Planes de retrazado de Oriente Próximo: El proyecto de un "Nuevo Oriente Próximo"

La hegemonía es tan vieja como la humanidad…” 
Zbigniew Brzezinski, ex consejero de seguridad nacional en USA

La expresión “Nuevo Oriente Próximo” fue presentada al mundo en junio de 2006 en Tel Aviv por la secretaria de Estado usamericano Condoleezza Rice (que, según los medios occidentales, fue la inventora del término) para reemplazar la expresión más antigua e imponente de “Gran Oriente Próximo”.

Este cambio en la terminología de política exterior coincidía con la inauguración de la terminal petrolífera Baku-Tbilisi-Ceyhan en el Mediterráneo Oriental. La expresión y el concepto de “Nuevo Oriente Próximo” fueron anunciados más tarde por la secretaria de Estado usamericana y por el primer ministro israelí en la cumbre del asedio israelí a Líbano apadrinado por los anglo-usamericanos. El primer ministro Olmert y la secretaria Rice habían informado a los medios internacionales de que se había lanzado desde Líbano el proyecto de un “Nuevo Oriente Próximo”.

Este anuncio confirmaba una “hoja de ruta militar” anglo-israelo-usamericana en Oriente Próximo. Este proyecto, que se había estado planeado durante varios años, consiste en crear un campo de inestabilidad, de caos y de violencia que se extienda desde Líbano, Palestina y Siria a Iraq, el Golfo Pérsico, Irán y las fronteras del Afganistán que mantiene la OTAN.

Washington y Tel Aviv presentaron públicamente el proyecto del “Nuevo Oriente Próximo” con la esperanza de que Líbano fuera el punto de tensión para la reorganización total de Oriente Próximo y de ese modo desencadenar las fuerzas del “caos constructivo”. Por su parte, este “caos contructivo” -que genera condiciones de violencia u de guerra en toda la región- será utilizado de manera que USA, Gran Bretaña e Israel puedan retrazar el mapa de Oriente Próximo en función de sus necesidades y objetivos estratégicos.

El nuevo mapa de Oriente Próximo

La secretaria Condoleezza Rice declaró en una conferencia de prensa: “Lo que vemos aquí [refiriéndose a la destrucción de Líbano por los ataques israelíes] es, en un sentido, el crecimiento -los dolores del parto- de un ‘Nuevo Oriente Próximo’, y todo lo que nosotros [USA] hacemos es asegurarnos de empujar para no volver a lo anterior (1)”. La secretaria Rice fue criticada en seguida por sus declaraciones sobre Líbano y por su indiferencia ante el sufrimiento de toda una nación, que estaba siendo bombardeada indiscriminadamente por la aviación israelí.

La hoja de ruta militar anglo-usamericana en Oriente Próximo y en Asia Central

El discurso de Condoleezza Rice sobre el “nuevo Oriente Próximo” había creado el marco. Los ataques israelíes a Líbano -que Washington y Londres aprobaron completamente- comprometieron y confirmaron más la existencia de unos objetivos geoestratégicos de USA, Gran Bretaña e Israel. Según el profesor Mark Levine los “neoliberales globalizadores y los neocons, y, a fin de cuentas, el gobierno Bush, se aferrarían a la destrucción creadora como una manera de trazar el proceso por medio del cual ellos esperan crear sus nuevas órdenes mundiales” y esta “destrucción creadora en USA era, en palabras del filósofo neocon y consejero de Bush, Michael Ledeen, ‘una considerable fuerza revolucionaria’ para (…) la destrucción creadora…” (2).

El Iraq ocupado por los anglo-usamericanos, en particular el Kurdistan iraquí, parece ser un terreno de prueba para la balcanización (fragmentación) y para la finlandización (pacificación) de Oriente Próximo. Ya se ha creado el marco legislativo -en el parlamento iraquí y bajo el epígrafe de federalización- para la partición de Iraq en tres partes (véase el mapa abajo).

Además, la hoja de ruta militar anglo-usamericana parece rivalizar con una entrada en Asia Central vía Oriente Próximo. Oriente Próximo, Afganistán y Pakistán son los pasos para extender la influencia usamericana en la antigua Unión Soviética y sus ex repúblicas soviéticas de Asia Central. En cierta medida, Oriente Próximo es la línea sur de Asia Central. A su vez, ésta también se denomina ” la línea sur de Rusia ” o el ” Extranjero Próximo ” ruso.

Muchos eruditos rusos y de Asia Central, planificadores militares, estrategas, consejeros de seguridad, economistas y políticos consideran que Asia Central (la línea sur de Rusia) es el ” vientre blando ” de la Federación Rusa. (3)

Hay que señalar que en su libro, “El gran tablero: La supremacía usamericana y sus imperativos geoestratégicos” Zbigniew Brzezinski, ex consejero usamericano de seguridad nacional , hacía alusión al moderno Oriente Próximo como una palanca de control de una región que él llama los Balcanes Euroasiáticos. Estos se componen del Cáucaso (Georgia, Azerbaiján y Armenia) y de Asia Central (Kazajstán, Uzbekistán, Kirguizistán, Tajikistán, Turkmenistán, Afganistán y Pakistán) y, en cierta medida, de Irán y Turquía. Estos dos últimos forman las líneas más al norte de Oriente Próximo (excluyendo el Cáucaso) (4) que rodean Europa y la antigua Unión Soviética.

El mapa del “Nuevo Oriente Próximo”

Desde mediados de 2006 un relativamente desconocido mapa de Oriente Próximo, de Afganistán en manos de la OTAN y de Pakistán circula en los medios estratégicos, gubernamentales, de la OTAN, de la política y de los círculos militares. Se hizo público casualmente, quizá para tratar de establecer un consenso o para preparar lentamente a la opinión pública para los posibles, y quizá incluso catastróficos, cambios en Oriente Próximo. Es el mapa de un Oriente Próximo retrazado y reestructurado, asimilado al ” Nuevo Oriente Próximo. “

MAPA DEL NUEVO ORIENTE PRÓXIMO

[Nota: este mapa fue preparado por el teniente-coronel Ralph Peters. Fue publicado en junio de 2006 en el Armed Forces Journal. Peters es un coronel retirado de la Academia Nacional de Guerra usamericana. (Mapa bajo Copyright 2006 del teniente-coronel Ralph Peters).

Aunque este mapa no refleje oficialmente la doctrina del Pentágono, ha servido en un programa de formación del Instituto de Defensa de la OTAN para oficiales militares superiores. Con toda probabilidad este mapa, así como otros parecidos, ha servido tanto en la Academia Nacional de Guerra usamericana como en otros círculos de planificación militar.]

[N. de la T.: los países marcados en negro ganan territorio, en rojo lo pierden y en gris permanecen igual]

Este mapa del ” Nuevo Oriente Próximo ” parece basarse en varios otros, los más antiguos de los cuales de las fronteras potenciales de Oriente Próximo se remontan a la era del presidente usamericano Woodrow Wilson y de la Primera Guerra Mundial. Este mapa se exhibe y presenta como una invención del teniente coronel retirado (del ejército usamericano) Ralph Peters, que cree que las fronteras remodeladas del mapa resolverán totalmente los problemas del Oriente Próximo contemporáneo.

El mapa del ” Nuevo Oriente Próximo ” era un elemento clave del libro del teniente-coronel retirado, “No abandonar nunca el combate”, que se difundió al público el 10 de julio de 2006. Este mapa de un Oriente Próximo retrazado se publicó también bajo el título de “Fronteras de sangre: a qué se parecería un Oriente Próximo mejor” , en el Armed Forces Journal del ejército usamericano con comentarios de Ralph Peters. (5)

Conviene indicar que el último puesto del teniente coronel Peters fue el cargo de jefe del Estado Mayor adjunto para inteligencia en el Departamento de Defensa usamericano y fue uno de los autores más destacados del Pentágono, con numerosos ensayos sobre estrategia para los periódicos militares y sobre política exterior usamericana.

Sobre Ralph Peters se ha escrito que sus ” cuatro libros anteriores sobre estrategia influyeron mucho en el gobierno y en los círculos militares”, pero no se puede evitar preguntar si verdaderamente no podría ocurrir, de hecho, lo contrario. ¿ Podría ser que lo que el teniente-coronel Peters esté revelando y proponiendo sea lo que Washington y sus planificadores estratégicos han previsto para Oriente Próximo ?

El concepto de un retrazado de Oriente Próximo se presentó como un acuerdo ” humanitario ” y ” justo ” que beneficiaría a los pueblos de Oriente Próximo y de sus regiones periféricas. Según Ralph Peter :

Las fronteras internacionales nunca son completamente justas. Pero el grado de injusticia que infligen a quienes ellas obligan a reagruparse o a separarse crea una enorme deferencia -con frecuencia la diferencia entre libertad y opresión, tolerancia y barbarie, imperio de la ley y terrorismo, o incluso entre paz y guerra.  

Las fronteras más arbitrarias y desnaturalizadas del mundo están en África y en Oriente Próximo. Diseñadas por europeos interesados (que tuvieron bastantes dificultades para definir sus propias fronteras), las fronteras de África siguen provocando la muerte de millones de autóctonos. Pero las injustas fronteras de Oriente Próximo – en palabras de Churchill – generan más problemas de los que se pueden se pueden consumir sobre el terreno.

Aunque Oriente Próximo tiene muchos más problemas que únicamente disfuncionamientos fronterizos – desde el estancamiento cultural pasando por la escandalosa desigualdad hasta el mortal extremismo religioso- el mayor tabú para tratar de comprender el completo fracaso de la región no es el Islam, sino las terribles y sacrosantas fronteras internacionales adoradas por nuestros propios diplomáticos.

Naturalmente, ningún ajuste fronterizo, por draconiano que sea, podrá contentar a cada minoría de Oriente Próximo. A veces los grupos étnicos y religiosos viven mezclados y se producen matrimonios entre ellos. En otros lugares, las sociedades fundadas en la sangre o la creencia no pueden mostrarse tan felices como esperan sus actuales partidarios. Las fronteras proyectadas en los mapas que acompañan este artículo reparan los males que sufren los grupos de población “engañados” más significativos, como los kurdos, los baluches y los árabes chiís (musulmanes), pero siguen fracasando en constituir un Oriente Próximo conveniente para los cristianos de oriente, los bahais, los ismaelianos o los naqshbandis, y otras muchas pequeñas minorías. Y un mal obsesionate nunca puede ser reparado por una gratificación territorial: el genocidio armenio cometido por el agonizante Imperio Otomano.

A pesar de todas la injusticias de las fronteras re-imaginadas aquí, que dejan sin tratar las fronteras principales, nunca veremos un Oriente Próximo más pacífico.

Incluso para quienes aborrecen el tema de la alteración de las frontera, serían más útil lanzarse al ejercicio de tratar de concebir una más justa, aunque todavía imperfecta, modificación de las fronteras nacionales entre el Bósforo y el Indo. Admitiendo que el saber del hombre de Estado internacional nunca ha desarrollado instrumentos eficaces -nada más que la guerra -para reajustar las fronteras defectuosas, sin embargo un esfuerzo mental para comprender las fronteras ” orgánicas ” de Oriente Próximo nos ayuda a comprender la amplitud de las dificultades a las que nos enfrentamos, y seguiremos enfrentándonos. Nos las tenemos que ver con deformidades colosales creadas por el hombre, que no dejarán de engendrar odio y violencia mientras no se corrijan.” (6) (La negrita es nuestra)

“Sufrimiento necesario”

Además de creer que existe un ” estancamiento cultural ” en Oriente Próximo, hay que destacar que Ralph Peters admite que sus propuestas son ” draconianas ” por su naturaleza, pero insiste en el hecho de que se trata de sufrimientos necesarios para los pueblos de Oriente Próximo. Esta visión del dolor necesario y del sufrimiento tiene un paralelismo asombroso con la convicción de Condoleezza Rice de que la devastación de Líbano por los militares israelíes era un sufrimiento necesario o los ” dolores del parto ” para crear el ” Nuevo Oriente Próximo ” que prevén Washington, Londres y Tel Aviv.

