Los estados miembros de la Unesco unieron sus voces durante la 39 Conferencia General de la organización para defender el multilateralismo como elemento clave en la construcción de la paz, cuando el planeta enfrenta tiempos complejos.

En el Debate de Política General y en los numerosos foros desarrollados durante el cónclave, que se extendió por dos semanas, el tema del rol del multilateralismo fue protagonista en las intervenciones de las naciones, así como de las principales autoridades de la organización.

En un mundo amenazado por los conflictos armados, el cambio climático, y la propagación de determinadas ideas excluyentes, asociadas al racismo y la xenofobia, solo el diálogo entre pueblos y la voluntad de acercamiento puede viabilizar el entendimiento pacífico.

Así lo recordó la directora general saliente, Irina Bokova, quien enfatizó la relevancia de los valores y la misión de Unesco para enfrentar las problemáticas actuales.

‘Ante el auge de los extremismos en el mundo que atizan el odio, la Unesco tiene soluciones que ofrecer (…). Cuando surgen nuevas formas de racismo e intolerancia, la Unesco está ahí para actuar’, aseveró.

De acuerdo con Bokova, mientras muchos se dedican a levantar muros en el planeta, la Unesco está presente para abrir rutas de conexión entre los pueblos y las culturas.

En la misma línea se pronunció la francesa Audrey Azoulay, quien fue ratificada por la Conferencia como nueva directora general.

‘Pienso en el mandato de la Unesco, que es de una brillante modernidad. Y pienso en todos aquellos de ustedes que son conscientes de las dificultades de la Organización pero saben hasta qué punto es esencial para hacer frente a los desafíos de nuestro mundo actual’, aseveró la ex ministra de Cultura de la nación gala.

De acuerdo con Azoulay, ‘vivimos en un mundo complejo que enfrenta desafíos a los cuales ningún estado puede responder solo’, y en este sentido mencionó problemáticas como el incremento del oscurantismo, las amenazas del extremismo violento, la destrucción del medio ambiente, la negación de la diversidad, entre otros.

En ese contexto, ‘si queremos preservar un mundo con un rostro humano, si queremos evitar los conflictos (…), tenemos que actuar en ámbitos clave que están en el centro del mandato de la Unesco: la educación, la cultura, la ciencia y la comunicación’.

Sin embargo, la organización de Naciones Unidas llegó a la Conferencia con una noticia poco alentadora: la decisión de retirase de la entidad anunciada por Estados Unidos.

La actitud de Washington ‘es una pérdida para la Unesco. Es una pérdida para la familia de las Naciones Unidas. Es una pérdida para el multilateralismo’, declaró al respecto Bokova.

Ante la novedad, muchos se preguntan si será posible impulsar acuerdos y consensos internacionales sobre temas clave relacionados con la paz, en ausencia de un país que se mantiene como la principal potencia a nivel internacional.

Pese a las complejas circunstancias, las principales figuras de la organización reiteraron la intención de seguir trabajando bajo la guía de los principios fundacionales de la Unesco, resumidos en la idea de sembrar la paz en el espíritu del hombre.

Ante la pregunta de qué hará para atraer nuevamente a Washington, la nueva directora general sostuvo que su prioridad de trabajo es mucho más amplia y se enfoca en lograr cada día una labor más efectiva.

‘Queremos fomentar el diálogo en un momento en que justamente el diálogo está faltando (…) y convencer a través de la pertinencia de las acciones de la Unesco’, sostuvo.

Luisa María González

> > > > > > > >