La ONG (Organización No Gubernamental) Transparencia Internacional[1] (TI) recientemente publicó un informe detallado de los índices, causas y consecuencias de la corrupción en Venezuela y para su confección recopiló información, examinó registros oficiales del gobierno, revisó datos de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y del BCV (Banco Central de Venezuela) entre otras técnicas empeladas. 

Dicha organización define la corrupción como el abuso del poder para beneficios privados que finalmente perjudica a todos y que depende de la integridad de las personas en una posición de autoridad.  Según la OPEP, Venezuela es uno de los países más ricos en petróleo, dado que cuenta con las reservas, probadas, de petróleo más grande del planeta, lo que provocó que dicho país contara con una de las economías más prosperas del mundo hasta finales del siglo pasado.

Con un mensaje populista y bajo el juramento de restituirle el poder al pueblo, en el año 1998 llega Hugo Chávez al poder, victoria que fue vista por los diferentes partidos políticos de la época como una amenaza potencial debido a que enfocó su gobierno en el incremento de medidas regulatorias a la economía del país y mediante nacionalizaciones, asumiendo el control empresarial petrolero, bancario, cementero, eléctrico y las telecomunicaciones, en fin tomó el control de aquellos organismos considerados trascendentales para la economía del país. A partir de ese momento, el naciente gobierno llevó a cabo una limpieza en los cargos gubernamentales, abolió el senado y adoptó fuertes reformas judiciales, todas encaminadas a reducir la corrupción. Con el deceso de Chávez en el año 2013, llega a la presidencia del país Nicolás Maduro, heredando una economía totalmente en retroceso y con muy poco respaldo de las grandes élites y los fragmentos populares. Desde los primeros días del gobierno de Maduro, este le otorgó mayor protagonismo económico, político y social al ejército, sector armado que se apropió del control de negocios altamente lucrativos como la distribución de alimentos y la minería del oro.

Luego de varias sacudidas económicas y políticas del gobierno venezolano, Transparencia declara que en el país petrolero se ha impuesto un gobierno conforme a un modelo cleptocrático[2], orientado a la especulación de los dirigentes gubernamentales quienes por orientación de la alta dirección del país no rinden cuenta de sus operaciones, permitiéndole, de esta forma, que funcionen en la impunidad. Transparencia realizó una revisión a 576 empresas que se encuentran en manos del estado, concentrando su investigación en aquellas 160 que pertenecían a los sectores de hidrocarburos, servicios públicos, minería y alimentación. En un documento conclusivo de 1 300 páginas Transparencia expresó que se trata de un modelo de gobierno enfocado en el enriquecimiento de los propios directivos que ejercen el monopolio de las decisiones de los recursos y el poder, sin rendir cuentas y en el que prevalece un alto nivel de impunidad.

El informe detalla que las juntas directivas chavistas están minadas de amiguismo y nepotismo[3], que las empresas públicas no hacen público su presupuesto, estructura accionaria, sueldos y salarios de sus empleados y mucho menos dan a conocen los detalles de las ejecuciones financieros.Desde el 2003, las 576 empresas estatales recibieron del gobierno nacional más de 500 mil millones de dólares, sin embargo para finales del año 2018 se encontraban operantes solo 467, las 109 restantes cerraron o quebraron sin conocerse las razones y desconociéndose que hicieron o donde fueron a parar los millones de dólares entregados por el gobierno. Maduro protege, resguarda y continúa con las expropiaciones y confiscaciones iniciadas por el fallecido presidente Hugo Chávez, incriminando al empresariado local y foráneo de mantener una guerra económica para sacarlo del gobierno, especulando con los precios y acaparando productos de primera necesidad para la población.

La investigación de Transparencia evidenció que entre 1999 y 2014 el gobierno destinó 37 691 millones de dólares para desarrollar 40 proyectos de compra de equipos y construcción de instalaciones, y se detectó un sobreprecio de 23 033 millones de dólares en dichos planes. La directora de Transparencia Venezuela, Mercedes De Freitas, señaló que se le hizo un rastreo a las obras concedidas a la Constructora Odebrecht[4] hasta el 2016, llegando a la conclusión que se hicieron pagos de sobornos bien opulentos y millonarios a funcionarios chavistas con la intención de conseguir contratos en Venezuela. La mayoría de estos contratos fueron firmados en el mandato de Chávez (1999-2013). A propósito del reconocimiento de Odebrecht del pago de 98 millones de dólares a funcionarios venezolanos el 21 de diciembre pasado (2016), se exhortó a la Fiscalía General a imprimir urgencia a la investigación para señalar responsabilidades e intentar recuperar los fondos públicos, expresó la directora De Freitas en una comparecencia, sobre corrupción, ante la prensa. La directora además recalcó que por estas y otras razones Venezuela resultó ser en el 2016 el país latinoamericano peor evaluado en el índice de percepción de corrupción, Venezuela es un país que nunca sale bien parado y tenemos un gobierno que es muy sensible a la crítica, pues siempre le echa la culpa al termómetro…. No tenemos a nadie por debajo en niveles de corrupción, Venezuela no toma medidas al respecto. Hay países que hacen un esfuerzo extraordinario para combatir la corrupción, en Venezuela no es así.

Desde el mismo día del descubrimiento de las riquezas petroleras venezolanas los acuerdos y desacuerdos que implicaron su repartición, fomentó la corrupción en el gobierno y en las altas élites de poder.

Notas: 

[1] Organización destinada a promover medidas contra crímenes corporativos y corrupción política en el ámbito internacional. Publica anualmente el Índice de Percepción de Corrupción, una lista corporativa de corrupción a nivel mundial. La sede se encuentra en Berlín, Alemania, pero opera en más de 70 países, según el libro de Brij Kumar, Ethics in International Management.
[2] La cleptocracia es el régimen político regido por ladrones. Históricamente se le considera como la última fase de un gobierno antes de que colapsen definitivamente las instituciones del Estado. Surge cuando la ética desaparece y cuando no existen posibilidades de resolver los conflictos sociales mediante procedimientos formalmente normados. Este tipo de régimen político conduce a situaciones en las que prosperan todo género de fraudes y en las que el mercado negro se convierte en un elemento esencial de la mayoría de las transacciones
[3] Es la preferencia que tienen algunos funcionarios públicos para dar empleos a familiares o amigos, sin importar el mérito para ocupar el cargo, sino su lealtad o alianza
[4] Es un conglomerado brasileño de negocios en los campos de la ingeniería y la construcción, también participa en la manufactura de productos químicos y petroquímicos. Instituida como compañía en 1944, el grupo está presente en Suramérica, América Central, las Antillas, Norteamérica, África, Europa y el Medio Oriente.
Julio César César Valdes

> > > > > > > >

Comentario sobre artículos de Globalización en nuestra página de Facebook
Conviértase en miembro de Globalización