Además, merece la pena señalar que en Europa se politiza y se fomenta el tema del genocidio armenio para ofender a Turquía. (7)

Se han presentado la revisión, el desmantelamiento y el reensamblaje de los estados-nación de Oriente Próximo como la solución a las hostilidades de Oriente Próximo, pero esto es completamente erróneo, falso y ficticio. Los abogados de un ” Nuevo Oriente Próximo ” y del retrazado de las fronteras de la región evitan, y fracasan en hacerlo, describir sinceramente las raíces de los problemas y de los conflictos en el Oriente Próximo contemporáneo. Lo que no reconocen los medios de comunicación es el hecho de que casi todos los principales conflictos que afligen a Oriente Próximo son consecuencia de las coincidentes agendas anglo-israelo-usamericanas.

Muchos problemas que afectan a Oriente Próximo contemporáneo resultan del deliberado empeoramiento de las tensiones regionales preexistentes. En genral, Gran Bretaña y USA han explotado la división sectaria, la tensión étnica y la violencia interna en diversas zonas del globo, entre ellas África, América Latina, los Balcanes y Oriente Próximo. Iraq no es más que uno de los muchos ejemplos de la estrategia anglo-usamericana del “divide y vencerás”. Otros ejemplos son Ruanda, Yugoslavia, el Cáucaso y Afganistán.

Uno de los problemas del actual Oriente Próximo es la falta de una verdadera democracia que, de hecho, la política exterior británica y usamericana han estado obstruyendo. La “democracia” al estilo occidental sólo ha sido una exigencia para aquellos estados de Oriente Próximo que no se conforman a las demandas políticas de Washington. Invariablemente, esto constituye un pretexto para la confrontación. Arabia Saudí, Egipto y Jordania son ejemplos de estados no democráticos con los que USA no tiene ningún problema porque están sólidamente alineados en la órbita o la esfera anglo-usamericana.

Además, USA ha bloqueado o suplantado deliberadamente los verdaderos movimientos democráticos de Oriente Próximo, desde Irán en 1953 (donde se instaló un golpe apadrinado por USA y Reino Unido contra el gobierno democrático del primer ministros Mossadegh), hasta Arabia Saudí, Egipto, Turquía, los Emiratos Árabes y Jordania, donde la alianza anglo-usamericana apoya el control militar, a los absolutistas y dictadores de todo tipo. El último ejemplo de ello es Palestina.

La protesta turca en el Instituto Militar de la OTAN en Roma

El mapa del ” Nuevo Oriente Próximo ” del teniente-coronel Ralph Peters desencadenó irritadas reacciones en Turquía. Según comunicados de prensa turcos, del 15 de septiembre de 2006, el mapa del “Nuevo Oriente Próximo ” se mostró en el Instituto Militar de la OTAN de Roma en Italia. Además se informó de que los dirigentes turcos se sintieron inmediatamente indignados por la presentación de un reparto y de una segmentación de Turquía (8). El mapa fue aprobado en cierto modo por parte de la Academia Nacional de Guerra usamericana antes de su divulgación ante los dirigentes de la OTAN en Roma.

El jefe del Estado Mayor turco, el general Buyukanit, contactó con el presidente del Jefe Adjunto del Estado Mayor usamericano, el general Peter Pace, y protestó contra el acontecimiento y la exhibición del mapa de retrazado de Oriente Próximo, de Afganistán y de Pakistán (9). Además, el Pentágono abandonó su manera de garantizar a Turquía que el mapa no refleja la política oficial y los objetivos usamericanos en la región, pero esto parece estar en conflicto con las acciones anglo-usamericanas en Oriente Próximo y Afganistán bajo control de la OTAN.

¿ Existe relación entre el proyecto de los ” Balcanes Euroasiáticos ” de Zbigniew Brzezinski y el “Nuevo Oriente Próximo” ?

