El viernes por la noche (hora del Este, ET), a primeras horas de la mañana en Damasco, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia lanzaron ataques aéreos supuestamente contra tres objetivos militares (aún por verificar), de acuerdo con el mensaje de Trump transmitido por televisión.

Los ataques tenían por objetivo “castigar a Bashar Al Assad “por un supuesto ataque con armas químicas en Duma”. Acusaron: Assad está matando a su propio pueblo”. Los ataques se programaron de tal forma que coincidieran con el arribo del equipo de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), que estaba por comenzar sus investigaciones sobre el supuesto ataque con armas químicas el 14 de abril, ¿Podrán seguir con las investigaciones? De acuerdo con Tony Cartalucci, no existe evidencia alguna:

Hasta la fecha, todas las supuestas pruebas provienen de militantes financiados por Occidente y sus colaboradores, incluido el frente financiado por el Gobierno de Estados Unidos y Europa, denominado “Defensa Civil Siria”, mejor conocido como “Cascos Blancos”. Fotografías y videos no verificados de aparentes víctimas han sido las únicas fuentes citadas por Estados Unidos.

Fue una mentira política desde el principio que, luego, se convirtió en una mentira mediática, y que ha sido utilizada como un instrumento de propaganda de guerra.

Los criminales de guerra de alto rango culpan a sus víctimas. Trump acusa a Assad de llevar a cabo “violaciones constantes del derecho internacional”, ¿Quién acusa? ¿Qué legalidad tiene el bombardeo lanzado por Trump?

El Reino Unido y Francia se unieron a los ataques de Estados Unidos mediante una operación coordinada que pretendía demostrar la contundencia de Occidente frente a lo que los líderes de los tres países denominaron “violaciones constantes del derecho internacional”. El señor Trump lo describió como el inicio de un esfuerzo sostenido para obligar a Assad a abandonar el uso de armas prohibidas, pero solamente ordenó una operación de alcance limitado que golpeó tres objetivos en una noche.

“Estas no son las acciones de un hombre”, dijo Trump sobre el ataque del fin de semana pasado durante un discurso transmitido por televisión desde la sala diplomática de la Casa Blanca. “Son crímenes de un monstruo”. (The Guardian, 13 de abril de 2018)

Vale la pena destacar que hubo divisiones al interior del gabinete de guerra de Trump. De acuerdo con una declaración previa, el secretario de Defensa, James Mattis, tenía serias dudas vistos los efectos de los ataques aéreos.

El viernes temprano, el presidente Trump había insinuado que “la decisión final de lanzar un ataque militar en contra de Siria … podría ocurrir” muy pronto o no tan inmediato” luego de las advertencias del secretario de Defensa Jim Mattis de que “tal ataque conllevaba el riesgo de sacar” de control [la situación], lo que sugiere precaución antes de adoptar una decisión sobre cómo responder al ataque [con armas químicas] en contra de civiles el fin de semana pasado en Duma]”.

Aniquilando la verdad

Horas antes de tomar la decisión de atacar a Siria, hubo vacilaciones. Reconocido por el propio gabinete de guerra, no había evidencia alguna que concluyera que el Gobierno sirio había estado detrás del ataque con armas químicas. El equipo de la OPAQ llegó el día 13 para investigar el asunto. Había programado comenzar sus trabajos el día 14. Así, los ataques aéreos han sido claves para perturbar por completo la investigación a cargo de la OPAQ.

Michel Chossudovsky

Michel Chossudovsky: Profesor emérito de Economía de la Universidad de Ottawa, es fundador y director del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research). Sus escritos se han publicado en más de 20 idiomas, es un activista antiglobalización y antibélico. Ha actuado como profesor visitante en organizaciones académicas en Europa del Este, América Latina y el Sudeste asiático, además de asesor de gobiernos en países en desarrollo y consultor de organizaciones internacionales como el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Ha sido galardonado con la Medalla de Oro de la República de Serbia por sus escritos sobre la guerra de agresión de la OTAN contra Yugoslavia (2014).

Artículo original en inglés:

Trump’s Punitive Air Strikes against Syria. No Evidence that Assad was Behind the Alleged Chemical Weapons Attack, publicado el 14 de abril de 2018.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

> > > > > > > >

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización