Pandemia de largo aliento

Región:
Tema:

Son poco alentadoras las noticias –tanto las nacionales como las internacionales– sobre las perspectivas de superación de la pandemia de Covid-19. En naciones que han avanzado en sus procesos de desconfinamiento, luego de semanas de reclusión masiva de sus poblaciones, experimentan rebrotes epidémicos de diversa intensidad.

Los contagios se aceleran en países como Chile, Bolivia y Ecuador, y alcanzan proporciones de catástrofe en Brasil, mientras Estados Unidos parece condenado a una larga serie de picos y caídas en la curva de los contagios debido, principalmente, a la irresponsabilidad que el presidente Donald Trump ha exhibido ante la crisis sanitaria.

En nuestro país, si bien hay indicios de que la pandemia se desacelera en el valle de México, el coordinador de la estrategia en la lucha contra el coronavirus, Hugo López-Gatell, ha advertido que la fase actual de la epidemia es sólo un primer ciclo, y éste no podrá darse por superado antes de septiembre u octubre.

Más aún, es claro que no habrá condiciones en el planeta para restaurar a plenitud la vida económica, política, social y familiar a la que sus habitantes estaban acostumbrados si no se produce, distribuye y aplica de manera masiva una vacuna, o cuando menos un tratamiento curativo que vaya más allá de los limitados paliativos de los que se dispone en este momento. En lo inmediato, regiones, ciudades y países parecen condenados a vivir un ciclo de final incierto entre desconfinamiento, rebrote y nuevo aislamiento.

A pesar de las dudosas noticias esperanzadoras que pululan en medios informativos, la formulación de una vacuna no parece estar a la vuelta de la esquina, e incluso es posible que no se consiga en años o décadas, como ha ocurrido con el virus de la inmunodeficiencia humana; cierto es, la farmacología ha logrado desarrollar tratamientos cada vez más exitosos que permiten a millones de seropositivos una calidad de vida muy aceptable, pero la inmunización contra el vih sigue sin concretarse, a pesar de las décadas transcurridas desde que se tuvo conocimiento de los primeros casos de sida.

En la coyuntura actual, en suma, sociedades y gobiernos enfrentan como una disyuntiva de difícil solución el obligado cuidado de la salud, por un lado, y la reactivación económica, por el otro, y deben realizar un esfuerzo de conciliación entre dos tareas que a primera vista parecen mutuamente excluyentes.

Para lograrlo debe reconocerse, en primer lugar, que esta crisis sanitaria, sin precedentes conocidos para las generaciones actualmente vivas, lleva obligadamente a realizar cambios profundos en prácticamente to-dos los ámbitos del quehacer humano, desde los procesos productivos hasta los modales; desde la organización política hasta los ceremoniales religiosos; desde los patrones de consumo hasta las modalidades organizativas de los deportes.

Es claro, por ejemplo, que concentraciones masivas, como las que caracterizan a conciertos de música comercial, mítines políticos y partidos de futbol, resultan una muy mala idea en tanto los contagios de Covid-19 no lleguen a un nivel de insignificancia.

Las habilidades digitales se harán más apremiantes que nunca en los ámbitos laborales y será necesario establecer mecanismos de rescate a largo plazo de sectores de la población desplazados de sus trabajos por la nueva realidad.

En suma, el surgimiento del nuevo coronavirus va a traducirse, según los elementos de juicio por ahora disponibles, en un cambio civilizatorio, y más vale hacerse a la idea y empezar a construir, no el retorno a la normalidad previa a la pandemia, sino una normalidad realmente nueva.

La Jornada

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: public[email protected]