Lo que sigue son extractos y pasajes importantes del libro de Zbigniew Brzezinski, “El gran tablero: La supremacía usamericana y sus imperativos geoestratégicos”. Brzezinski declara también que Turquía e Irán, los dos estados más poderosos de los ” Balcanes Euroasiáticos “, situados en la línea sur, son ” potencialmente vulnerables a los conflictos étnicos internos (balcanización) ” y que ” si se desestabilizara uno de los dos, los problemas de la región se harían incontrolables “. (10)

Parece que un Iraq dividido y balcanizado sería en la mejor manera de llevar esto a cabo. Tomando lo que sabemos de las propias confesiones de la Casa Blanca, existe la creencia de que la “destrucción y el caos creadores” en Oriente Próximo son bazas benéficas para su remodelación, para reorganizar el “Nuevo Oriente Próximo” y promover la hoja de ruta anglo-usamericana en Oriente Próximo y en Asia Central:

“En Europa, la palabra ‘Balcanes’ evoca imágenes de conflictos étnicos y de rivalidades regionales de grandes potencias. Eurasia también tiene sus ‘Balcanes’, pero los Balcanes euroasiáticos son mucho más grandes, más poblados, más heterogéneos en religiones y etnias. Están situados en este gran rectángulo geográfico que delimita la zona central de la inestabilidad mundial (…) que abarca regiones del sudeste de Europa, de Asia Central y regiones del sur de Asia (Pakistán, Cachemira, oeste de India), la región del Golfo Pérsico y Oriente Próximo. Los Balcanes euroasiáticos forman el núcleo interior de este gran rectángulo (…); difieren de sus regiones externas de una manera particularmente significativa : son un vacío de poder. Aunque la mayoría de los estados del Golfo Pérsico y de Oriente Próximo sean tan inestables, la potencia de USA es el árbitro supremo de esta región. La región inestable en la zona externa es así una región bajo la hegemonía de una sola potencia, que es moderada por esta hegemonía. En contraste, los Balcanes euroasiáticos evocan verdaderamente los más antiguos y más familiares Balcanes del sudeste de Europa : sus entidades políticas no sólo son inestables sino que intentan, y invitan a ello, la intrusión de sus más potentes vecinos, cada uno de los cuales está decidido a oponerse al dominio de la región por otro. Es esta combinación familiar de vacío hegemónico y de aspiración al poder lo que justifica la denominación de “Balcanes euroasiáticos“.

Los Balcanes tradicionales representaban un potencial premio geopolítico en la lucha por la supremacía europea. Los Balcanes Euroasiáticos, a caballo en la inevitablemente emergente red de transporte que se supone va a unir más directamente a los más ricos y a las extremidades occidentales y orientales de Eurasia mas trabajadoras, tiene también una importancia geopolítica. Además, son importantes desde el punto de vista de la seguridad y de las ambiciones históricas de al menos tres de sus vecinos más próximos y más poderosos, a saber, Rusia, Turquía e Irán, junto con China, que también muestra un creciente interés político por la región. Pero los Balcanes Euroasiáticos son infinitamente más importantes como potencial premio económico: en la región se localiza una enorme concentración de reservas de gas natural, además de importantes minerales, entre ellos el oro.    Sin duda el consumo energético mundial aumentará extremadamente en las próximas dos o tres décadas . Los cálculos del Departamento de Energía usamericano prevén que la demanda mundial aumentará más del 50% entre 1993 y 2015, con el aumento del consumo más importante en Extremo Oriente. El impulso del desarrollo económico asiático produce ya una enorme presión sobre la exploración y explotación de nuevas fuentes de energía, y la región de Asia Central y de la cuenca del Mar Caspio son conocidas por contener unas reservas de gas natural y de petróleo que eclipsan las de Kuwait, del Golfo de México o del Mar del Norte.  

El acceso a estos recursos y el reparto de su potencial riqueza representan los objetivos que agitan las ambiciones nacionales, motivan los intereses de las empresas, reavivan reivindicaciones históricas, reaniman aspiraciones imperiales y alimentan rivalidades internacionales. La situación se hace más volátil debido a que la región no solo es un vacío de poder sino que también es internamente inestable.   (…)   Los Balcanes euroasiáticos incluyen nueve países, que se adaptan a la descripción precedente de uno u otro modo, más dos otros candidatos potenciales. Los nueve son Kazajstán, Kirguizistán, Tajikistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Azerbaiján, Armenia y Georgia – todos los cuales formaban antes parte de la antigua Unión Soviética-, así como Afganistán.

Los potenciales añadidos a la lista son Turquía e Irán, ambos mucho más viables política y económicamente, ambos activos contendientes por la influencia regional en los Balcanes Euroasiáticos y también ambos importantes actores geoestratégicos de la región. Al mismo tiempo, ambos son potencialmente vulnerables a los conflictos internos. Si un, otro o ambos se desestabilizaran, los problemas internos de la región serían incontrolables, mientras que los esfuerzos para refrenar el dominio regional de Rusia podrían incluso volverse vano .” (11) (La negrita es mía).

El retrazado de Oriente Próximo

En ciertos aspectos, Oriente Próximo presenta un paralelismo sorprendente con los Balcanes y la Europa centro-oriental de los años que llevaron a la Primera Guerra Mundial. Tras ésta, se retrazaron las fronteras de los Balcanes y de la Europa centro-oriental. Esta región experimentó un periodo de agitación, de violencia y de conflictos, antes y después de la Primera Guerra Mundial, resultado directo de intereses y de interferencias económicas extranjeras.

Las razones que hay detrás de la Primera Guerra Mundial son más siniestras que la explicación estándar de los manuales escolares, el asesinato del heredero del trono del Imperio Austrohúngaro (los Hausburgo), el archiduque Franz Ferdinand, en Sarajevo. Los factores económicos fueron la verdadera motivación de la guerra a gran escala de 1914.

Normand Dodd, ex banquero de Wall Street e investigador del Congreso usamericano, que estudió las fundaciones usamericanas exentas de impuestos, confirmó durante una entrevista realizada en 1982 que aquellos poderosos individuos, que controlaban entre bastidores las finanzas, las políticas y el gobierno usamericano, de hecho también habían planificado la intervención usamericana en la guerra, lo que contribuiría a afianzar su control de poder.

El siguiente testimonio es la trascripción de la entrevista a Normand Dodd con G. Edouard Griffin :

“Nos encontramos en 1908, año en que entra en acción la Fundación Carnegie. Aquel año, los administradores que se reunían por primera vez plantean una pregunta precisa que discutieron de manera muy sabia desde el principio al final del balance del año. La pregunta era: ¿existe un medio conocido más eficaz que la guerra, asumiendo que se quiere alterar la vida de todo un pueblo? Y concluyeron que la humanidad no conoce un medio más eficaz para ello que la guerra. A continuación, en 1909, plantearon la segunda pregunta y la discutieron, a saber, ¿ cómo implicaremos a USA en una guerra?

Bien, dudo de que en aquella época hubiera en los pensamientos de la mayor parte de las personas de ese país (USA) un tema más ajeno que su participación en una guerra. Había emisiones regulares sobre la guerra de los Balcanes, pero dudo mucho de que muchas personas supieran siquiera dónde se encontraban los Balcanes. Y, en definitiva, responden a la pregunta de este modo : debemos controlar al Departamento de Estado.

Y después, esto suscitará muy naturalmente la pregunta de ¿ cómo lo haremos ? Responderán a ello diciendo debemos tomar la dirección y el control de la maquinaria diplomática de este país, y finalmente, decidirán tener esto como objetivo. Después, el tiempo pasa y nos encontramos en guerra, que será la Primera Guerra Mundial. En aquel momento hicieron constar en acta un informe sorprendente según el cual enviaron un telegrama al presidente Wilson en el que le advertían de que se asegurara que la guerra no terminaba demasiado deprisa. Y finalmente, por supuesto, la guerra terminó.

En aquel momento, sus intereses se desplazaron a impedir lo que ellos llamaban una vuelta a la vida entes de 1914 en USA, cuando estalló la Primera Guerra Mundial.” (La negrita es mía)

Retrazar y desmembrar Oriente Próximo, desde las orillas mediterráneas orientales de Líbano y Siria hasta Anatolia (Asia Menor), Arabia, el Golfo Pérsico y la llanura iraní responde a amplios objetivos económicos, estratégicos y militares que forman parte de una ya antigua agenda anglo-israelo-usamericana en la región.

