El ataque unilateral realizado por Estados Unidos el viernes contra Siria coloca hoy en la palestra la pregunta de quiénes ganan, una respuesta que para Rusia y el país agredido quizá es bien sencilla: los terroristas.

Solicitada por Bolivia, el Consejo de Seguridad de la ONU celebró la víspera una reunión de emergencia para discutir el lanzamiento por Washington de 59 misiles Tomahawk contra la base aérea de Shayrat, en la central provincia de Homs, bajo el argumento de que desde allí salieron las aeronaves responsables de un ataque químico que el 4 de abril causó decenas de bajas civiles en Khan Sheikhun, Idleb.

‘Nuestros militares destruyeron la base utilizada para el ataque químico y estaban plenamente justificados para hacerlo. Era la hora de actuar, no de las palabras, el acto inmoral de al Assad (el presidente sirio) no podía quedar impune’, afirmó la embajadora estadounidense Nikki Haley en la sesión, aunque sin presentar pruebas de la culpabilidad de Damasco.

Para su colega ruso Vladimir Safronkov, el supuesto acto de justicia no es más que una acción unilateral y violatoria del derecho internacional, cuyas consecuencias podrían resultar de gravedad extrema.

Se trata de una medida que solo refuerza el terrorismo porque fue dirigido contra la infraestructura de los que han estado combatiendo durante todos estos años ese flagelo, advirtió.

Desde marzo de 2011, Siria sufre un conflicto marcado por el empeño de Occidente y sus aliados en imponer un cambio de régimen, con la llegada a la nación levantina del Estado Islámico (EI), el Frente al Nusra y otras organizaciones fundamentalistas, entre las consecuencias.

De acuerdo con Safronkov, no parece difícil imaginar hasta qué punto esos terroristas han elevado su ánimo y espíritu después del bombardeo norteamericano.

Estados Unidos destruyó en el pasado bases militares en Libia e Iraq, y ya sabemos lo sucedido, dijo en alusión al caos sembrado en esos países por la intervención de occidente, caldo de cultivo para el surgimiento de grupos extremistas, entre ellos el EI, cuyo origen se vincula a la invasión de 2003 para derrocar a Saddam Hussein.

El embajador ruso recordó que Moscú ha propuesto a Washington formar una coalición global para enfrentar el terrorismo, sobre la base del respeto al derecho internacional, invitación ignorada por la Casa Blanca.

Vemos que los estadounidenses optan por una vía diferente, al tomar el camino del unilateralismo, ese que ya sabemos lo que ha dejado en el Medio Oriente, subrayó.

También el representante sirio en la reunión del Consejo de Seguridad, Mounzer Mounzer , llamó la atención por el impacto del bombardeo contra la base de Shayrat.

El diplomático reiteró que su país no tiene armas químicas, a diferencia de los grupos terroristas, que sí las han empleado en varias ocasiones.

‘Esta agresión manda un mensaje erróneo a los terroristas, porque los alienta a seguir utilizándolas’, señaló Mounzer, quien acusó a Estados Unidos de ejecutar un acto traicionero bajo mentiras y manipulaciones sobre lo ocurrido el martes en Khan Sheikhun, hecho pendiente de una investigación seria e imparcial.

De otro lado, el embajador de China ante la ONU, Liu Jieyi, llamó a evitar un deterioro de la situación en Siria, priorizando el diálogo para encontrar el camino de la paz.

Tenemos un conflicto que entró en su séptimo año, con muchas víctimas y un escenario insostenible, en cual solo debería existir espacio para la solución política, la vía militar no hará más que multiplicar el sufrimiento de la población, expuso en el Consejo.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, manifestó preocupación en un comunicado emitido a raíz del bombardeo estadounidense.

Al tiempo que condenó el uso de armas químicas en Khan Sheikhun, Idleb, y abogó por la rendición de cuentas de los responsables, Guterres convocó a evitar acciones que lleven a una escalada del conflicto.

Apelo a la cordura, en aras de prevenir un mayor sufrimiento humano. Estos hechos de los últimos días refuerzan mi convicción de que no hay en Siria otra salida que la política, sentenció el dirigente del foro mundial.

Prensa Latina

> > > > > > > >