Petro en Davos: Canje de deuda por servicios ambientales para frenar la crisis climática

El presidente colombiano Gustavo Petro llevó al Foro de Davos, donde se reúne la élite económica mundial, una de sus conscuntes propuestas: el canje de deuda por servicios ambientales concretos para atajar la crisis climática, y abogó una vez más por acabar con la dependencia del petróleo y el carbón para acometer una acelerada transición energética.

“Vamos al punto de no retorno, y el punto de no retorno significa la extinción de la vida”, advirtió “¿Puede el capitalismo que hemos conocido en los últimos 30 o 40 años superar la crisis climática que ayudó a provocar? Si la respuesta es negativa, estamos perdiendo el tiempo mientras nos acercamos al punto de no retorno”.

Como el segundo país más biodiverso del mundo, con cerca del 10% de la selva amazónica, Colombia es clave en la lucha mundial contra el cambio climático. En Davos, Petro propuso en Davos que las cumbres del clima sean vinculantes con la economía global.

Petro reiteró este miércoles su mensaje crítico sobre la relación actual entre el capitalismo y la lucha contra el cambio climático en la búsqueda de lograr las cero emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las industrias extractivistas.

Integración energética

“Con las tecnologías descubiertas hasta el momento si construimos una red eléctrica americana, podemos, en cierta forma, vender nuestro potencial en energías limpias para que Estados Unidos pueda cambiar su matriz energética, el primer elemento para que cambie todo en el mundo”, apuntó durante el panel ‘Liderazgo para América Latina’.

Este compromiso, agregó, podría llevar hacia la creación de una agenda común, donde los materiales que demande esta nueva fuente de energía limpia, como el cobre, puedan ser empleados en procesos de reindustrialización “para generar nosotros mismos la energía”.

“Necesitamos inversiones que nos ayuden a desarrollar eso: pasaríamos a una matriz de inversión extranjera centrada en la construcción de energías limpias en América del Sur, con un mercado garantizado, si vamos por red directa a Estados Unidos y por mar al resto del mundo”, aseguró

El mandatario progresista se mostró muy escéptico frente a los escenarios más optimistas y habló de un capitalismo descarbonizado –aunque reconoció que puede ser “una simple ilusión”–, con un gran papel de la planificación pública y bilateral, lo que requeriría de cambios fundamentales para llevar a cero el consumo de carbón y petróleo.

“¿Por qué no se canjea, se cambia, la deuda que tienen los países y los procesos productivos por acción climática, de tal manera que se liberaran recursos presupuestales para acometer la adaptación y la mitigación? ¿Por qué no se desvaloriza la deuda mundial, lo cual significa también un cambio del sistema del poder?”, volvió a preguntar. “Estos temas que abordaría un capitalismo descarbonizado hoy no están en la discusión”, lamentó.

Con un mapa de los ríos de la Amazonía de fondo, compartió espacio con el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, quien lleva dos décadas alertando de los impactos del cambio climático, al que ahora se refiere como “crisis climática”. También participaron Marc Benioff, presidente de la compañía Salesforce, y Fawn Sharp, presidenta del Congreso Nacional de Indios Americanos, entre otros. Ya desde la cumbre climática de Egipto, la COP 27, Petro desafió a los líderes mundiales a pasar de las palabras a la acción con medidas contundentes.

Ya el 7 de agosto, en su  discurso de posesión, dijo: “Disminuyan la deuda externa y gastaremos el excedente en salvar la vida humana. Si el FMI [Fondo Monetario Internacional] ayuda a cambiar deuda por acción concreta contra la crisis climática, tendremos una nueva economía próspera y una nueva vida para la humanidad. Le propongo a la humanidad cambiar deuda externa por gastos internos para salvar y recuperar nuestras selvas, bosques y humedales”, dijo entonces.

En septiembre, en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Petro propuso acabar de una vez por todas con la fallida guerra contra las drogas. “Los convoco a salvar la selva amazónica integralmente con los recursos que puedan destinarse mundialmente a la vida. Si no tienen la capacidad para financiar el fondo de la revitalización de las selvas, si pesa más destinar el dinero a las armas que a la vida, entonces reduzcan la deuda externa para liberar nuestros propios espacios presupuestales”.

“Lo podemos hacer nosotros si ustedes los del norte no quieren. Solo cambien deuda por vida, por naturaleza”, dijo el mandatario de izquierdas, que pisó por primera vez como presidente la nieve de Davos, una estación de esquí alpina convertida en epicentro del capitalismo mundial, para plantear sus propuestas sobre los grandes temas que considera “cruciales para la existencia de la humanidad”: el hambre, la crisis climática y la guerra.

O la humanidad se extingue o superamos el capitalismo, dio Petro, quien insistió en un capitalismo descarbonizado. Su agenda en Davos estuvo llena de reuniones bilaterales con jefes de Gobierno y cabezas de emprsas multinacionales que invierten en Colombia. En todas ellas, el mandatario ha puesto el énfasis en la crisis climática, promover la transición energética y alcanzar la paz total.

Financiamiento del BID

El miércoles, Petro se reunió con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el brasileño Ilan Goldfajn. Tras el encuentro, Colombia anunció que 70 millones de dólares del BID serán dirigidos al fortalecimiento de la política de transición energética, uno de los pilares del Gobierno, y que otros 3,5 millones de dólares serán orientados al diseño y estructuración de mecanismos financieros y de un marco regulatorio para implementar el pago por servicios ambientales en la cuenca amazónica.

El monto total (73,5 millones de dólares) hace parte de un plan para contener la deforestación en la Amazonía, que el Gobierno presentó como el primer apoyo de la banca multilateral en el periodo de Petro. Colombia también está poniendo en marcha una cumbre de los países amazónicos, y Goldfajn indicó que el BID podría apoyar la financiación de la logística.

Isabella Arria

Isabella Arria: Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la).

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]arch.ca

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]