Oriente Próximo ha estado condicionado por fuerzas exteriores para ser un barril de pólvora dispuesto a estallar con un buen detonante, quizá el lanzamiento de ataques anglo-usamericanos o israelíes contra Irán y Siria. De una guerra más amplia en Oriente Próximo pueden resultar unas fronteras estratégicamente retrazadas ventajosas para los intereses anglo-israelo-usamericanos.

Afganistán en manos de la OTAN ha sido divido con éxito, todo él excepto su nombre. Se ha inseminado la animosidad en el levante, donde se alimenta una guerra civil en Palestina y se lleva a cabo una campaña de divisiones en Líbano. El Mediterráneo oriental ha sido militarizado con éxito por la OTAN. Siria e Irán siguen siendo demonizados por los medios de comunicación occidentales con vistas a justificar una acción militar. Los medios occidentales, por su parte, alimentan cotidianamente nociones incorrectas y parciales, según las cuales las poblaciones iraquíes no pueden coexistir y el conflicto no es una guerra de ocupación sino ” una guerra civil ” caracterizada por unas diferencias internas entre chiís, sunniís y kurdos.

Los intentos de crear intencionadamente animosidad entre los diferentes grupos étnico-culturales y religiosos de Oriente Próximo han sido sistemáticos. De hecho, forman parte de una agenda de inteligencia oculta cuidadosamente diseñada.

Mucho más inquietante, muchos gobiernos de Oriente Próximo, como el de Arabia Saudí, ayudan a Washington a fomentar divisiones entre las poblaciones de Oriente Próximo. El objetivo final es debilitar el movimiento de resistencia contra la ocupación extranjera por medio de la “estrategia del divide y vencerás” que sirve a los intereses anglo-israelo-usamericanos en toda la región.

Mahdi Darius Nazemroaya es un escritor independiente basado en Ottawa que se especialista en asuntos de Oriente Próximo. Es Asociado de Investigación del Center for Research on Globalization (CRG).

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

Artículo original, publicado el 18 de noviembre de 2006.

Original en inglés: Plans for Redrawing the Middle East: The Project for a “New Middle East”

NOTAS

1. Informe especula sobre el viaje a Oriente Próximo y Europa de la secretaria de Estado Condoleezza Rice, Washington, DC., 21 de julio de 2006; <http://www.state.gov/secretary/rm/2006/69331.htm

2. Profesor Mark LeVine, “The New Creative Destruction,” Asia Times , 22 de agosto de 2006; <http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/HH22Ak01.html

3. Profesor Andrej Kreutz, “The Geopolitics of post-Soviet Russia and the Middle East”, Arab Studies Quarterly (ASQ), Association of Arab-American University Graduates, Washington D.C., enero de 2002; <http://findarticles.com/p/articles/mi_m2501/is_1_24/ai_93458168/pg_1>

4. El Cáucaso, o Caucasia, puede ser considerado como una región de Oriente Próximo o como una región separada.

5. Teniente coronel (retirado) Ralph Peters, “Blood borders: How a better Middle East would look”, Armed Forces Journal (AFJ), junio de 2006; <http://www.armedforcesjournal.com/2006/06/1833899

6. Ibid.

7. Crispian Balmer, “French MPs back Armenia genocide bill, Turkey angry”, Reuters, 12 de octubre de 2006; James McConalogue, “French against Turks: Talking about Armenian Genocide”, The Brussels Journal, 10 octubre de 2006; <http://www.brusselsjournal.com/node/1585

8. Suleyman Kurt, “Carved-up Map of Turkey at NATO Prompts U.S. Apology”, Zaman (Turkey), 29 de septiembre de 2006; <http://www.zaman.com/?bl=international&alt=&hn=36919

9. Ibid.

10. Zbigniew Brzezinski, The Grand Chessboard: American Primacy and Its Geo-strategic Imperatives (New York: Basic Books, 1997); <http://www.perseusbooksgroup.com/basic/book_detail.jsp?isbn=0465027261

11. Ibid.

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]