de triunfos, incluidas 21 de las 23 capitales estatales y el distrito de la capital de Caracas.

El presidente Nicolás Maduro apuntó en tono triunfal:

“Hemos ganado 19 gubernaturas, incluida Zulia, que es el estado más poblado del país”.

“Estamos listos para competir” en las elecciones presidenciales del próximo año. En definitiva, el control sobre la mayoría de los municipios aumenta las posibilidades de Maduro para la reelección.

Días antes, anunció su candidatura: las elecciones se celebrarán a fines de abril. Si a mediados de diciembre el PSUV derrotó a los candidatos de la oposición es una por lo menos una buena señal de que [Maduro] que gane otro mandato.

Las sanciones de los Estados Unidos no podrán evitarlo. Como tampoco han logrado que los iraníes se vuelquen contra de su propio Gobierno.

En noviembre pasado, en Club internacional de debates Valdai, Vladímir Putin explicó que las sanciones ilegales impuestas unilateralmente contra Rusia apuntan a expulsar al país “de los mercados energéticos europeos… obligando a Europa a comprar gas natural licuado (GNL, por sus siglas en inglés) más caro producido en Estados Unidos, aunque la escala de su producción sigue siendo demasiado baja”.

Washington quiere que Rusia no desarrolle nuevas rutas energéticas, especialmente sus proyectos ‘South Stream’ y ‘Nord Stream’.

Si bien es natural que los países tengan sus propios intereses, “el asunto es cómo” eligen perseguirlos, subrayó Putin.

Rusia rechaza los esfuerzos de Estados Unidos y otras naciones para lograr sus objetivos a expensas de los demás, avivando las tensiones, creando inestabilidad y generando conflictos.

Washington quiere que Rusia sea doblegada tanto política como económicamente. Parte de su estrategia es imponer sanciones punitivas ilegales.

Es una estrategia inútil. Rusia es fuerte, resistente e ingeniosa. La agenda hostil de Washington no está funcionando.

Stephen Lendman

Stephen Lendman: Investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research), es también corresponsal en Chicago.

Artículo original en inglés:

New Illegal US Sanctions on Russia, publicado el 27 de enero de 2018.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

> > > > > > > >

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización