Visiten mi página web: http://stephenlendman.org/

Contacto: [email protected]

Las relaciones entre Estados Unidos e Irán han sido malas desde su revolución de 1979, pero Trump ha sido más hostil que sus antecesores.

Desde hace mucho tiempo, la política estadounidense exige un cambio de régimen. Se estableció un grupo de trabajo conjunto estadounidense / israelí para desestabilizar a la República Islámica orquestando protestas antigubernamentales, con la mira puesta en un cambio de régimen.

John Bolton y su homólogo israelí Meir Ben Shabbat están detrás del plan, junto con los aparatos de inteligencia de ambos países.

Un libro blanco de Estados Unidos discutió tácticas para reemplazar el gobierno de la República Islámica por un gobierno títere pro-occidental, con el objetivo de vulnerar el vínculos entre los iraníes y sus gobernantes.

Lo que se probó al menos dos veces antes y falló, ahora quieren volver a intentarlo. La visión de Washington bajo las reglas neoconservadoras de línea dura que, supuestamente, busca dar la vuelta a la página para mejorar las relaciones con Teherán, es absurda.

En una conferencia de prensa el lunes con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, Trump calificó a Irán como un “régimen brutal” y dijo que “nunca se debe permitir que tenga un arma nuclear”, que su gobierno desprecia y desea eliminar en todas partes.

“Alentamos a todas las naciones a presionar a Irán para que ponga fin a todas sus actividades malignas (inexistentes)”, agregó Trump.

Cuando se le preguntó si estaba dispuesto a reunirse con el presidente iraní, Hassan Rouhani, respondió lo siguiente:

“Me reuniré con cualquiera. Creo en la reunión…sin duda me reuniría con Irán si ellos quisieran. Pero no sé si están listos todavía”.

“Creo que probablemente terminen deseando reunirse, y estoy listo para encontrarme en cualquier momento que quieran … Si pudiéramos resolver algo que sea significativo, y no hacer un desperdicio de papel como el otro acuerdo [nuclear], estaría dispuesto a cumplir”.

Cuando se le preguntó si había condiciones previas para reunirse, dijo:

“Sin condiciones previas. No. Si quieren reunirse, lo haré. Cuando quieran, cuando quieran”.

“Es bueno para el país, bueno para ellos, bueno para nosotros y bueno para el mundo”. Sin condiciones previas. Si quieren encontrarse, lo haré”.

Entrevistado en CNBC horas más tarde, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo lo siguiente:

“Ya lo hemos dicho esto antes. Si los iraníes demuestran un compromiso de hacer cambios importantes en la forma en que tratan a su propia gente, aminoran su mal comportamiento, y aceptan que vale la pena entrar en un acuerdo nuclear que realmente impida la proliferación, entonces el presidente [Trump] estaría dispuesto a sentarse y entablar conversaciones”.

Pompeo estipuló condiciones previas basadas en grandes mentiras, la estrategia que Washington asumió siempre para combatir la soberanía de la República Islámica.

El 22 de julio, Pompeo pronunció un discurso en contra de Irán, recitando una letanía de grandes mentiras desacreditadas hace tiempo. En mayo, anunció 12 demandas a la República Islámica que, la verdad, ningún liderazgo político responsable aceptaría.

Trump se retiró unilateralmente del Plan de Acción Conjunto y Completo (JCPOA, por sus siglas en inglés), una acción de flagrante incumplimiento de la ley internacional.

El lunes, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Bahram Qassemi, arremetió contra el régimen de Trump, señalando que, dada su agenda de inaceptable hostilidad hacia la República Islámica, “definitivamente no habrá posibilidad de diálogo y compromiso…”

Estados Unidos demostró una y otra vez “que no es confiable”.

“Dadas las circunstancias actuales y las acciones hostiles de Estados Unidos, su retirada del JCPOA y la continuidad de las políticas hostiles, sus esfuerzos para presionar económicamente al pueblo iraní a través de sanciones, no permiten que haya condiciones para sentarse a conversar”

Añadiendo:

“Las políticas hostiles de Estados Unidos contra Irán continúan, e Irán se preparó para esta actitud, haciendo lo que sea necesario para frustrar estas conspiraciones y políticas de agresió. Irán y su pueblo valiente saldrán victoriosos de esta batalla “.

La República Islámica soportó casi 40 años de hostilidad de parte de Estados Unidos que comenzó durante el mandato de Jimmy Carter, el régimen de Trump parece empeñado en derrocar a su gobierno tal como lo intentó la dupla Bush / Cheney.

Los planes de Estados Unidos de emprender la guerra contra Irán fueron redactados por la copresidencia de Clinton, endurecidos bajo Bush / Cheney, probablemente endurecidos aún más por Pompeo, Bolton y otros extremistas neoconservadores del régimen de Trump. Israel seguramente participó, con la intención de eliminar a su principal rival en la región.

Un artículo anterior citó a altos funcionarios del gobierno del primer ministro australiano, Malcomb Turnbull, sin identificar, señalando que Estados Unidos podría bombardear las instalaciones nucleares de Irán en agosto próximo.

El secretario de guerra de Trump, Mattis, no habla con la verdad cuando señala a Irán como una influencia desestabilizadora en el Medio Oriente.

El viernes, negó los informes de la inminente guerra de Estados Unidos contra la República Islámica, calificándola de “ficción”. Turnbull la llamó “especulación”.

El 22 de julio, Trump amenazó a Irán con “graves consecuencias de las que pocos en la historia han sufrido antes”.

Los intransigentes se han comprometido a derrocar a todos los gobiernos soberanos independientes, especialmente Rusia, China, Irán, Corea del Norte y Venezuela, entre otros.

Las estrategias de Estados Unidos favorecen las “revoluciones de color” y las guerras de agresión.

La idea de que los partidarios de la línea dura imperial de la Casa Blanca (y / o del Congreso) den vuelta a la página para mejorar las relaciones con estos países es fantasía pura.

Stephen Lendman

Stephen Lendman: Investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research), es también corresponsal en Chicago.

Artículo original en inglés:

Trump Willing to Meet with Iran to Improve Ties? Public Relations Amidst Hostile Threats, publicado el 31 de julio de 2018.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

> > > > > > > >

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización