Mark Taliano, investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research) nos contactó desde Damasco justo cuando comenzaron los bombardeos. Aquí está su reporte:

Anoche, a las cuatro de la mañana aproximadamente, Francia, Estados Unidos y el Reino Unido bombardearon Siria.

Según lo reportado, se lanzaron 103 misiles, de los cuales las fuerzas sirias destruyeron 71. Las bombas cayeron en cuatro lugares diferentes, incluidos Homs, Mesyaf y Damasco.

Las instalaciones de los rusos, iraníes y de Hezbollah no fueron atacadas.

Las bombas lanzadas por los imperialistas antes mencionados asesinaron a cuatro civiles de origen sirio.

Mark Taliano, investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research)

Es importante destacar que los ataques ocurrieron justo ANTES de que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) comenzara a investigar sobre el supuesto crimen de las “armas químicas” [perpetrado por el Gobierno de Assad].

Además, justo después del bombardeo, el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) lanzó un ataque desde el campamento de Yarmouk, ubicado a 8 kilómetros del centro de Damasco.

Los misiles, aparentemente, impactaron un “laboratorio científico y de capacitación”. Presumiblemente, esto jugará un papel en la transición de la narrativa de “Assad está matando a su propio pueblo” (ridículo y sin evidencia alguna) hacia una nueva narrativa, que buscará justificar todo aquello que no puede justificarse.

Los ataques dirigidos por Estados Unidos no fueron autorizados por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y, ciertamente, no se llevaron a cabo en defensa propia.

Si los grandes crímenes de guerra internacionales son un “juego sucio”, entonces el presidente Trump está perdiendo.

Los sirios saben que están luchando contra terroristas apoyados por Occidente y sus aliados. Saben que están ganando, y ahora aprecian y apoyan más a su Gobierno, que está plantando cara a la barbarie occidental.

En el siguiente video (disponible sólo en inglés) Abdul Razzak Homsi describe la fuerza que compone el mosaico de la sociedad siria, una sociedad cuyos fundamentos antiguos no son sino cuna de la civilización y la religión, incluidas las civilizaciones y religiones de Occidente. Esta entrevista fue grabada la mañana del 14 de abril en la ciudad de Damasco

Casa de San Ananías / San Anan bautizando a San Pablo

Mark Taliano

Artículo original en inglés:

Trump is Playing a “Dirty Game”? Report from Damascus at 4am at the Height of the Bombings, publicado el 14 de abril de 2018.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

> > > > > > > >

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización