¿Porque el silencio del Vaticano sobre Ucrania?

En el momento en que Ucrania esta al centro de una gran confrontación verbal y sanciones entre Occidente (entender Estados Unidos, la Unión europea, OTAN) y Rusia, el Vaticano se queda silencioso. Mas aún, mientras los Ucranios del Sur-este están sometidos a bombardeos criminales de parte del gobierno de Kiev, que los muertos se cuentan por centenares, los heridos por miles, los expatriados por centenares de miles de personas y que las populaciones se encuentran en condiciones inhumanas de vida, el Vaticano se cuida para no llamar la atención sobre esas condiciones inhumanas que se vive en esta región de Ucrania. La crisis en Irak ocupa todo el terreno y Ucrania no es Venezuela.

El Vaticano no puede dar como disculpa que no sabe. Él está a lo tanto de todo y sabe muy bien de que se trata. No puede ignorar los intereses geopolíticos y militares que movilizan a Estados-Unidos y a la OTAN para tomar el control de Ucrania, aislando un poco mas a Rusia. Ya sabe desde tiempo de esas acciones llevadas por este Occidente para deshacer a un gobierno legitimo y remplazarlo por otro que sepa responder mejor a sus intereses. ¿Quién no se recuerda esta discusión entre Victoria Nuland, responsable de asuntos europeos en el Departamento de Estado, y el embajador de Estados Unidos en Ucrania, Geoffrey R. Pyatt?

Cuando sucedió el ataque, el 17 de julio, del vuelo DH17, provocando la muerte de 298 muertos, el Vaticano lamentó, por supuesto, lo ocurrido y presentó sus condolencias a todas las víctimas, pero se guardó bien de llamar a la Comunidad internacional (ONU) que haga una encuesta independiente y transparente para que se conozca los verdaderos autores de este crimen. No hizo nada para denunciar a los acusadores que hacían,, sin pruebas algunas, de Rusia y de las milicias ucranias del Sur-este los responsables de este atentado mientras que Rusia y muchos otros pueblos reclamaban una encuesta independiente y transparente bajo la autoridad de las Naciones Unidas.

¿Quién no se recuerda de los 280 camiones de ayuda humanitaria que mandó Rusia para los damnificados de la guerra en Ucrania y que fueron detenidos mas de una semana en la frontera antes de tener el visto bueno del gobierno para llevar esta ayuda humanitaria a una población al limite de la sobrevivencia? No hubo ni una palabra de parte del Vaticano para que apuren el visto bueno y que esta ayuda humanitaria llegue el mas rápido a la gente que la necesita de urgencia.

En todo este proceso de guerra, ni una palabra del Vaticano para poner de relieve los esfuerzos del presidente Putin para que se llegue a un cese de fuego entre los Ucranios y a un dialogo entre las partes para conseguir la paz. Ayer, el 5 de septiembre, se firmó un acuerdo de cese de fuego y es el actual presidente de Ucrania que afirmó que eso fue posible gracias a la intervención del presidente Poutin.

Se nota, a través todos esos comportamientos, que el Estado del Vaticano actúa como si fuera parte de la OTAN. En este sentido no le conviene poner de relieve las acciones positivas del presidente Putin y de Rusia tampoco le conviene denunciar la desinformación de la cual Rusia y las milicias de Sur-Este son objetos y víctimas a la vez.

¿Cómo entender que una Iglesia que se dice “católica” sea representada por un Estado que esta pendiente de este Occidente político y militar y que no tiene nada de “católico”? Este ultimo actúa según sus intereses, los cuales no tienen nada que ver con el humanismo y aun menos con la la universalidad de los evangelios y de la Iglesia. Para ellos cuenta los recursos, la dominación y el militarismo.

En todo casos, hay que reconocer que gracias al presidente Putin si se logró que el acuerdo de cese de fuego sea firmado por las partes en conflicto dentro de Ucrania: el presidente del gobierno central de Kiev y los dos representantes de los Estados proclamados independientes. Estos dos últimos, como dicen los enemigos de la paz, no son terroristas sino representantes de comunidades que tienen sus características propias. Se trata del respeto de esas características y de eso tendrán que discutir dentro de un plan de paz.

Oscar Fortín
El 6 de septiembre 2014

Artículos de:

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]